El debut regular de Givenchy en el Palais de Justice

En una temporada de debuts, sin duda el más esperado era el de Clare Waight Keller en Givenchy, el inicio de una relación entre un importante nombre y una de las marcas históricas de Francia.

Givenchy – primavera-verano – Mujer – París - Photo: PixelFormula

Con un toque de ironía la diseñadora presentó su primer desfile ante el jurado más exigente, todo un batallón de críticos de moda, en el Palais de Justice. ¿El veredicto? Honestamente, el jurado aún está deliberando.

El desfile presentó diseños comerciales, desde las encantadoras camisas sin mangas ondulantes hasta un par de encantadores vestidos de cóctel de seda negra o un par de batas sensacionales de encaje y gasa con volantes en blanco y negro. La reinterpretación de los clásicos Givenchy de la mano de Waight Keller es de admirar, sobre todo la blusa Betina hecha de diversas formas. También se pudieron ver unas encantadoras faldas con paneles de tejidos arrugados muy seductoras. Waight Keller incluyó algunas hermosas botas que, como dicen los franceses, se venderán comme des petits pains, como pan caliente.

Todo estaba preparado para ser todo un éxito: la invitación más atractiva de la semana, una hermosa ubicación en el gigante atrio central de los tribunales de justicia, una selecta audiencia de 1.000 invitados y una impresionante primera fila con estrellas como Cate Blanchett, Julianne Moore, Rooney Mara y Fergie. Pero, al final, el desfile no logró despegar en ningún momento. Justo cuando Waight Keller comenzó a tomar impulso, salieron una docena de looks para hombre, un segundo debut para la diseñadora. Esta línea incluyó trajes y blazers de corte brillante, pero los conjuntos roqueros fueron algo cursis.

"En el mundo de la física, la transformación describe el proceso sublime en el que un elemento se convierte en otro", escribió Waight Keller en su nota de programa.

Sin embargo, en general fue un espectáculo apagado, en el que muchos editores del jurado francés dejaron las instalaciones murmurando sobre las similitudes con Saint Laurent e, incluso, con la Chloé de la misma Waight Keller.

Waight Keller llegó a Givenchy esta primavera, después de seis años en Chloé, marca a la que entró en 2011 después de unas temporadas en Pringle of Scotland y Gucci. Su estancia en Chloé fue un éxito incuestionable, en la que llevó a la casa a ser un sello altamente respetado. Podría haberse señalado que no revolucionó la moda, pero no hay duda de que elevó a la marca un nuevo nivel de sofisticación. Su toque característico de ropa ligera y femenina acompañada por pesadas botas, a menudo con una pizca de esencia vaquera era, de alguna manera, esencialmente francesa y muy coqueta.

Por lo tanto, la mayoría espera que tenga éxito en Givenchy. Sin embargo, este desfile ha sido una muestra clásica de un diseñador que lucha por apropiarse de los códigos de una nueva casa. Cabe recordar que muchos diseñadores han luchado antes de ella para adaptarse a esta marca, entre ellos, leyendas de la moda como John Galliano y Alexander McQueen, quienes fueron directores creativos de Givenchy por breves períodos.

Waight Keller tiene mucho tiempo para hacer las cosas bien en Givenchy. No obstante, el desfile de este domingo demuestra que la curva de aprendizaje no será fácil de superar. 

Traducido por Hernández Moya Sebastián

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterDesfiles