Celine pone New Wave y New Order en la Plaza de la Concordia

Hedi Slimane ha sido el encargado de poner la guinda al espectáculo de la Semana de la Moda masculina de París con una colección poderosa que abre un nuevo capítulo para el creador, esta vez inspirado por la vida trepidante de Londres.


Celine

A lo largo de su carrera, Hedi Slimane ha hecho referencia a los exilios culturales que él mismo se ha impuesto. Primero en Dior Homme, donde sus largas temporadas en Berlín impregnaron su trabajo de toques techno y siluetas más expresionistas. Seguidamente, en Saint Laurent, su estancia en Los Ángeles le condujo a una completa renovación, una tendencia hippie chic inspirada de la costa oeste de Estados Unidos. La última etapa de este periplo: una inmersión en la capital británica, cuyas influencias enriquecen el conjunto de esta colección.

“Me marché a Londres el pasado mayo por primera vez, fue cuando me di cuenta que estaba pasando por alto toda esta creatividad que explota en la escena londinense. Estaba al corriente de algunas cosas, pero esto me abrió verdaderamente los ojos y comencé haciendo fotografías. Al final, me quedé unos cuantos meses”, comentó Slimane en el backstage de su desfile.

En un primer momento, el creador parisino se inspiró del movimiento New Wave de finales de los setenta, pero sin renegar de su propio universo. Al igual que ya había reinterpretado la contracultura californiana en Saint Laurent, traduciéndola en una nueva actitud rock’n’roll, este domingo, la New Wave fue la elegida por su mirada: amplios volúmenes, una silueta modernizada y tejidos de acabados metálicos.

Después del desfile, como estaba previsto, los críticos se desataron en Internet, exclamando que Hedi Slimane continúa haciendo el Hedi Slimane. Los que entre nosotros hemos tenido la suerte de haber realmente vivido las épocas New Wave y No Wave, y que hemos tenido la suerte de entrar en el CBGB o en el Mudd Club en su mejor época, sabremos responder con un claro ‘no’.

Pantalones anchos remangados, cazadoras moteras, abrigos con estampados animales, perfectos de alta costura esculpidos como sillas de montar, vestimentas diseñadas para un dandy disoluto: todo el armario masculino ha sido revisado por Hedi Slimane. Añadiendo un toque contemporáneo, sin olvidar el factor comercial que el diseñador siempre consigue aplicar a sus colecciones, sin importar la maison para la que esté creando.


Celine

La invitación, en forma de libro, no presentaba fotografías, sino grandes estampados gráficos en blanco y negro.

Hay que reconocer que ningún diseñador utiliza la luz y la oscuridad con la maestría de Hedi Slimane. Éste se encargó de construir una caja negra en el lado este de la plaza de la Concordia, rodeada por barreras de hormigón negro. A uno de los lados de la caja, una enorme ventana, de forma que los modelos tenían como telón de fondo la iluminada avenida de los Campos Elíseos. El desfile fue iniciado por la aparición de una escultura de luz, una bola gigante compuesta de neones, flotando lentamente sobre la pasarela. Y concluyó con un solo de saxofón apasionado, por James Chance. El autor de estas líneas volvió a ver los días felices de su juventud, cuando pudo asistir a un concierto de esta leyenda de la No Wave, acompañado de su grupo de jazz, The Contortions, en la Danceteria.

“Quería capturar lo que hoy ocurre en la música y cómo evoluciona. Por eso pedí a James Chance que viniera a tocar”, explicó Hedi Slimane, particularmente relajado tras el desfile. En contraste con James Chance, célebre por su costumbre de agredir a los espectadores al final de sus desfiles.

“No te relajes en la noche oscura, lo anciano debería arder y delirar hasta que el día caiga”, decía el poeta Dylan Thomas. No hay posibilidades de que esto ocurra, ni a Hedi ni a James.

Traducido por Rocío Alonso Lopez

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Lujo - OtroDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER