Louis Vuitton se une con Jeff Koons en su última colaboración artística

Bienvenido al nacimiento del Lujo Kitsch Clásico.

La marca de lujo más grande del mundo, Louis Vuitton, se ha unido con el hombre que tiene el récord por el precio más caro pagado por una obra de un artista vivo, Jeff Koons.

 

Pero en vez de su obra metálica de "Balloon Dogs" —por la cual tiene el récord de subasta de 58,4 millones de dólares— o su gigante terrier blanco "Puppy", Koons ha creado una serie de bolsos y accesorios que serán lanzados el próximo 28 de abril.
 
Koons juega descaradamente con su propia serie “Gazing Ball” —donde colocó esferas azules metálicas en reproducciones de cinco pinturas de los grandes maestros como "La Mona Lisa" de Da Vinci; "La caza del tigre" de Rubens; "Niña con Perro" de Fragonard; "Campo de trigo con cipreses" de Van Gogh: y "Marte, Venus y Cupido" de Tiziano —para desarrollar una serie de bolsos, como el Speedy, Keepall y Neverfull.
 
"Espero que cuando alguien camine con esto por la calle, realmente esté celebrando la humanidad", dijo Koons, sosteniendo un bolso de Rubens/Vuitton en un video en el sitio web de la marca. "Quería que se convirtieran en arte, y creo que estos bolsos son arte".

Cada bolso lleva en la parte exterior el nombre del artista original hecho en metal. Los cinco museos que poseen estas obras de arte, incluyendo el Louvre, recibirán regalías por las ventas, esperando también que los bolsos animen a los millennials a realmente visitar un museo de arte clásico.

Los museos que poseen las obras de arte recibirán regalías de los bolsos - Louis Vuitton

Uno nunca sabrá cómo reaccionarían los grandes pintores del Renacimiento al ver sus sagradas obras transformadas en bolsos, pero podríamos imaginar cómo reaccionaría Louis Vuitton si alguien se hiciese con su patrón y lo usara. Lo demandaría. En 2010, Vuitton obligó a la eliminación de nueve esculturas hechas a partir de la falsificación de su monograma toile, de una exposición en Kobe, Japón; mientras que en el año 2000 demandó a la marca de ropa streetstyle Supreme por hacer monopatines y gorros de su monograma. Irónicamente, el año pasado Vuitton se vinculó con la misma firma para una colección que sale este verano.
 
Louis Vuitton está suficientemente familiarizada con el Louvre, ya que en marzo organizó su más último desfile en el museo. Tampoco Koons es nuevo con los museos franceses. En 2008, el artista neo pop exhibió 15 de sus esculturas, como su conejo de metal rosado, dentro del Palacio de Versalles, provocando una enorme polémica entre los críticos franceses; mientras que su espectáculo de 2015 en el Centro Pompidou contenía una escultura de cerámica de dos niños desnudos, por la que posteriormente fue exitosamente demandando por plagio.
 
Desde 2001, con Stephen Sprouse, Vuitton ha trabajado con una serie de artistas como Takashi Murakami, Richard Prince, Stephen Sprouse, Cindy Sherman, James Turrell, Olafur Eliasson y Daniel Buren en varias obras de arte comisionadas, desde accesorios hasta la Louis Foundation. Sin embargo, a Koons se le ha permitido redibujar el monograma sagrado de la casa, alterando tanto las flores como las estrellas e incluso añadiendo sus iniciales JK al LV.
 
Y aunque no hay un perro globo o un cachorro, cada bolso Koons/Vuitton también lleva una etiqueta en forma de conejo inflable - un símboloduradero en el trabajo de Koons a lo largo de sus 40 años de carrera. Las biografías de cada maestro se presentan en el interior de cada bolsa, y los precios van desde 1.200 euros para un monedero Zippy Fragonard; 2.400 euros por la mochila azul Rubens Palm Springs; hasta 3.000 euros por una Montaigne Mona Lisa.

Copyright © 2017 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Lujo - Prêt-à-porterLujo - ComplementosColección