La UE pone obstáculos a la fusión de Luxottica con Essilor

Los reguladores antimonopolio de la UE se reunirán con Luxottica y Essilor esta semana para expresar sus preocupaciones respecto al plan de unir las dos compañías y crear un gigante óptico de 26 millones de euros, según ha declarado este lunes una persona cercana al caso.



Esto sugiere que la Comisión Europea busca modificar los términos de la unión, para lo que podría abrir una investigación en profundidad si no se generan algunos ajustes al acuerdo o se consideran insuficientes.

La marca Italiana Luxottica es el mayor fabricante de gafas de sol del mundo, dueña de marcas famosas como Ray-Ban y Oakley, y tiene más de 9 mil tiendas minoristas. Essilor, de Francia, es el fabricante más grande de grafas graduadas del mundo.

Luxottica ha rechazado hacer comentarios, mientras que Essilor no estaba inmediatamente disponible para comentar sobre este asunto.

La Comisaria de Competencia de la UE, Margrethe Vestager, dijo a Reuters este mes que el acuerdo requerirá un análisis cuidadoso dado el tamaño de ambas compañías. La comisión busca abrir un diálogo con ambas partes interesadas.

Algunas marcas temen ser potencialmente superadas por el grupo Essilor-Luxotica, pues éste podrá ofrecer marcas famosas de gafas a precios que otros no podrán igualar sin perjudicar sus márgenes de beneficio.

“Este es un desarrollo significativa que resultará en implicaciones enormes para la cadena de suministro y la ventas de la industria y los consumidores en todo el mundo”, dijo Specsavers, una asociación óptica minorista internacional, en un comunicado enviado a Reuters.

Specsavers y otras compañías de la industria declararon que la fusión no tendría un efecto inmediato para los consumidores.

En la primera decisión reglamentaria sobre la fusión, el regulador de la competencia de Nueva Zelanda aprobó el acuerdo la semana pasada, diciendo que Luxottica-Essilor estaría “suficientemente restringido por la presencia de competidores existentes  con la capacidad de expandirse a todos los niveles de la cadena de suministro y en los mercados clave”.

Los fabricantes de gafas graduadas también siguen el caso con atención, ya que le dará acceso a Essilor a las cadenas de ventas de Luxottica en las Américas, Europa y Asia Pacífico.

En su informe semestral de ganancias, Essilor habló de una “reacción desafiante del mercado” respecto a la fusión. La compañía reconoció que algunos de sus clientes se habían alejado de su negocio, pero dijo que esto no había impactado significativamente las ventas.

“El mercado de gafas es competitivo. Los clientes tienen muchas opciones”, dijo el director de operaciones de Essilor, Laurent Vacherot.

El fabricante de lentes japonés, Hoya Corp, espera que el efecto se sienta en la calle en vez de en su propio negocio, con los minoristas viéndose forzados a bajar los precios por unos pocos puntos porcentuales al año, dijo una fuente familiarizada al asunto.

Hoya espera que la presión sea más fuerte en Estados Unidos, país que representa un tercio del negocio global de la compañía. Hoya vende principalmente a tiendas independientes y quiere canalizar más ventas a través de cadenas.

Traducido por Barbara Santamaria

© Thomson Reuters 2017 All rights reserved.

ÓpticaBusiness