G-III Apparel aumenta sus ventas un 16% en el tercer trimestre

La racha de crecimiento a dos dígitos de G-III Apparel continuó durante el tercer trimestre, con ventas netas de 1020 millones de dólares (860 millones de euros), un 16% más que el año anterior, rompiendo otro récord trimestral y superando las expectativas. Como resultado, la compañía textil ha aumentado una vez más su previsión de ingresos del año completo.
 
Las ventas de G-III Apparel siguieron creciendo en el tercer trimestre - Facebook: DKNY

Los resultados llegan después del fuerte primer y segundo trimestre, en el cual las ventas crecieron un 21,6% y un 16%, respectivamente.

De los 1020 millones de dólares en ventas, aproximadamente 88 millones (74 millones) fueron generados por las marcas DKNY y Donna Karan, compradas a LVMH el año pasado. La empresa también destacó sus ventas mayoristas en el tercer trimestre. Y el beneficio del grupo aumentó a 81,6 millones durante el periodo (69 millones de euros).

Además de DKNY, el grupo es dueño de marcas como Vilebrequin, G. H. Bass, Andrew Marc, Marc New York, Eliza J y Jessica Howard, y tiene acuerdos de licencias con Calvin Klein, Tommy Hilfiger, Karl Lagerfeld Paris, Kenneth Cole, y Cole Haan. La compañía también tiene un negocio deportivo y opera varias redes de tiendas para distintas marcas.

El presidente y director ejecutivo de G-III Apparel, Morris Goldfarb, atribuyó el crecimiento al portfolio de marcas de la compañía y su estrategia de distribución.

“Hemos implementado nuestra estrategia con marcas conocidas y una oferta convincente en un entorno que sigue siendo desafiante en nuestra industria. Nuestros productos se están vendiendo bien a medida que entramos a la temporada de Navidad y esperamos cerrar el año con mejores resultados y un impulso sostenido,” dijo Goldfarb.

“Tenemos una estrategia de crecimiento que funciona. Continuamos siendo propietarios y alineando grandes marcas, controlando nuestra distribución, desarrollando cada relación como si fuera una alianza y ofreciendo a nuestros clientes una selección extraordinaria de productos. Estos compromisos nos han ayudado y continuarán iluminando nuestro camino hacia el éxito a largo plazo”.

A pesar de las palabras reconfortantes, G-III se vio envuelto en una controversia en octubre, cuando sus acciones cayeron después de que la diseñadora Donna Karan expresara su apoyo a Harvey Weinstein.

A pesar de que Karan no ha estado involucrada directamente con sus marcas desde 2015, su respuesta a las acusaciones contra Weinstein provocaron un boycott contra las marcas Donna Karan y DKNY. La campaña #BoycottDonnaKaran fue lanzada en redes sociales, causando una caída de más de un 4% en el precio de las acciones de las marcas.

Por otro lado, G-III admitió en abril que había cambiado las etiquetas de la línea de ropa de Ivanka Trump con las de la marca Adrienne Wittadini. Así, la compañía vendió los productos a grandes almacenes de descuentos con Stein Mart. G-III se disculpó públicamente en abril.

El mismo mes, una institución publicó una auditoría acusando a G-III Apparel Group de violar leyes laborales en China. La controversia volvió a centrarse en la línea de Ivanka Trump, cuya ropa es producida por G-III.

A pesar de todo, la compañía sigue generando ganancias y elevó su previsión de beneficios de todo el año.

Durante el año actual, el grupo espera que sus ventas netas alcancen aproximadamente 2080 millones de dólares (1760 millones de euros), mientras que el beneficio neto se situará entre 66 millones y 71 millones. El rango previamente anunciado era de entre 56 millones y 60 millones.   

La compañía ahora espera que su EBITDA ajustado del año financiero 2018 alcance entre 188 millones y 196 millones de dólares, comparado con EBITDA ajustado de 148,1 millones en 2017.

Traducido por Barbara Santamaria

Copyright © 2017 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterBusiness