El Carrusel del Louvre, escenario de una tentativa de atentado

Un hombre atacó con arma blanca a los militares que vigilaban el acceso de la turística galería comercial del Carrusel del Louvre de París el viernes. Los militares respondieron con disparos que hirieron de gravedad al hombre, que los atacó al grito de “Allah Akbar”. El incidente recuerda el elevado nivel de amenaza terrorista que se vive en Francia. Se trata “evidentemente” de un “ataque de carácter terrorista”, según afirmó el Primer Ministro, Bernard Cazeneuve, quien se encuentra en Bayeux, Normandía. La unidad antiterrorista ha asumido la investigación.

El viernes 3 de febrero un militar francés abrió fuego contra un hombre que intentó atacar a otro soldado en el Carrusel del Louvre - © Miguel Medina, AFP

El ataque se produce en un contexto elevado de amenaza terrorista en Francia, que ha sido golpeada desde 2015 por una serie de atentados, algunos masivos, que han dejado 238 muertos. Varios de estos ataques o intentos de ataque han sido dirigidos a soldados o policías. Ningún visitante del Carrusel del Louvre fue herido esta mañana.
 
El incidente ocurrió alrededor de las 10 de la mañana en las escaleras que descienden hacia la galería comercial que da acceso al museo más visitado del mundo. Un hombre "armado con al menos un machete, tal vez con una segunda arma" se abalanzó contra cuatro militares de la fuerza Sentinelle profiriendo "amenazas" y gritando “Allah Akbar", dijo a la prensa Michel Cadot, prefecto de policía de París.
 
"El militar más cercano, al parecer, disparó para defenderse de la agresión", disparando cinco balas que “hirieron gravemente al agresor”, particularmente en el estómago, de acuerdo con el prefecto de policía. Uno de los soldados fue herido ligeramente en el cuero cabelludo.
 
Según una fuente militar, uno de los soldados primero trató de someter al agresor "mediante técnicas de autodefensa. Al no lograr controlarlo, otro de los soldados abrió fuego". Una segunda persona "de actitud sospechosa" fue detenida, según Cadot, quien fue cauto sobre su posible participación.
 
El escuadrón antiexplosivos intervino para registrar dos maletas que llevaba el agresor en la espalda, que no contenían explosivos, añadió Cadot. Inmediatamente se estableció un perímetro de seguridad y muchos agentes de policía con chalecos antibalas bloquearon el acceso a la zona, afirmó un periodista de la AFP. El perímetro abarcaba todos los jardines del Carrusel y el museo del Louvre. Las estaciones de metro cercanas fueron cerradas hasta el mediodía, cuando el tráfico fue autorizado nuevamente.
 
El público que estaba presente en el museo y la galería en ese momento, alrededor de 250 personas, fue "confinado en zonas del Louvre que habían sido aseguradas" y tuvo que salir poco a poco "en pequeños grupos después de la verificación de su situación", dijo Cadot. En total, cerca de mil personas tuvieron que ser puestas en seguridad, según el portavoz del Ministerio del Interior, Pierre-Henry Brandet.
 
Actualmente, en el marco de la operación Sentinelle, 3.500 soldados patrullan las calles de París y 7.000 más cuidan el resto de Francia. El Carrusel del Louvre, al igual que los grandes almacenes del bulevar Haussmann o los centros comerciales como Les Quatre Temps de la Défense, son objeto de una vigilancia especial como parte del plan Vigipirate, dado su alto flujo de visitantes.
 
Además de contar con tiendas como Printemps, Lacoste, Lancel, Sandro o Fossil, el Carrusel del Louvre también es escenario habitual de eventos de moda como ferias o desfiles durante las semanas de la moda.
 
Editorial con información de la AFP

Traducido por Hernández Moya Sebastián

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Distribución