Abloh debuta a lo grande para Louis Vuitton en la Semana parisina

Fue prácticamente un pandemonio entrar al Palais Royal este jueves, con centenares de fans peleando por echar un vistazo a las caras conocidas que habían acudido al desfile debut de Virgil Abloh en la división masculina de Louis Vuitton.


Ver desfile
Louis Vuitton - Spring-Summer2019 - Menswear - Paris - © PixelFormula

No salieron decepcionados, pues acudieron Kanye West, Kim Kardashian, Rihanna, ASAP Rocky, Rita Ora, Naomi Campbell, Takashi Murakami, Natalia Vodianova, Doutzen Kroes y un buen puñado de ejecutivos de LVMH, que se sentaron en la primera fila de una larguísima pasarela, una de los colores del arcoíris de 250 metros de longitud. Hubo un tiempo en el que se arrestaba a revolucionarios y se los guillotinaba en el Palais Royal, y muchas veces han sido los críticos de moda de París los que han cortado la cabeza a diseñadores en su debut. 

Pero, en esta ocasión, Abloh se ganó una bien merecida ovación por una colección deportiva y muy lujosa que tenía la dosis justa de actitud artística y un ligero toque femenino. 
 
La colección respiró, en buena medida, el espíritu de la propia firma de Abloh, Off/White, pero fue lo suficientemente inteligente como para llevarlo todo a un nuevo nivel. Inyectó opulencia, materiales exóticos y un aire de grandeza a prácticamente cada estilismo. 
 
Se pudo palpar un curioso sentimiento de estar haciendo historia, pues el desfile marcó el hito de la primera vez en el que un diseñador de raza negra toma las riendas de una de las más importantes firmas de lujo europeas. Las 17 primeras propuestas en desfilar eran completamente blancas, enfatizando la confección con chaquetas de mohair de doble botonadura y frontal plano, pantalones extra anchos, y todo destacando el logo de la firma, en algodón técnico, y parkas de inspiración militar transparentes, de organza.
  
De origen ganés, Abloh creció en Rockford, Illinois, se tituló en ingeniería y arquitectura y después trabajó como director creativo de Kanye West. Su propia marca, Off/White, lanzada en 2013, ha sido una firma de culto desde el primer desfile. En un programa de Louis Vuitton titulado ‘El vocabulario según Virgi Abloh’, el diseñador se refirió a su ciudad natal como “un lugar donde el pragmatismo y la ropa utilitaria de trabajo definieron el modo popular de vestir, creando así, de manera inintencionada, una antimoda”. Describió a Louis Vuitton como “un proveedor de artículos de cuero fundado en 1854. Definido por su Monograma, la casa inventó la logomanía. Su valor de marca permanece en todas las culturas y clases”.


Louis Vuitton Spring/Summer 19 - Photo: Pixelformula

La esencia del desfile estuvo a medio camino entre estas dos definiciones. Por un lado, un look con una chaqueta de trabajador en tela vaquera, ligeramente abultada, con bolsillos redondeados en visón, acompañada de una mochila en cuero blanco de Taurillon, decorada, claro está, con el logo de la casa. Y en el mismo material creó suaves y gigantes maletas dignas de Claes Oldenberg. 

Abloh remató la mitad de sus estilismos con bolsillos y bolsos dignos de un trabajador de la construcción o de un cazador, pero en materiales nobles. Y presentó algunos maillots de ciclismo y chalecos de esgrima en punto acolchado. La pasarela estuvo repleta de ideas de ropa deportiva muy lujosa, y todo sin caer en una estética demasiado deportiva, alejada de las prendas de estilo high tech. Sus propuestas hicieron parecer viejas las vistas el pasado fin de semana en Milán. 
 
No todo funcionó, como las batas de telas desteñidas con decepcionantes corbatas. Pero, principalmente, este desfile fue un éxito arrollador que alcanzó su climax, como ya había predicho FashionNetwork.com, con una canción de El Mago de Oz al final y Dorothy sonriendo en parkas de organza con amapolas. 


Louis Vuitton Spring/Summer 19 - Photo: Pixelformula

Al final, Abloh salió a saludar a la pasarela, prácticamente conteniendo las lágrimas y con todo el público aplaudiendo. “¡Fantástico!”, dijo el rey del lujo, el presidente de LVMH y jefe de Abloh, Bernard Arnault, mientras él y sus tres hijos aplaudían al diseñador. 
 
En cierto modo, este proyecto comenzó hace doce años cuando el CEO de Vuitton, Michael Burke, se encontró por primera vez con Abloh en Japón, cuando organizó un evento de Fendi en Tokio en 2006, donde Kanye West hizo una aparición especial, y el músico presentó a Burke a Abloh, que entonces formaba parte de su equipo de diseño.
 
"Supe en cuanto conocí a Virgil que iba a hacer algo con él. Tenía esa magia que puedes reconocer en personas realmente creativas. Se lo debo a Kanye, y le estoy muy agradecido por eso ", concluyó el consejero delegado de Vuitton, Michael Burke, colocado frente al mismo punto donde el mayor revolucionario de todos, Georges Danton, fue arrestado por primera vez.

Traducido por Eva Gracia Morales

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Lujo - Prêt-à-porterLujo - ComplementosLujo - CalzadoLujo - OtroDesfiles