×
Publicidad
Por
EFE
Publicado el
1 dic. 2015
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Camisa blanca, un lienzo para escribir el futuro gobierno de España

Por
EFE
Publicado el
1 dic. 2015

Como si hubieran leído antes de vestirse el verso del poeta Blas de Otero "España camisa limpia de mi esperanza", los candidatos a la presidencia del Gobierno Albert Rivera, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias acudieron al debate con camisa blanca, "un lienzo en el que escribir el futuro de España".

Albert Rivera, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, los protagonista del debate - Efe Estilo


Cada uno de ellos posee su sello y estilo personal, con el que defienden su propia estrategia política, pero ayer los tres coincidieron en lucir camisa blanca, "un color que expresa higiene, aire fresco, regeneración política y por qué no un lienzo en blanco en el que escribir el futuro de España", ha comentado hoy a Efe Antoni Gutiérrez-Rubí, asesor de comunicación y autor del libro "La transformación digital y móvil de la comunicación política".

Los candidatos protagonizaron un debate online "moderno", "fresco" y "ágil", un hito político que abre una nueva era en la que el tuteo entre los candidatos proyecta una mayor "cercanía" y "complicidad".

Mientras Rivera apostó por un traje de chaqueta azul marino aderezado con una corbata estrecha a rayas tonos azules, Sánchez prefirió prescindir de este complemento masculino para buscar un estilismo más casual.

Sin embargo, Iglesias se presentó con su habitual estilo, en mangas de camisa y recogidas en varias vueltas hasta el codo. "El estilismo contemporáneo y natural de estos tres candidatos representaba muy bien a la sociedad media española", dice Gutiérrez-Rubí, quien ha escrito artículos como "Lecciones de la campaña de Obama" o "Los tristes no ganan elecciones".

Organizado y transmitido por la edición digital del diario El País, este debate se ha convertido en "trendig topic" global, lo que demuestra "que la política interesa, un buena noticia para la democracia".

Con este debate a tres ha llegado a la política la era del tú a tú. "Sin complejos y con gran seguridad, Rivera, Sánchez e Iglesias demostraron que se puede hacer política seria con cercanía y un halo de complicidad", expresa este consultor político, quien considera que el tuteo es el símbolo de la política "moderna".

Durante el debate hubo reproches y duros enfrentamientos, pero también hubo una cierta "camaradería" entre los tres políticos "un reflejo que expresa que pertenecen a una misma generación, además de ser conscientes de que tienen todo un futuro político por delante en el que tendrán que trabajar juntos".

Gutiérrez-Rubí considera que estos candidatos a la presidencia del Gobierno "gesticulan bien y mueven su cuerpo en función del discurso", apunta el analista, autor de "Elecciones USA 2012: Los 12 factores decisivos".

Nada más empezar el debate los tres estaban tensos, "salían a por todas", pero a los pocos minutos "ya sabían perfectamente dónde estaban las cámaras y hablaban con naturalidad".

Una naturalidad que junto a sus tablas en televisión llevó a Pablo Iglesias a ejercer de moderador. "Fue una situación excesiva, casi cómica, pero resultó simpática cuando Pedro Sánchez le espetó 'ni que fueras el moderador' o Albert Rivera le dijera 'cómo has cambiado, Pablo'".

En cuanto a la actitud, según Gutiérrez-Rubí, Rivera fue el que más habló de futuro, Iglesias el más incisivo y crítico y Sánchez el más comparativo.

Fue un debate a tres novedoso y contemporáneo, casi a camisa descubierta y envuelto en un papel tan campechano como efímero, porque, quizá, cuando vuelvan a verse las caras en el Congreso de los Diputados tendrán que entonar el 'usted' y el 'señoría'. 
 

© EFE 2022. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.