Balmain homenajea a Michael Jackson y llena la pasarela de lentejuelas

A un año de que se cumpla el décimo aniversario de su muerte, la firma Balmain homenajeó este domingo en su desfile de París al cantante Michael Jackson, cuyo famoso estilismo de lentejuelas, mocasines negros y calcetines blancos fue revisado en pasarela con los colores de la bandera francesa.


Ver desfile
Balmain - Spring-Summer2019 - Menswear - Paris - © PixelFormula

Esta fue la particular manera para el diseñador de la "maison", Olivier Rousteing, de recordar el estilo y la música de un artista que "siempre ha ofrecido un mensaje de celebración, esperanza y de cambio", según comentó el creador en una nota que recibieron los invitados en la última jornada de la Semana de la Moda Hombre.

Valiéndose de varios de los salones del Ministerio de Asuntos Exteriores de la capital francesa, que fueron especialmente decorados para la ocasión con espejos dorados en el suelo a juego con los espectaculares candelabros y frescos de las salas, Balmain modernizó su tradicional silueta barroca.

Las exageradas hombreras de la firma se repitieron en los diseños para hombre, pero también en algunos estilismos de mujer de la precolección primavera-verano 2019, con lentejuelas que dieron forma a estampados gráficos o pequeños espejos para conseguir un efecto ochentero y un poco disco.

En su juventud, Jackson representó para Rousteing la puerta a la cultura estadounidense, que en este caso sirvió de inspiración también para construir un estilismo con reminiscencias de universidad de los años 50: anchos "cardigans" multicolores y pantalones por encima del tobillo.

Al ritmo de "Bad", "Black or White" o "They don't care about us", medio centenar de modelos desfilaron con un estilo más alternativo del que la marca acostumbra, con sudaderas de estampados musicales (similares a los de camisetas de rock y heavy metal) y deportivas de botín, a la altura del tobillo.

La paleta de colores, blanco, azul y rojo, no fue sin embargo otro guiño hacia Estados Unidos, sino una referencia a Francia, donde la marca tiene su taller y en el que trabaja las prendas con técnicas de Alta Costura, sobre todo cuando se trata de creaciones con abalorios o trajes que requieren una gran precisión.

La guinda de esta alianza franco-estadounidense fueron las rayas marineras, que poblaron la línea diurna del desfile.

La colección femenina incluyó varios vestidos de noche con corte asimétrico, tanto en mangas -dejando los hombros a la vista- como en las faldas, que fueron de muy minis a largas colas.

Balmain notó haber cambiado su desfile al domingo por la mañana (normalmente tiene lugar el sábado por la tarde), por lo que la afluencia de celebridades no fue tan alta como es habitual, ni entre los invitados ni en el elenco de modelos, que siempre suele contar con reconocidos "top models".

 

© EFE 2018. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.

Moda - Prêt-à-porterDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER