Bruno Pavlovsky habla sobre Chanel, Karl Lagerfeld, el ecommerce y más

Pocos ejecutivos de lujo tendrán un año tan ocupado como Bruno Pavlovsky, presidente de moda en Chanel. El gerente supervisa el lanzamiento de la bolsa "Gabrielle" y la apertura de 4 flagship stores. El mes pasado, Pavlovsky anunció un acuerdo para abrir la galería Gabriel Chanel en el museo de la moda Palais Galliera; mientras que el fin de semana pasado estuvo presente en el Festival de Hyères, donde Chanel financia al ganador en la colección excepcional para producir una serie de marcas de lujo de la división "Métiers d'Art" de la empresa.

Bruno Pavlovsky, Presidente de Moda de Chanel - Chanel

En una charla en su oficina, Pavlovsky revela la resistencia de Chanel hacia el comercio electrónico, confirmando una vez más que Hedi Slimane no va en la dirección de Chanel, y revela que en las elecciones presidenciales francesas de este domingo votará por Emmanuel Macron. Extremadamente centrado en sus objetivos, el gerente se muestra en contra del exceso de diversificación de la marca, para posteriormente rechazar con ironía la idea de un hotel, un café o una tienda de chocolate con la marca Chanel.
 
El miércoles pasado Pavlovsky se encontraba ocupado apoyando al genio creativo de la casa, Karl Lagerfeld, cuando presentó su último espectáculo para Chanel Cruise Collection en el Grand Palais.
 
"Este es justo el mensaje: queremos apoyar a París, capital de la creación. El 2016 y 2015 fueron años difíciles para París, y para Chanel en París, aunque menos que para nuestros competidores. Tenemos muchos clientes franceses leales en la ciudad de la luz, pero lo que faltaba eran turistas; cualquier hotel o restaurante lo puede confirmar", dice Pavlovsky.
 
En su definición, Chanel es "la creación sin límites". Recordando sus espectáculos épicos en Cuba, París, en el estudio de cine Cinecittà en Roma o el lanzamiento de un cohete la temporada pasada. "En Chanel tenemos una frase: ¡Deja que Chanel te sorprenda!", agrega el ejecutivo.
 
Pavlovsky insiste en que "la primera tarea es proporcionar al equipo creativo de Karl (Lagerfeld), Virginia (Viard, director del estudio) y Eric (Pfrunder, director de imagen de moda) todo lo que necesitan para alcanzar sus sueños. La segunda tarea es maximizar el impacto de sus ideas en la red global de 191 boutiques exclusivas de Chanel".
 
"Creo tener un buen mentor después de 26 años de trabajar con Karl", sonríe. "Por lo tanto, ser capaz de discutir con él sobre el desarrollo de una colección significa identificar lo que es importante y lo que puede llegar a ser un éxito en ventas. Pero a veces hay que empujar para crear las piezas estelares. Por supuesto que nuestros compradores internos buscan ante todo aquellos productos que se pueden vender con poco riesgo. Pero también tenemos que tomar riesgos y extraer la energía y la creatividad de cada colección; equilibrar la creatividad y el comercio".
 
Sin embargo, Pavlovsky sigue siendo cauteloso sobre el comercio electrónico. "La experiencia es Chanel Boutique. Es el lugar donde queremos que nuestros clientes actuales y futuros experimenten la marca. No estoy seguro de que pueda captarse todo a través de una pantalla. Lo que es importante para nosotros es alimentar a los deseos de nuestros clientes en los puntos de venta".
 
La gentil, pero muy discreta propietaria de marca, la familia Wertheimer, nunca se ha expresado sobre los resultados financieros de Chanel, pero de acuerdo con los datos registrados en la Bolsa de Amsterdam, Chanel International BV ha obtenido un beneficio operativo de 1.600 millones de dólares (1.460 millones de euros) en el último ejercicio, con ingresos por 6.240 millones de dólares (5.680 millones de euros). Eso hace que sea la casa de moda de alta gama más grande de Francia.
 
Pavlovsky está presente en Chanel desde hace un cuarto de siglo, en sus inicios trabajó con el entonces presidente Madame Françoise Montenay para estructurar el negocio de moda. Su última gran iniciativa es la estrategia de armonización de precios a nivel mundial iniciada hace 18 meses.
 
"En 2015, según mis cálculos, más de la mitad de las actividades de Chanel se hizo en el mercado paralelo y no controlado por Chanel; no fue algo placentero. Nos enfrentamos a muchos problemas con nuestros clientes. Ellos entraban en la tienda desconcertados, a veces con productos falsos. La armonización de precios fue una fuerte señal de que estábamos decididos a detener a este mercado paralelo. Fue un gran éxito", insiste Pavlovsky.

Pavlovsky es de Biarritz. Su bisabuelo emigró de Rusia a Francia a principios del siglo pasado "porqué era judio, y su familia fue amenazada", dice Pavlovsky. Gran parte de su familia terminó en Argentina.
 
Cada show, dice, no sólo comienza con una colección, sino también con los medios de comunicación. "He estado allí desde el primer día. Si los medios de comunicación, aborrecen la colección, puede que todavía tenga éxito en nuestra tienda, pero será más difícil de conseguir. Pero, sabes, todavía estamos en un país libre en el que la gente puede ser crítica" , admitió el gerente, ataviado con un reloj Chanel “Chromatic” y un traje a rayas de Dior Homme. 
 
Cuando se le pregunta sobre la elección presidencial en Francia de este fin de semana, responde: "Chanel nunca ha apoyado a ningún candidato en particular. Sin embargo, creo en el proceso creativo, en la cultura francesa y el papel de París. Nuestro trabajo es hacer que todo lo que posible hoy sea también posible mañana. Así que no hay duda de que vamos a apoyar a las personas que pueden ayudar a asegurar esto. Y personalmente no tengo ninguna duda de que Emmanuel Macron puede hacerlo ".
 
A pedido de Pavlovsky, Chanel destinará 5,7 millones de euros para la financiación de un gran espacio de exposición llamada Galería Gabrielle Chanel en la planta baja del Palais Galliera.

"Se trata de apoyar la creatividad en París. Conectar a Chanel con uno de los mejores (si no el mejor) museo de la moda en el mundo tiene mucho sentido. No queremos una fundación o un museo de arte. Hay muchas personas que ya lo hacen muy bien", sonríe Pavlovsky, con obvia referencia a la Fundación Louis Vuitton y la próxima Fundación Pinault.
 
De cara al futuro, Pavlovsky niega los rumores que informan continuamente sobre la posibilidad de que Hedi Slimane llegue a reemplazar a Lagerfeld algún día.

"Creo que hemos sido muy claros. Chanel no tiene ningún proyecto con el Sr. Slimane", aclara Pavlovsky en voz alta dentro de su oficina negro y beige, que incluye fotos de Lagerfeld e incluso una tabla de surf Chanel. El gerente se encuentra físicamente en el centro del mundo Chanel, literalmente, ya que los Wertheimer han acumulado una serie de propiedades de varios edificios en el cotizado triángulo de calles entre rue Cambon, rue Duphot y la rue du Faubourg St Honoré.

Entre las últimas novedades, Chanel renovará la tienda de la calle 57 en Nueva York; también abrirá una gran tienda de 600 metros cuadrados en el año 2018; otra en Seúl; y un nuevo edificio justo detrás de la "Ginza Six", la meca de las compras de Tokio. Pero que no nos pase por la mente la apertura de un hotel Chanel o una tienda de dulces. 
 
"Este año hemos lanzado la bolsa Gabrielle, el próximo septiembre se lanzará también la fragancia "Gabrielle", la primera nueva marca de perfumes después de "Chance" hace 15 años. Pero no necesitamos un restaurante o una tienda de dulces o una tienda de chocolates".

Traducido por Alicia Mares

Copyright © 2017 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Lujo - OtroIndustriaDistribuciónGente