Vestidos lenceros y oda a lo salvaje cierran la Semana de la Moda de Valencia

Valencia - Los vestidos lenceros de líneas limpias y fina seda de blanco marfil, y una oda a lo salvaje cerraron el pasado sábado los desfiles programados por la Semana de la Moda de Valencia, que en esta edición ha dado protagonismo a las propuestas de más de una veintena de estudiantes de diseño.

La diseñadora que puso el punto final a la pasarela, María Cózar Couture, propone una colección de cuento de hadas en la que destacan las prendas ligeras y vaporosas combinadas con corsés, según la organización.

Como novedad, se estrena con una colección de joyería en oro viejo con cristales de swarovski en blanco, melocotón y humo y perlas japonesas, y una línea de accesorios para el cabello cien por cien artesanal con flores e hilos de seda de los mismos tonos.



María Cózar Couture | Foto: Valencia Fashion Week

Eugenio Loarce utiliza en su colección "El canto del gallo" tejidos estampados coloristas en satén y raso y tejidos lisos en turquesa, azul y negro sobre encaje de algodón y seda teñidos artesanalmente.

Con algunos acolchados, napa y adamascados, Loarce continúa en su línea de utilizar bordados y el "nido de abeja".

Otro de los modistos de la tarde, Virtudes Langa, se inspira en las noches estivales para presentar quince "looks" femeninos y seis masculinos, de formas tranquilas, tacto vaporoso, cortos para el día y largos para la noche.

Anillarte trae de regreso los destellos de luz de las bolas de discoteca para una colección que crea esos efectos a través del metal y los colores, y vestidos con brillo al estilo de un "sábado noche".

En la "Zona D" de diseñadores emergentes Water Puppet propone una colección cálida y de contrastes, tribal por sus colores tierra y estampados y bordados de África, para una línea en la que se integran lo propio y lo ajeno.

La nueva temporada primavera-verano inspira a María Baraza para una colección de bordados de lentejuelas nacaradas verdes, rosas, azules y blancas, combinadas con gasas vaporosas y tejidos estampados.

Antes del desfile de la "Zona D", que acoge también los diseños de Jara Maldonado, nueve estudiantes de diferentes escuelas exhiben sus propuestas jóvenes.

Entre ellos, Lubna Kaddouri, que plastifica la moda y combina los pantalones bombachos con alargadas botas transparentes; y Gabriel Castelló, que se inspira en la indumentaria de las vírgenes y los santos en una colección de volúmenes y escotes delanteros y en espaldas como símbolos de rebelión.

Los nudos son los protagonistas de Elisabet Carlota, mientras que algo más inmaterial, las abuelas, centra la colección de la murciana Pilar Llamas.

Álvaro D'Olmedo presenta una colección totalmente masculina de prendas anchas, hombros bajos y cremalleras para sustituir los botones de las camisas y monos.

En el desfile "Proyecta", también están presentes Andi Cui, Nuria Sanmartín, Tamara Tejada y Adriana Cagigas

El Centro del Carmen de Valencia es el centro de los desfiles, en escenarios como la sala Ferreres, el Claustro Gótico y el Renacentista, que han acogido la 17 edición de la Semana de la Moda.

© EFE 2018. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.

Moda - Prêt-à-porterDesfiles