El volumen, un plus en el vestuario femenino de la pasarela madrileña

Mujeres fuertes, seguras de sí mismas, y sin complejos son a las que van dirigidas las propuestas de diseñadores como Custo Barcelona, The 2nd Skin Co., Roberto Verino o el argentino Roberto Torretta que presentaron hoy en la pasarela madrileña colecciones donde el volumen fue el gran protagonista. En esta cuarta jornada de la pasarela madrileña también han desfilado Andrés Sardá, Devota&Lomba y Maria Ke Fisherman.


The 2nd Skin - image.net

No será difícil ver los diseños de primavera-verano 2109 que presentó hoy The 2nd Skin Co en la Fashion Week Madrid sobre la piel de Jennifer López, Darby Stanchfield o Jessica Biel, como ya ha sucedido en otras ocasiones.

Los juegos de volúmenes y las líneas arquitectónicas presentes en estos diseños se acoplan como un guante sobre vestidos "ultraminis, faldas bajo la rodilla y largos hasta el suelo".

Un juego efectista y favorecedor con "connotaciones exageradas, para mujeres rotundas, con fuerza y sin complejos" a la hora de decidir qué luce y quien la mira.

Volúmenes que se crean con can-can bajo la falda, o con "rellenos de organza o tul y otros a través de fruncidos o ballenas".


Custo Dalmau - image.net

Buscando la alegría y la extroversión presente en una noche de fiesta, Custo Dalmau, presentó con su firma Custo Barcelona, un trabajo para lucir "después del sol", para mujeres dispuestas a "expresar seguridad en sí mismas, amantes del riesgo y la innovación".

En esa búsqueda, el diseñador presentó en Madrid el sesenta por ciento de la colección que desfilará en septiembre en la pasarela de Nueva York, en la que el volumen está presente en distintas piezas en las que fusiona la tecnología más avanzada en el diseño con detalles artesanales.

Y para ello muestra un vestido en plata, extraligero, en punto de seda laminado, con aplicaciones y un mono en rojo y plata "sin peso", además de una falda con "flecos metálicos aplicados a mano".

Con una colección muy reconocible en el sello Custo, donde las asimetrías hacen acto de presencia con chaquetas "oversize", faldas y escotes, que se plasman en tejidos tornasolados, con mucha pedrería, donde los bañadores ocupan un espacio que hasta ahora no tenían, para las noches en las que brillar es indispensable.


Andrés Sardá - image.net

La firma de lencería Andrés Sarda llevó a la pasarela volúmenes que supo adaptar a la silueta de la modelo y actriz venezolana, Rosanna Zanetti, recién casada con el cantante David Bisbal.

Un juego de espías y ladrones es el hilo argumental de una colección, que se inició con una lencería de encaje y seda en tonos oscuros como el gris, el verde caqui o el granate, que rubrican la estilo milita, para pasar a una lencería más afrancesada "en punto de mohair", explicó la directora creativa de la firma, Nuria Sardá, en esta colección otoño-invierno 2018-19.

Roberto Torreta - Image.net

Después de saltarse una edición, el diseñador argentino Roberto Torretta regresó "ilusionado" a Madrid con una colección inspirada en Anita Pallenbert, un icono del rock, musa de los Rollings y de la moda, que le sirve para definir a una mujer con toques glam, "femenina y elegante".

Una colección "alegre", en la que continúa manteniendo el estilo de la firma, con prendas a las que incorpora patrones "muy diferentes" a otros trabajos con faldas más largas y rectas, pantalones pitillo y pantalones pitillo.

Roberto Verino - Image.net

Con puntos de venta en México DF, Roberto Verino se inspira en los locos años veinte para la confección de sus prendas de noche entre las que destacan vestidos de terciopelo y un esmoquin de pedrería y opta por materiales "sencillos" para el día a día, como lanas lisas o estampadas con cuadros de vichy y pana tanto para hombre como para mujer.

"Intento con mis diseños poner en valor a las personas que se sientan guapas y eso suba su autoestima al más alto nivel", aseguró Verino.

Después de muchos años sin utilizar las lentejuelas, Modesto Lomba, subió a la pasarela una colección con el volumen como prioridad en vestidos con mangas de ángel y faldas campana, piezas la temporalidad desaparece. 


Maria Ke Fisherman - Image.net

La firma joven Maria Ke Fisherman cerraba la jornada de desfiles del lunes con su nueva colección, una propuesta que aúna el universo hippie de los años 60 con un armario futurista y con la que han querido demostrar que su moda, pese a recoger influencias de distintas épocas, genera tendencias inéditas.

Lo ha hecho con una propuesta que juega a imaginar cómo sería el festival de Woodstock de los años 60 si se celebrara dentro de un siglo, una reunión hippie del futuro que María Lemus y Víctor Alonso, el tándem creativo de la marca, han visualizado con colores claros, pocos estampados y patrones "muy trabajados". La moda más "natural", aunque completamente alejada de lo rural, y que compone "la colección con más artesanía" que la firma ha presentado hasta la fecha.

Una paleta sencilla que ha ganado presencia a través del trabajo de patronaje en punto, la formas sobredimensionadas y las superposiciones de prendas para crear las combinaciones y transiciones cromáticas.

Una de las novedades más evidentes ha sido una línea de prendas básicas que pretenden ser "más accesibles a todo el mundo", como los pantalones campana de tiro alto y las camisas masculinas, y que contrastan con sus características superposiciones y aberturas, solo aptas para los "club kids". Unas botas de astronauta con una amplísima suela de plataforma, forrada en un calcetín de lycra plateada que sube por la pierna, daban el toque final a la propuesta, que ha logrado predecir cómo sería un festival celebrado en La Luna
 

© EFE 2018. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.

Moda - Prêt-à-porterModa - ComplementosDesfiles