El beneficio de Van de Velde se derrumba a causa de Intimacy

Tras haber anunciado a principios de julio un volumen de facturación grupal positivo para el primer semestre, Van de Velde publicó resultados un tanto más turbios a finales a agosto.
Así, el grupo belga especializado en lencería registró un volumen de negocio consolidado al alza del 10,3% (107 millones de euros), y del 9,4% a perímetro comparable (es decir excluyendo los pedidos anticipados para el otoño-invierno 2014). Si bien sus marcas (PrimaDonna, Andrés Sardá, Marie Jo) y su distribuidor europeo mostraron un buen comportamiento, el retroceso de las ventas de la cadena americana Intimacy ha lastrado fuertemente los resultados de la compañía.

PrimaDonna otoño-invierno 14/15

De este modo, después de una caída del 22,7% en el volumen de facturación de Intimacy (16 boutiques en EEUU), el valor de la cadena sufrió una depreciación. Esta operación tuvo una fuerte repercusión en el beneficio del grupo durante el primer semestre. Así, excluyendo el efecto excepcional de esta depreciación, el EBITDA se elevó hasta los 32,3 millones de euros, lo que representa una subida del 19,2%. Por su parte, los beneficios recurrentes pasan de 19,9 millones a 21,3 millones de euros. Sin embargo, si se tiene en cuenta la depreciación, los beneficios se desploman un 75%.

El grupo se muestra optimista de cara al segundo semestre y a la temporada otoño-invierno 2014, y espera lograr un aumento en su cifra de negocio, pero inferior al del primer semestre, ya que la temporada primavera-verano 2014 se vio impulsada por el lanzamiento de una línea swimwear de PrimaDonna. El EBITDA recurrente también debería mantener un ritmo positivo. No obstante, el grupo optó por no revelar ninguna proyección sobre la evolución de Intimacy y su eventual impacto para la segunda mitad del año.

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

LenceríaBusiness