×
Publicidad
Por
EFE
Publicado el
1 mar. 2013
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

"La moda imposible" se instala en el Museo del Traje

Por
EFE
Publicado el
1 mar. 2013

Madrid - Las propuestas de moda más arriesgadas de los últimos cincuenta años pueden verse en "La moda imposible", una exposición que descubre la innovación y la ruptura de patrones y tejidos respecto a modelos precedentes, a través de prendas creadas por Paco Rabanne, Valentino, Yves Saint Laurent o David Delfín.

Foto: museodeltraje.mcu.es


Esta exposición nace con la intención de "difundir la importancia de las propuestas más arriesgadas de la moda contemporánea como vehículo de reinterpretación del vestir", ha explicado hoy a Efestilo el comisario de la muestra Juan Gutiérrez.

La muestra, que está concebida en torno a cuatro líneas temáticas: materiales, colores, estructuras y mensajes, da salida a unos fondos contemporáneos muy "dignos", ha explicado Gutiérrez, quien ha asegurado que de "entre los diseñadores y firmas presentes en la colección se han seleccionado a aquellos que han apostado por la innovación entre 1960 a 2010".

El primer espacio de la exposición está dedicado a los materiales con los que se confeccionan prendas. Por ejemplo, Paco Rabanne utilizó el acetato y anillas metálicas para crear un vestido que liberaba el cuerpo de la mujer.

Foto: museodeltraje.mcu.es


Ya en el siglo XXI, concretamente en el 2002, David Delfín subió a la pasarela madrileña una polémica colección en la que se incluía un vestido largo con escote palabra de honor confeccionado con vendas sanitarias.

Un año después, Karl Lagerfeld para Fendi cosió una cazadora de PVC con piel de zorro y cordero de aire futurista con toques medievales, "un modelo que causó sensación", ha detallado Gutiérrez. En el segundo bloque se han expuesto doce piezas que se caracterizan por el color. "En la moda el color es un componente esencial que puede determinar el éxito o el fracaso de una creación", ha contado.

Estampados atrevidos, abstractos y colores psicodélicos son el denominador común de trajes confeccionados por Valentino, Emilio Pucci o Missoni. "Yves Saint Laurent es el gran colorista de la moda, supo como nadie mezclar con éxito colores tan difíciles como el naranja, el rojo o el púrpura", ha detallado.

Tras visitar las materias y el color se pasa a la estructura, un espacio donde se examinan unos patrones de apariencia sencilla pero con formas complejas, entre ellos Issey Miyake, Maimekko, Rei Kawakubo o Amaya Arzuaga.

Después de ver la costura de Balenciaga y Vionnet, creadores que llevaron el arte de la confección hasta unos límites constructivos difíciles de superar, se llega a una etapa histórica en la que dominan los patrones limpios, "es decir la antesala del minimalismo que arrasó en la década de los noventa", ha puntualizado.

A continuación se pasa a un espacio en el que la ropa se carga de significado y se convierte en el soporte de mensajes transgresores o reivindicativos que llegan de distintos grupos sociales. "Se crean códigos de moda entre sectores de jóvenes que solo son aceptados o comprensibles para ellos", ha dicho el comisario

Destacan el vestido "The Super Dress", creado en papel por la firma de sopas Campbell en 1967 y que se vendía en los supermercados por un dólar, así como un modelo largo con reminiscencias chinas firmado por Vivienne Westwood.

El conjunto de piezas expuestas, que podrán verse en el Museo del Traje, en Madrid, desde el pasado jueves hasta el próximo 16 de junio, procede en su mayoría de una adquisición realizada en 2007 por parte del Estado español de la colección de moda contemporánea de Alfredo Quinto.

© EFE 2022. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.