Tom Ford: cuando lo falso es mejor que lo auténtico

Justo cuando algunos detractores de Tom Ford comenzaban a murmurar que el diseñador estaba cayendo en la irrelevancia en el mundo de la moda, el estadounidense presentó su mejor colección para mujer en lo que llevamos de década.
 

Ver desfile
Tom Ford - Fall-Winter2018 - Womenswear - New York - © PixelFormula

Tan buena es que uno se imagina que ha tenido mucho que ver en esto su nuevo entorno, pues ahora Ford vive en Los Ángeles. El diseñador nació en Texas, pero se las ha arreglado para vivir y trabajar en las cuatro grandes capitales de la moda: Londres, Milán, Nueva York y París. Ahora está prendiendo la chispa de su creatividad en la capital de las películas y las celebrities, Los Ángeles. Y esta colección reunía lo mejor de todo eso.

Ford, que recientemente anunció ser vegano, centró su colección en un elemento: la piel sintética. Y el resultado rozó la maravilla. Normalmente, un estilismo de piel sintética resulta algo patético visto en la pasarela. Su brillo, su aroma y el modo en que se mueve nunca resultan demasiado correctos. Pero mezclando y uniendo mosaicos de guepardo rosa, visón antracita, lana negra de oveja y lince dorado, Ford creó una nueva estética basada en este tipo de piel.

Todos los tejidos eran animal-friendly y entre las propuestas había atrevidas chaquetas camperas y leggins y divinas levitas. A todo eso añádele camisetas con lentejuelas que decían ‘Tom Ford of Beverly Hills’ y una serie de monos negros perfectamente cortados y obtendrás su contundente propuesta estilística.


Ver desfile
Tom Ford - Otoño-invierno 2018 - Colección de mujer- Nueva York - © PixelFormula

Ford ideó una puesta en escena que consistió en un espacio con gradas de color azul prusiano ubicadas dentro del Uptown Armony de Park Avenue, en Nueva York. Y, como banda sonora, se escuchó una mezcla de ritmos de soul y funk con tempo rápido. El diseñador tiene que tener mucho éxito de ventas con sus accesorios para poder pagar una pasarela así.

Mirando a los datos del pasado año, Ford vendió casi dos millones de pares de gafas en los 14 000 puntos de venta con los que cuenta. No hay sorpresa pues, en el hecho de que, dos noches antes, cada uno de los modelos que presentó en su colección de hombre (en la que rindió homenaje al playboy alemán Gunter Sachs) llevase como complemento un par de lentes.

Algunas cosas permanecen intactas, como el marcado traje negro y la pose con la que Ford salió a saludar a un público, liderado por Julianne Moore y Zayn Malik, que aplaudía con ganas. El backstage, sin embargo, era un absoluto desastre que hizo que cualquiera allí presente anhelara la organización tras los desfiles que demostró en su etapa de apogeo en Gucci.

Aun así, todo aquello parecía algo tranquilo en comparación con Washington, donde el gobierno entró en bloqueo tan solo un par de horas después de que terminada el desfile de Ford. ¿Y dicen que la moda es para histéricos? Que miren a la Casa Blanca.

Traducido por Eva Gracia Morales

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterDesfiles