G-III anuncia un crecimiento a doble dígito impulsado por Donna Karan

Por segundo trimestre consecutivo, G-III Apparel registra un crecimiento a doble dígito. La compañía dueña de Donna Karan vio sus ventas netas aumentar en un 21,6% hasta 538 millones de dólares (449 millones de euros) en el segundo trimestre, marcando un nuevo desempeño récord.


DKNY
 
De los 538 millones de dolares de ventas, 45 millones (37 millones de euros) provienen de las marcas Donna Karan y DKNY, compradas por G-III en 2016. Este desempeño positivo se produce tras un aumento de un 16% hasta 529 millones de dólares en el primer trimestre. El grupo es también dueño de marcas como G. H. Bass, Andrew Marc, Marc New York y Jessica Howard, y tiene las licencias de las marcas Calvin Klein, Tommy Hilfiger, Karl Lagerfeld Paris, Kenneth Cole e Ivanka Trump.

Como resultado de esta tendencia positiva, la compañía ha decidido elevar su previsión de ventas para todo el año. Ahora espera que los ingresos lleguen a 2.800 millones de dólares (2.330 millones de euros), comparado con la estimación anterior de 2.760 millones de dólares. Además, se espera que las ventas generen 1.030 millones de dólares (860 millones de euros) en el tercer trimestre.

El presidente y director ejecutivo, Morris Goldfarb, atribuyó el éxito a la diversidad del portfolio de marcas. “Este gran portfolio nos está permitiendo tener un buen desempeño a pesar de los fuertes desafíos en el mercado. Tenemos la suerte de haber desarrollado una línea de negocios diversa, destacando Calvin Klein y otras marcas como Tommy Hilfiger y Karl Lagerfeld Paris. Y ahora, Donna Karan y DKNY, ambas marcas de escala global, nos ayudarán a generar oportunidades adicionales. Estamos bien posicionados para ofrecer nuevos surtidos y demostrar liderazgo en nuestra industria en un momento difícil”, dijo Goldfarb en un comunicado.

La compañía pagó 650 millones de dólares (540 millones de euros) al grupo de lujo LVMH por Donna Karan y DKNY en 2016, después de que LVMH dijera que las marcas ya no cumplían con el nivel de lujo de su portfolio, que también incluye a Louis Vuitton y Givenchy.

A pesar de haber visto sus ventas subir después de la adquisición, G-III estuvo en el centro de las críticas este año cuando emergieron informes que acusaban al grupo de vender la línea de Ivanka Trump bajo etiquetas de otra marca. G-III pidió disculpas por este fraude y dijo que las ventas de la línea de Ivanka Trump seguían siendo fuertes a pesar de la pobre popularidad de la familia.

La compañía está enfocada en reducir sus costes de operación a través del cierre de tiendas. “En nuestras propias operaciones, esperamos mejorar el desempeño a través de la racionalización de tiendas, mejores estrategias de merchandising y reducción de gastos. Creemos que podemos mitigar la presión en nuestros resultados minoristas mientras aprovechamos los beneficios de una nueva fase de crecimiento mayorista en la segunda mitad del año,” dijo Goldfarb.

G-III espera ver costes de transición de aproximadamente 8 millones de dólares, relacionados a la compra de Donna Karan. También dijo que tuvo pérdidas de 8,6 millones de dólares, 1,3 millones más que el año pasado, debido a esta adquisición.

Traducido por Barbara Santamaria

Copyright © 2017 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterBusiness