La UE reclama 250 millones de euros de impuestos a Amazon

Amazon deberá devolver 250 millones de euros en concepto de impuestos a la Unión Europea. Según se ha hecho público este miércoles, la administración europea considera que la compañía estadounidense especialista en comercio electrónico se beneficiaba en la UE de ventajas fiscales injustas desde 2003.



Al igual que otras grandes compañías estadounidenses que están siendo investigadas por la Dirección General de Competencia de la Comisión Europea, encabezada por la danesa Margrethe Vestager, Amazon ha manifestado su intención de apelar la resolución que la obliga al pago.

En el caso de Amazon, el importe a pagar ha resultado finalmente menor de lo esperado y está lejos de los 13.000 millones de euros que la Comisión reclamó a Apple en impuestos para Irlanda el año pasado.

"Luxemburgo dio a Amazon beneficios fiscales ilegales. Como resultado, casi tres cuartas partes de los beneficios de Amazon quedaron libres de impuestos", explicó Vestager en la presentación del caso.

La eurocomisaria dijo que las autoridades de Luxemburgo todavía tienen que calcular el importe exacto de impuestos que se reclamará a Amazon.

Luxemburgo, cuya pequeña economía se ha beneficiado de ofrecer buenas condiciones para el establecimiento en Europa de compañías multinacionales, ha rechazado la decisión de la Comisión y ha manifestado que está valorando sus posibilidades legales.

Algunas fuentes habían señalado a Reuters que la cantidad que Amazon debería pagar rondaría los 400 millones de euros, estimación que se ha quedado corta respecto al importe anunciado por Vestager.

La Comisión ha explicado que Luxemburgo permitió a Amazon canalizar una parte significativa de sus beneficios a una sociedad 'holding' sin pagar impuestos. Esta forma de operar era posible debido a que dicha sociedad poseía ciertos derechos de propiedad intelectual.

"La investigación de la Comisión ha mostrado que el nivel de pagos de royalties respaldado por la normativa fiscal estaba inflado y no reflejaba una realidad económica", explicó la Comisión a través de un comunicado.

Amazon, que da trabajo a 1.500 personas en Luxemburgo, es uno de los mayores empleadores del país, que tiene una población total de medio millón de habitantes. En Europa, la plantilla de Amazon asciende a 50.000 trabajadores.

"Creemos que Amazon no recibió trato especial de Luxemburgo y que pagamos impuestos en total cumplimiento con lo establecido por las leyes fiscales tanto de Luxemburgo como internacionales", ha señalado Amazon a través de un comunicado emitido tras el anuncio.

En 2016, Amazon generó un beneficio de 2.400 millones de dólares después de facturar a nivel global 136.000 millones de dólares.

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, fue primer ministro de Luxemburgo durante casi dos décadas hasta 2013 y ha sido criticado por su papel como facilitador de los muchos acuerdos fiscales que se están haciendo públicos ahora. Juncker ha negado haber hecho nada malo y sostiene que la Comisión está comprometida a garantizar una fiscalidad justa.

En 2014, Luxemburgo fue protagonista de los titulares internacionales tras la publicación de 'LuxLeaks', un paquete de documentos que muestran cómo grandes empresas contables ayudaban a multinacionales a canalizar sus ganancias a través del país pagando poco o nada en impuestos.

Luxemburgo está también siendo investigada por la UE debido a los acuerdos fiscales con la cadena de comida rápida McDonald's y con la compañía francesa de energía Engie. El país ha apelado contra la resolución de 2015 que establecía que el fabricante de coches Fiat debía devolver ciertas cantidades en impuestos. Al igual que Irlanda, la Comisión ha investigado otros casos en Bélgica y Países Bajos.

Vestager también anunció el miércoles que llevaría a a los tribunales al gobierno irlandés por no cumplir con la orden de recuperar los impuestos reclamados a Apple tras la resolución del año pasado.

Amazon renovó su estrategia fiscal en Europa en 2015 para poder registrar ventas y pagar impuestos en Reino Unido, Alemania, España e Italia en lugar de canalizar todos sus ingresos a través de Luxemburgo, donde tiene su sede. Una operación que podría elevar su factura fiscal.
 

Traducido por Elena Campos Valladares

copyright_reutersapi

Moda - OtroIndustria