×
Por
EFE
Publicado el
20 ene. 2009
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

¿Quién vestirá a Michelle Obama?

Por
EFE
Publicado el
20 ene. 2009

Paco G. Paz

Washington, 20 ene (EFE).- Horas antes de la investidura de Barack Obama como presidente de EEUU, los medios debaten sobre algo mucho más terrenal: ¿quién será el diseñador elegido para vestir a la nueva primera dama en esta jornada histórica?



La pregunta, para los más entendidos, no es baladí. La elección de Michelle Obama para la investidura y para los bailes inaugurales no solo marcará el estilo de la Casa Blanca, sino que podría crear la tendencia que seguirán millones de mujeres estadounidenses a la hora de llenar su armario.

Con la imagen que ha mostrado hasta ahora, a Michelle se le compara ya con Jackie Kennedy, una primera dama (1961-1963) elegante y sofisticada que rápidamente dejó su impronta entre las mujeres de la década de los 60.

Michelle, una abogada de éxito que ha desarrollado su carrera en paralelo a la de su marido, tiene su propio estilo, como demostró cuando fue invitada a "The View", una tertulia televisiva femenina, y apareció con un vestido de los grandes almacenes J.Crew.

El modelo se agotó al día siguiente, e inmediatamente se le alabó el gusto por haber optado por un conjunto de precio moderado en un momento de grave crisis económica.

No es la primera vez que la próxima primera dama rendía honor a las cadenas más populares. En el desfile del 4 de Julio eligió un modelo de las tiendas GAP, lo que contribuyó rápidamente a que la mujer media estadounidense la considerara una de las suyas.

Los expertos dan por seguro que para la ceremonia de investidura y para las galas nocturnas, Michelle Obama huirá de nuevo de las estridencias y los modelos prohibitivos. Pero los diseñados elegidos permanecen en el secreto más exclusivo.

Si sigue el ejemplo de sus antecesoras, elegirá a un modisto o modista local de Chicago. En la primera investidura de Bill Clinton, Hillary optó para la gala inaugural por una diseñadora de Little Rock, en Arkansas, Sarah Phillips, en tanto que hace ocho años, Laura Bush escogió al creador Michael Faircloth, de Dallas.

Para los segundos mandatos las cosas cambiaron, y ambas eligieron al dominicano Oscar de la Renta, toda una institución en la alta sociedad neoyorquina y una referencia mundial sin discusión en cuanto a elegancia.

En algunas de sus apariciones publicas recientes, Michelle Obama ha vestido creaciones de María Pinto, una diseñadora de Chicago especializada en modelos discretos y de colores sólidos.

Para Booth More, crítica de moda del diario "Los Angeles Times", Pinto sería la opción más segura, después del alboroto que se generó cuando Michelle apareció en la noche electoral con un entallado traje de Narciso Rodríguez, en rojo y negro y que, según los expertos, no favorecía su figura.

Stephanie Green, de "The Washinton Times", apuesta también para la investidura por María Pinto, quien podría verse encumbrada al estrellato si se confirma la elección.

La directora de modas de "W", Treena Lombardo, opina que Michelle Obama no necesita de rodearse de grandes diseñadores para sentirse cómoda con lo que lleva puesto, y da por seguro que, como primera dama, apostará por jóvenes creadores poco consolidados en la industria.

"Los Obama tienen una conciencia social en todo lo que hacen. Quieren ayudar a los jóvenes diseñadores", afirmaba hace unos días a "The Washington Times" la ex modelo de color y gurú del estilo Barbara Smith.

"Como su marido, Michelle Obama traerá el cambio", apuntó Smith, consciente de que otras primeras damas eligieron a creadores consolidados, como Jacqueline Kennedy (Oleg Cassini), Nancy Reagan (Adolfo) o Barbara Bush (Arnold Scaasi).

Todos estos interrogantes harán que, hasta los más sesudos comentaristas políticos, repasen hoy de arriba a abajo el atuendo de la flamante nueva primera dama, convertida en 'top model' por un día. EFE

© EFE 2021. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.