Ferragamo descarta la idea de una cesión a pesar de sus dificultades

Salvatore Ferragamo se tomará el tiempo necesario para encontrar un nuevo director general que enderece la marca italiana, anunciaba el jueves su presidente que aprovechó también para negar la posibilidad de una venta. La empresa familiar, famosa por sus zapatos que lucieron iconos de Hollywood como Audrey Hepburn, está pasando grandes dificultades y no consigue renovar su oferta para atraer a una clientela más joven, ni equilibrar sus ventas y su rentabilidad, que ahora mismo están en caída libre. En 2017, el grupo anunció que su resultado operativo había caído un 28,6 %, hasta los 186 millones de euros, mientras que el resultado neto descendía 42,4 % hasta los 114 millones de euros.


Ver desfile
Salvatore Ferragamo - Otoño-invierno 2018 - Prêt-à-porter femenino - Milán - © PixelFormula - © PixelFormula

El proceso puede ser largo. La empresa publicó un aviso sobre resultados el pasado mes de diciembre, antes de perder a su director general Eraldo Poletto la semana pasada, lo que activó los rumores sobre una posible venta.

"Vender la sociedad no es una posibilidad", insiste su presidente Ferruccio Ferragamo, quien asume de forma temporal las funciones de gestión, desde que el grupo anunciase una caída del 23 % de los beneficios en el curso de su último ejercicio.

El grupo florentino ha advertido que las tendencias negativas percibidas en los últimos meses de 2017 se confirman este año, a causa de los tipos de cambio desfavorables y el hecho de sus tiendas de fábrica (a precio reducido) consigan un mejor rendimiento que las tiendas normales.

El presidente ha anunciado que estará al frente de la empresa el menor tiempo posible, pero que dedicará el tiempo necesario a elegir a un buen candidato, procedente de fuera de la empresa.

El grupo no ha explicado los motivos de la salida de Eraldo Poletto, que dirigía la marca de bolsos de mano de alta gama Furla. Varios analistas han avanzado que la familia Ferragamo está impaciente por ver cómo su estrategia da frutos, y desean una rápida recuperación.

En febrero de 2017, el grupo preveía que sus ganancias aumentarían a una tasa dos veces superior a la del mercado entre 2017 y 2020, gracias al aumento del rendimiento en tiendas existentes y a la modernización de sus líneas de productos.

Pero desde el lanzamiento de su nuevo modelo comercial, los márgenes de beneficio del grupo siguen cayendo, afectados en parte por la organización de stocks.

El beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones (BAIIDA) del año pasado, que ascendió a 249 millones de euros, se corresponde bastante bien con la estimación dada por la agencia Thomson Reuters (244 millones). Expresado en porcentaje de ventas, el margen de BAIIDA cayó del 22,5 % en 2016 al 17,8% en 2017.

La empresa redujo sus dividendos a 0,38 euros por acción bastante lejos de los 0,46 euros repartidos de los resultados de 2016.

Desde el anuncio de resultados publicado en el mes de diciembre, las acciones de Salvatore Ferragamo cayeron alrededor de un 4,1 %, pero han subido un 2,4 % en el índice italiano de los "blue chips". Se negocian a 28,6 veces su beneficio previsto y siguen siendo apreciadas por muchos analistas.
 

Traducido por Ana Ibáñez

© Thomson Reuters 2018 All rights reserved.

Lujo - Prêt-à-porterLujo - ComplementosLujo - CalzadoBusiness