×
605
Fashion Jobs
Publicidad
Traducido por
Hernandez Sebastian
Publicado el
9 may. 2022
Tiempo de lectura
10 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Bruno Pavlovsky, presidente de Moda de Chanel, habla sobre la pandemia, la situación en Rusia y la magia de Mónaco

Traducido por
Hernandez Sebastian
Publicado el
9 may. 2022

Pocos ejecutivos de lujo han tenido reinos tan duraderos y exitosos como Bruno Pavlovsky, presidente de la división de Moda de Chanel.


Bruno Pavlovsky, presidente de la división de Moda de Chanel y presidente de Chanel SAS -Photo: Chanel - Chanel


Solo en los últimos tres años supervisó hábilmente la transición entre Karl Lagerfeld y Virginie Viard en la dirección creativa de la marca; lanzó 19M, el innovador centro de artesanía de alta gama en el norte de París; renovó y abrió una serie de boutiques arquitectónicamente aclamadas y llamativos pop up stores; navegó la pandemia y supervisó con éxito una serie impresionante de desfiles. Chanel, en una costumbre particular que la distingue de las demás marcas de moda, organiza seis desfiles cada año.

Y es justo en un desfile donde nos reunimos con Pavlovsky, para tomar un café y conversar el jueves por la mañana, solo unos minutos antes de que Viard presentara su nueva colección Crucero 2022/23 para Chanel. Esta nueva línea combina elegancia y aplomo, Fórmula Uno y princesas fabulosas, dentro del ultra exclusivo Monaco Beach Club.

Pero si bien el Mediterráneo estaba en calma para el show junto a la playa, Pavlovsky ha tenido que navegar muchas aguas agitadas. Particularmente para Chanel, una marca que ha evitado deliberadamente todo comercio electrónico y, por lo tanto, sintió un mayor impacto cuando la pandemia obligó al cierre de las boutiques de lujo en todo el mundo.

La invasión de Ucrania también ha causado revuelo, después de que Chanel, como prácticamente todas las marcas de lujo, cerrara sus boutiques en Rusia, para después convertirse en el blanco de algunas reacciones de enfado por parte de los influencers rusos. Algunos usuarios rusos de Instagram incluso han destrozado sus bolsos de Chanel en protesta.

Hablando de ataques, justo después de que los invitados disfrutaran de un cóctel posterior al desfile en Mónaco, cuatro hombres enmascarados asaltaron una boutique de joyería Chanel en París a las 14:30 horas del jueves. Un vídeo difundido en las redes sociales muestra a un ladrón blandiendo un fusil Kalashnikov en medio de informes de un robo total de 10 millones de euros. Desafortunadamente, es un recordatorio no deseado del puro poder de atracción de los deseables productos Chanel.

El desfile de Mónaco también se produjo justo después de la publicación de un análisis sobe el lujo de Morgan Stanley, que sugiere que Chanel estaba perdiendo terreno frente a su rival francés más cercano, Christian Dior. Aunque cabe aclarar que el estudio sorprendió a los editores experimentados en varias de sus suposiciones poco probables. Cualquiera que sea su precisión, el estado de ánimo era ciertamente efervescente dentro de Chanel en Mónaco. Puede que Viard no tenga el poder de estrella de Karl Lagerfeld, pero es una diseñadora muy profesional, y su última reinvención de la iconografía de la marca estuvo repleta de ropa genial y éxitos seguros. Una colección celebrada el jueves por la noche con una elegante cena dentro de la neoclásica Villa La Vigie, antigua residencia de Lagerfeld, culminada con un concierto privado de Nile Rogers y Chic.

De modales cortesanos y con un enfoque muy racional, después de tres décadas de carrera, la regla empírica de Pavlovsky es esperar lo inesperado. Ya que Chanel debe publicar sus resultados anuales oficiales a mediados de mayo, no podía hablar de finanzas, pero caracterizó el desempeño de Chanel como “excelente”.

Dada su inigualable reputación, Pavlovsky es el siguiente en la línea de sucesión para la presidencia de la Federación de la Alta Costura y de la Moda, el órgano rector de la moda francesa, en una votación prevista para junio, cuando el muy respetado Ralph Toledano deje el cargo después de dos mandatos.

Esta es la visión de Pavlovsky con respecto a lo que implica administrar a la más importante de las marcas de moda durante un confinamiento global, una pandemia mundial y una situación incierta en Europa del Este.


Diseño de la colección Crucero 2022/2023 de Chanel - Chanel


Fashion Network: ¿Por qué presentar esta colección en Mónaco?
Bruno Pavlovsky: Esto es gracias a la relación íntima y excepcional de Chanel con el principado. Incluso descubrimos que había un decreto especial emitido aquí en diciembre de 1913, que permitía a Mademoiselle Chanel vender sus productos en Mónaco. Su primera filial, que data de sus inicios. También por la historia de Karl, quien vivió aquí, y su relación con la princesa Charlotte, y ahora la amistad entre Virginie y Charlotte, quien es nuestra embajadora. Pero también porque este lugar representa la estética especial y la energía increíble de Mónaco, que se ven en el vídeo de Sofia Coppola que acabamos de publicar. Con esta colección, queríamos aprovechar esa dinámica única, esa sensación de deseo y lujo en un lugar mágico, donde siempre hemos sido muy bien recibidos.

FNW: ¿Qué tal ha sido el año de Chanel hasta el momento?
BP: Los resultados estarán disponibles en dos semanas y son excelentes, ya que tuvimos un repunte maravilloso en 2021. El efecto de la pandemia en 2020 fue obvio, pero hemos tenido un gran repunte basado en dos factores. Primero, todo el arduo trabajo realizado por nuestros equipos con nuestros clientes locales, incluso cuando nos vimos obligados a cerrar boutiques. En segundo lugar, el éxito excepcional de nuestro prêt-à-porter gracias a la forma en que Virginie aporta un sentido más femenino y liberado a la ropa. Una enorme cantidad de clientes ha respondido a esta silueta y a los cambios muy sutiles en nuestros accesorios.

FNW: ¿Cómo ha afectado la guerra de Ucrania al negocio de Chanel?
BP: El efecto en Rusia es obviamente dramático, así que es necesario ser ágil. Ahora mismo pueden pasar las cosas más inimaginables y hay que encontrar los recursos para reaccionar. Queríamos respetar plenamente las leyes sobre las sanciones frente a Rusia. Estas sanciones son estrictas y claras, incluso si cambian un poco en muchos países. Entonces, nos vimos obligados a aplicar esto con mucho cuidado y respetar esas reglas. Por lo tanto, tuvimos que informar a todos nuestros clientes que los productos no se podían reimportar a Rusia. Esto no se hizo contra los rusos en particular. Obviamente, Chanel no puede vender en Rusia, pero la gran mayoría de los clientes no están bajo sanción.

FNW: ¿Cuál es la opinión sobre la apertura de tiendas de verano en el Mediterráneo: Capri, Marbella o Bodrum?
BP: Nos gusta la forma en la que las tiendas efímeras ofrecen a nuestros clientes otra visión de la marca. Cada una de ellas es muy particular, con una lectura diferente de nuestras colecciones. A menudo, nuestros clientes locales de la capital de una nación visitan los centros turísticos. A estos clientes les gusta ver una nueva versión de la marca. También desarrollamos tiendas especiales como en los Hamptons o Aspen, donde la ubicación elegida se extrapola en términos de nuestras dos colecciones cápsula: Coco Beach y Coco Neige.

FNW: ¿Qué le pareció el estudio de Morgan Stanley?
BP: Conozco las cifras reales, ¡así que no necesito ver las de ellos! Esperemos hasta que Philippe Blondiaux (director financiero global de Chanel) hable de las cifras reales a finales de este mes. Destacarán la capacidad de nuestros equipos para concentrarse en los clientes locales, especialmente porque el turismo fue nulo en los últimos dos años. Francamente, desearía que tuviéramos un desempeño como el de 2021 todos los años.

FNW: ¿Dónde planean abrir tiendas insignia a continuación?
BP: Tenemos planificadas renovaciones importantes, especialmente en Asia y China. Abrimos unas 10 tiendas al año y renovamos unas 20. Eso, a menudo, nos interesa más, ya que podemos proporcionar más espacio y más privacidad para proteger mejor a nuestros clientes. Muchos quieren estar aislados en un espacio privado y no necesariamente quieren ser vistos en las boutiques.

FNW: ¿Están planeando alguna diversificación con nuevos productos?
BP: No sentimos que estemos al final de las colecciones que ya tenemos. Queremos desarrollar nuestras colecciones, tácticamente con Beach y Neige, o con Métiers d’Art, que en diciembre fue un gran éxito. Pero quiero ser claro, no vamos a anunciar que Chanel va a lanzar líneas para hombre o niño, de decoración o de mesa. Queremos ser fieles a nuestros valores: feminidad y lujo, como siempre, con una dosis de audacia.

FNW: ¿Por qué no hay un hotel Chanel?
BP: ¡Porque disfrutamos hospedarnos en los hoteles de otras personas!

FNW: ¿Cómo es el día a día de Bruno Pavlovsky?
BP: Como a todos, me gusta trabajar temprano. Estoy en mi escritorio a las 8 a. m., pero nunca tengo reuniones antes de las 9 a. m. Por las tardes, depende de lo que tengamos planeado. Lo importante es que todos trabajemos juntos, sin perder el respeto por el tiempo cuando no estamos trabajando. Todos aprendimos mucho durante la pandemia sobre cómo trabajar de forma remota. Entonces, introdujimos nuevas reglas para nuestros equipos, dándoles derecho a 90 días al año de trabajo remoto. Incluso si eso no siempre es posible, ya que tenemos tantas colecciones. Personalmente, soy el primero en la oficina y estuve allí todos los días en la pandemia cuando estaba legalmente permitido. Pero tenemos que pensar en una idea más libre de trabajar. Incluso si estás en casa, el trabajo remoto sigue siendo trabajo.

FNW: ¿Cuáles son las partes más desafiantes de su trabajo?
BP: Bueno, el contexto sigue siendo muy complicado debido a la pandemia. Con la situación en Ucrania, es un momento muy tenso en todo el mundo, por lo que debemos adaptarnos permanentemente. Se requiere una nueva dimensión para estar listo mañana mismo para tomar decisiones sobre cuestiones que no se pueden predecir hoy. Además, en Chanel, con unos 20 000 empleados en todo el mundo, existe la responsabilidad con todo nuestro personal y sus familias. Por ejemplo, la responsabilidad básica de que la gente tuviera suficiente para comer en Shanghái durante el confinamiento, sin irrumpir en su vida privada.

 


FNW: Ser presidente del imperio de la moda de Chanel debe ser un puesto exigente. ¿Qué hace para relajarse y recargar energías?
BP: Soy de Biarritz y en cuanto puedo me voy a nuestra casa de Biarritz. Y me gusta esquiar en los Alpes. Te aseguro que no tengo problemas para irme de vacaciones.

FNW: Si no tuviera una carrera en la moda, ¿qué más podría haber hecho?
BP: Nunca lo pensé de esa manera. Una carrera a menudo se trata de encuentros. En mi caso, conocer a los Wertheimer (propietarios de Chanel), Karl o Françoise Montenay (ex director ejecutivo). He tenido cierta suerte. Ellos me trajeron aquí. Tenían confianza en mí. Todavía hoy hay algo que me encanta de nuestros productos. Ese amor por la fabricación y la creación, y hoy, la necesidad de sostenibilidad. Hay una cuestión de orgullo por lo que hacemos, sobre todo por los materiales que utilizamos. Trabajamos con muchos socios en la agricultura que fabrican algodón regenerativo, cachemira y lino y seda. Queremos asegurar que haya una trazabilidad total y respetar la naturaleza y los hombres y mujeres que trabajan en ese mundo. Vamos muy lejos en cuanto a esta transición, y de tres a cinco años tendremos un modelo que es muy correcto.

FNW: ¿Qué le dijeron los hermanos Wertheimer cuando lo contrataron?
BP: Chanel es una marca del más alto nivel de lujo y moda con productos excepcionales. Esa era su visión y tengo que mantenerla.

FNW: ¿Cuáles son vuestros planes con respecto a la Federación de la Alta Costura y la Moda (FHCM)?
BP: Se acerca el fin del mandato de Ralph Toledano (presidente de la FHCM) y habrá elecciones. Soy un candidato, en realidad el único candidato hasta ahora, para tomar el relevo de Ralph, apoyar a Pascal Morand (presidente ejecutivo de la Federación) y a su equipo y continuar el gran trabajo realizado por Ralph. Es un buen momento para la federación y queremos mantenerlo.

FNW: Estamos cerca de La Pausa, la famosa villa de Coco, propiedad de Chanel desde 2015.
BP: Sí, pero ha requerido bastante trabajo. Es un trabajo enorme, ya que la villa estaba muy afectada por el paso del tiempo. Además, en los últimos dos años, reorganizamos por completo nuestra sede en la rue Cambon, construimos 19M desde cero y abrimos varias plantas de fabricación nuevas, ¡así que hemos estado ocupados en la construcción! La Pausa estará lista el próximo año y lo esperamos con muchas ansias.

FNW: ¿Qué pensaría Coco Chanel si viera el desfile de hoy?
BP: Si yo fuera Coco, estaría muy orgullosa de tener como sucesora a Virginie Viard con su modernismo, su gusto y su forma de embellecer a las mujeres. En mi opinión, es muy valiente de venir aquí y ocupar el espacio entre Coco y Karl, con la familia real en el medio. Eso es un acto audaz.

Copyright © 2022 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.