×
671
Fashion Jobs
Publicidad
Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
23 may. 2022
Tiempo de lectura
4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Balenciaga hace historia en Wall Street

Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
23 may. 2022

Los invitados descontentos por el horario del desfile de primavera 2023 de Balenciaga este domingo en Nueva York pronto olvidaron sus quejas al entrar en uno de los salones más sagrados de la Gran Manzana, al que el mundo de la moda no suele tener acceso: La Bolsa de Nueva York. La firma francesa, propiedad del grupo Kering, se embarcó en algo inusual para una empresa que por primera vez, bajo la dirección de Demna, celebra un desfile en la Gran Manzana.


Colección Primavera/Verano 2023 de Balenciaga en Nueva York - Balenciaga


La fiebre del dinero de Nueva York no podía faltar, y quedó patente en el fajo de billetes falsos de 100 dólares que llegaban en una bolsa de papel arrugada a modo de invitación, donde se revelaba la dirección de Wall Street.
 
Las imágenes del teaser en Balenciaga.com sugerían cierta nostalgia por la "ciudad que nunca duerme".

Imágenes de taxis de antes de 2019 (cuando el recargo era de 1,50 dólares) circulando por Times Square con un resumen de noticias en el que se anunciaba la quiebra de Tavern On the Green, antaño propiedad de Warner LeRoy, que durante la década de los ochenta y hasta principios de los 2000 produjo los mayores ingresos brutos de todos los restaurantes de Estados Unidos.

Algo que refleja que la visión que Demna tiene de Nueva York puede estar algo anticuada. Ahora mismo, las similitudes más significativas con aquella época son la delincuencia, los problemas en el metro y la población de ratas. A diferencia de los ochenta, Trump ya no es bienvenido, la cocaína ha caído en desgracia frente al auge de las pastillas y, a pesar de la reciente subida de los tipos de interés por parte de la Fed, estos están muy lejos de los máximos de 1981, el 16,63 %.

En el interior del recinto sonó la campana de apertura para dar comienzo al desfile. Invitados como Chloë Sevigny
Pharrell Williams, Ye, Megan Thee Stallion, Frank Ocean y el alcalde de Nueva York, Eric Adams, ocuparon los taburetes de negociación como asientos mientras observaban las múltiples pantallas que mostraban las noticias internacionales y un teletipo con las cotizaciones bursátiles. Los modelos salieron al ritmo de una desconcertante banda sonora con la combinación de colores favorita de Nueva York durante décadas: negro y más negro. Afortunadamente, la banda sonora dio paso a una voz femenina que entonaba una melancólica interpretación de "New York, New York".
 
Demna dio un giro a algunos de los básicos del vestuario de Wall Street de los años ochenta: abrigos y gabardinas, chaquetas cruzadas, pussy bows (lazada al cuello), faldas trapecio, vestidos largos y ceñidos al cuerpo... Pero para hacer un poco más subversivo el vestuario de los Gordon Gekko de la vida real y de esas estereotipadas y políticamente incorrectas "secretarias sexys" de la época, el diseñador añadió máscaras de látex negro con capucha (esperamos que, por el bien de las modelos, el aire acondicionado funcionase a pleno rendimiento entre bastidores ya que ese día hubo una ola de calor que batió el récord de Nueva York).


Un look de la colaboración Balenciaga X Adidas presentada en Nueva York - Balenciaga


Estos looks de sastrería forman parte de la línea "Garde-Robe" de lo que presumiblemente es un fondo de armario ready to wear. Él completó los looks con derbies masculinos de tamaño caricaturesco en "esteroides" y zapatos de salón hinchables para las mujeres. Además de estos accesorios vimos gran cantidad de elementos para atraer a todas las generaciones, es decir, ropa para niños grandes.

Pero Balenciaga también había venido a jugar y, tal vez como anticipo del gran after-party, a mitad del desfile comenzó a sonar una banda sonora de trance electrónico difícil de resistir y que hacía a los invitados moverse en sus asientos. Las pantallas empezaron a descontrolarse, haciendo que los precios de las acciones y los titulares de las noticias se volvieran locos. El ambiente coincidía con la colaboración entre Adidas y Balenciaga, que hizo que los chicos cool y los que adoran las tendencias se emocionaran. Siguiendo con la línea oversize, Demna puso su sello en chándales clásicos, sudaderas con capucha, camisetas, pantalones cortos, bolsos de lona, abrigos tipo lucha libre y zapatillas de deporte. Varias de estas propuestas incluían retoques en los logotipos, y Balenciaga aparecía escrito al revés
 
El lanzamiento especial salió a la venta inmediatamente en Balenciaga.com a las 12:30 p.m. EST y estará disponible exactamente una semana. Los precios van en consonancia con los excesos de los 80: partiendo de los 210 dólares por un par de calcetines, hasta los 5500 euros por una chaqueta de plumas. Las camisetas cuestan una media de 795 dólares y las zapatillas deportivas 995 dólares. La ropa no tiene por qué ser tan cara, pero lo es porque puede serlo. Por ejemplo, las zapatillas "completamente destruidas", que parecía como si las ratas de Nueva York las hubieran roído hasta el aburrimiento, salieron a la venta hace poco por 1850 dólares. ¿Quizás tomándose literalmente la codicia de los ochenta?
 
Al llegar al clímax, las pantallas parecían a punto de estallar antes de apagarse y mostrar una pantalla en blanco. El momento, en este punto tan significativo económicamente, fue espeluznante, como si quisiera recordarnos que, cuando sobrepasamos los límites, a veces estallan.

Balenciaga primavera/ verano 2023

Copyright © 2022 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.