La semana de la moda de Nueva York se desinfla

La semana de la moda de Nueva York presume de tener el calendario oficial más amplio de todos. Sin embargo, cuando este lunes por la mañana los editores y compradores se acomoden en sus asientos, el sentimiento que los sobrecogerá será el de estar acudiendo a una temporada de desfiles que no pasa por su mejor momento.


Ver desfile
Calvin Klein - Primavera- verano 2018 - Colección de mujer - New York - © PixelFormula

En total, hay 136 desfiles de distintas marcas programados en el calendario oficial por el organismo que rige la moda en Estados Unidos: el Council of Fashion Designers of America. En 2015, apenas tres años antes, la cifra era de 180.

Además, a finales del año pasado, el CFDA canceló su semana de la moda masculina, que se celebraba de forma independiente en enero, y la fusionó con la temporada de desfiles de mujer de febrero. Así pues, a efectos prácticos, habrá tres días con las principales firmas masculinas en la pasarela, del lunes 5 de febrero al miércoles 7. A ellos les seguirán siete días repletos de citas de moda femenina que concluirán el miércoles 14. Sería necesario ser un editor estajanovista para seguir el ritmo, pues habrá una media de 20 desfiles al día en una ciudad siempre congestionada por el tráfico.  
 
Nueva York no ha llegado a recuperarse de la deserción de Proenza Schouler, Rodarte, Thom Browne y Altuzarra, firmas que decidieron mudarse a París el año pasado. La semana pasada, la cita recibió otro duro golpe: el anuncio de que Alexander Wang, uno de sus veteranos y más consolidados diseñadores, iba a abandonar el calendario oficial para comenzar a programar sus desfiles en junio y diciembre. La noticia dejó a todo el mundo perplejo y resucitaron los rumores de que Wang estaba perdiendo el interés en su propio negocio. Esto es algo que ya se dijo el pasado septiembre, cuando su extraño y autocomplaciente desfile se interpretó como un fracaso.
 
El CFDA está valorando esta serie de transformaciones sustanciales en la semana de la moda, aunque su entusiasmo se antoja demasiado pequeño para el cambio tan grande que debe afrontar. El ultimo susto, esta misma semana, fue que la diseñadora de Marchesa, Georgina Chapman, canceló su desfile tras el escándalo que rodeó a su marido, del que ya se ha separado, el productor de cine Harvey Wenstein.
  
Una de las marcas más en boga del país y líder de la industria en el movimiento ‘see now, buy now’, Tommy Hilfiger, se saltará la cita por tercera vez. En esta ocasión, ofrecerá en Milán en febrero un desfile en el que presentará su colaboración con Gigi Hadid, como ya hizo en sus shows en Los Ángeles o Nueva York. Delpozo, la brillante firma española de aires modernistas que dirige Josep Font y que tanto éxito ha cosechado a la orilla del río Hudson, también se marcha y vuela a Londres. Y, francamente, pocas marcas interesantes han surgido recientemente en Nueva York, a excepción de Monse y Sies Marjan.

La ciudad todavía puede presumir de contar con grandes marcas como Calvin Klein, Michael Kors, Coach, March Jacobs o Ralph Lauren. Pero Lauren, que ha sido el referente de la moda estadounidense para dos generaciones, tiene muy poca conexión con el público millennial, especialmente en China. Y ese es el público clave actualmente. Por su parte, Jacobs cuenta con un nuevo CEO, Eric Marechalle, que se esfuerza por poner algo de ímpetu en una marca que, en los últimos tres años, ha reducido sus ventas a la mitad.
 
Manhattan sí que logró atraer a Tom Ford y a la división masculina de la potente firma alemana Boss. Ambas marcas ofrecerán desfiles para mujer y para hombre por separado. Y la clásica casa italiana Bottega Veneta, que desfila en la Gran Manzana, tiene previsto abrir una nueva tienda en el 740 de Madison.
 
Es el turno, pues, de presentaciones más reducidas, parte también del origen de Nueva York. Narciso Rodríguez, que acaba de dar a conocer una estilosa colección cápsula en colaboración con Barneys para celebrar su 20 aniversario, ofrecerá un pase privado a modo de exposición. Adam Lippes recibirá a lo más granado del mundo de la moda en su nueva casa, un adosado en Brooklyn que mira desde las alturas a Nueva York. Rosetta Getty, por su parte, mostrará su escultural estilo en su estudio de Tribeca.
  
Una señal de bienvenida que indica que, para algunos diseñadores, lo que importa es la sutilidad y no tanto la fama.

Traducido por Eva Gracia Morales

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterLujo - Prêt-à-porterDesfiles