Bangladesh condena a tres años de prisión al propietario del Rana Plaza

La justicia de Bangladesh ha condenado este martes al propietario del Rana Plaza a tres años de prisión por corrupción, por uno de los peores accidentes industriales de la historia, sucedido en 2013, según ha indicado el procurador a AFP.


El derrumbamiento del Rana Plaza causó más de 1.130 muertos - AFP

Se trata de un proceso judicial distinto al de las muertes ligadas directamente al derrumbamiento del taller textil, que acabó con la vida de más de 1.130 personas a las afueras de Dacca, y que constituye el eje principal de la respuesta judicial a la catástrofe.

Acusado de no haber declarado su fortuna personal a la comisión anticorrupción, Sohel Rana  ha sido condenado este martes a la pena máxima solicitada por el jefe de la acusación. “Es la primera vez que se le condena y es puesto en prisión” desde la tragedia, ha declarado el procurador Salahuddin Eskander.

Sohel Rana y los otros 37 acusados en el dossier del Rana Plaza se enfrentan a la pena de muerte si son reconocidos culpables. La fecha del proceso no ha sido aún fijada.

Los sospechosos están acusados de haber mentido sobre la seguridad del inmueble. Miles de obreros habrían sido obligados a entrar en el edificio para trabajar, aunque algunos ya hubieran expresado su inquietud por las grietas de la estructura.

El desastre del 24 de abril de 2013 puso el foco sobre la externalización de las grandes marcas occidentales como consecuencia de la carrera por la reducción de los costes de producción en una economía mundializada.

Bangladesh es el segundo país de exportación textil del mundo, sólo después de China. El sector tiene un peso de 30.000 millones de dólares en un país que cuenta con 4.500 fábricas, de las que apenas unas centenas cumplen las normas de seguridad.

Traducido por Natalia Carrazon

Copyright © AFP. Todos los derechos reservados. La reedición o redifusión de los contenidos en esta pantalla está expresamente prohibida sin el consentimiento escrito de AFP.

HoteleríaIndustria