Kiko podría abrir la puerta a un nuevo inversor para financiar su crecimiento

El grupo italiano de cosméticos Kiko está actualmente en negociaciones para incorporar a un nuevo inversor minoritario al capital de la empresa. Esto con el fin de financiar su crecimiento en India, Oriente Medio y Asia, además de estimular su rentabilidad, según explica Cristina Scocchia, CEO de Kiko.


Photo: Kiko

Cristina Scocchia se labró una sólida reputación a la cabeza de la sección italiana del gigante francés L'Oréal. Llegó a Kiko el pasado mes de julio para reavivar la empresa familiar fundada en 1997.

Kiko creció rápidamente en el extranjero gracias a sus productos económicos y a la moda. Pero la marca debe hacer frente a márgenes irregulares, debido a una competencia cada vez más fuerte y a la sombra del comercio electrónico que planea sobre todos los distribuidores físicos.

"Somos pioneros, pero no somos los únicos actores de este segmento del mercado. La competencia es fuerte y tenemos que crear estrategias para encontrar el camino de la rentabilidad", explicó a la agencia Reuters en una entrevista telefónica. Kiko, que rivaliza con marcas como Max Factor, ha visto cómo otros competidores más modestos copiaban e imitaban su concepto comercial estos últimos años, mientras que la competencia ganaba fuerza en Internet.

Para financiar un plan comercial de tres años (hasta 2020), está considerando emitir nuevas acciones por un total estimado de 70 a 90 millones de euros. Según Cristina Scocchia, un nuevo inversor, un fondo de inversión privado, por ejemplo, podría adquirir la totalidad de estas acciones. Actualmente el grupo lo controla la familia Percassi, que también es dueña del club de fútbol Atalanta Bergame.

"Contemplamos la posibilidad de encontrar un socio que pueda aportar su capital, pero también experiencia específica sobre las zonas geográficas en las que queremos crecer", matiza. La CEO de también añadió que el grupo está en negociaciones con varios inversores potenciales y que la decisión podría tomarse de aquí al verano.

Además de su plan, Kiko invertirá 90 millones de euros en investigación y marketing, seguirá digitalizando la empresa y planea abrir 73 tiendas nuevas. 

El grupo cuenta con más de 1000 tiendas propias repartidas en 21 países y obtiene el 64 % de su cifra de negocios fuera de Italia. El año pasado, Kiko anunció que sus ingresos habían aumentado un 3 % hasta alcanzar los 610 millones de euros, pero que sus márgenes estaban en descenso.

En enero, Kiko solicitó protección legal tras declararse en bancarrota en Estados Unidos, antes de cerrar 27 de las 30 tiendas que allí tenía, consideradas poco rentables. "Mantuvimos tres tiendas, algo muy importante para la imagen de la marca. Queremos invertir con fuerza en el comercio electrónico ".

Cristina Scocchia no excluye la posibilidad de entrar en bolsa en el futuro. "La cotización oficial es uno de los objetivos que nos hemos propuesto. Es un objetivo importante, pero a corto plazo tenemos otras prioridades", precisó.
 

Traducido por Ana Ibáñez

© Thomson Reuters 2018 All rights reserved.

PerfumeríaCosméticaEstéticaBusiness
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER