Las ventas de Safilo se hunden, con malos resultados en Europa y Estados Unidos en el segundo trimestre

La firma italiana de gafas de sol Safilo afirmó el jueves que espera un declive del 3% en las ventas de todo el año 2018 a tipos de cambio constantes después de que los malos resultados en Europa y la debilidad de los grandes almacenes en EE.UU. golpearan su segundo trimestre.


Safilo/Polaroid

También comunicó un objetivo de ventas más bajo hasta 2020, sustituyendo así el emitido en 2015. Desde entonces, las firmas de lujo han comenzado a retirar sus lucrativos modelos de licencias de gafas y a llevar la producción internamente. 

Las ventas netas del segundo trimestre de Safilo cayeron un 22,8% en la moneda actual hasta los 241,3 millones de euros y un 19,1% con tipos de cambio constantes.

La caída de las ventas en el segundo trimestre provocó una caída en las ganancias previas al pago de intereses, impuestos, amortización y depreciación a 10,3 millones de euros, alrededor de un tercio la cifra de 33,7 millones de euros registrada el pasado año.

“El rendimiento de las ventas se vio afectado principalmente por las tendencias comerciales negativas registradas en los países del sur de Europa, donde un suave arranque de la temporada de sol en marzo se prolongó en el segundo trimestre”, indicó la compañía en un comunicado. 

Safilo actualizó su hoja de ruta hasta 2020, como parte de un plan de negocios a 5 años, bajo el liderazgo del nuevo CEO, Angelo Trocchia, y ahora espera que las ventas crezcan un 2% anual en 2019 y 2020 y que asciendan a entre 1 000 y 1 200 millones de euros en 2020.

El objetivo actualizado de ventas para 2020 representa un recorte medio de alrededor del 34%, en comparación con los objetivos emitidos en 2015.

En el transcurso de tres años, los grupos de lujo se han alejado del modelo de licencia tradicional con los fabricantes de gafas.

El grupo francés de artículos de lujo Kering estableció su propio negocio de gafas para controlar mejor la distribución y los márgenes de ganancia, convirtiendo una licencia de Gucci de 350 millones de euros con Safilo en un acuerdo de producción de cuatro años con la compañía.

Siguiendo los pasos de su rival, el propietario de Dior, LVMH, compró una participación del 10% en Marcolin el año pasado como parte de una sociedad, finalizando así su acuerdo de Celine con Safilo y poniendo en riesgo otras licencias del grupo LVMH con  Safilo, incluido Dior.

Traducido por Eva Gracia Morales

© Thomson Reuters 2018 All rights reserved.

ÓpticaBusiness