×
Publicidad
Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
5 oct. 2022
Tiempo de lectura
7 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Chanel, A.W.A.K.E Mode y Louis Vuitton ponen el broche a la Semana de la Moda de París

Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
5 oct. 2022

En la última jornada de una temporada internacional de desfiles de 26 días, Chanel ofreció un magnífico desfile de Virginie Viard en homenaje a "El año pasado en Marienbad"; Nicolas Ghesquière creó una colección que marca la agenda de Louis Vuitton y A.W.A.K.E. Mode volvió a París con una energía experimental. 


Chanel Bienvenidos a Marienbad



La estrella de cine era estadounidense y los fotógrafos holandeses, pero fue la colección más francesa que hemos visto de Chanel en mucho tiempo, presentada de forma impecable ante un enorme telón de fondo del clásico del cine "El año pasado en Marienbad".


Chanel - Primavera-Verano 2023 - Ropa de mujer - París - © PixelFormula


Una colección primavera/verano 2023 puesta en escena ante una pantalla gigantesca de 200 metros de largo y 10 de alto, que proyectaba la película de 1961 en blanco y negro, y a su protagonista Delphine Seyrig, que los historiadores de la moda recordarán que iba vestida principalmente de Chanel.

Una flota de cientos de limusinas con choferes trasladó a unos 1500 invitados al desfile en el Grand Palais Efímero, en el que dos túneles de entrada presentaban un collage de imágenes históricas y una nueva campaña publicitaria protagonizada por Kristen Stewart y rodada por las leyendas de la fotografía Inez van Lamsweerde y Vinoodh Matadin. La presentación del desfile fue un pequeño vídeo de Stewart paseando por París con cuatro seductores vestidos de esmoquin.

"Vivimos un periodo de crecimiento tan acelerado que siento como un latigazo... Es estimulante", dice Stewart, mientras la cámara capta cómo es arrastrada por una fuerza invisible hacia un callejón sin salida parisino.

"Es mucha presión porque estamos en este proyecto de arte cambiante que dura toda la vida. Saber quién eres está sujeto a cambios. No es una noción fija, las morfologías que nos definen y nos unen", continúa, respondiendo a un entrevistador que no se ve, mientras sale de Le Champo, un cine del Barrio Latino de París. Stewart incluso baja por la famosa escalera con paredes de cristal de Chanel de la sede de la rue Cambon, ataviada con un brillante traje blanco de bouclé que luego apareció en el desfile.

El collage también se vio en el look de apertura, en una camisa estampada combinada con pantalones de seda y zapatos planos. Las imágenes de los grandes jardines simétricos de Baviera, donde se rodó la película, quedaron patentes en la camisa y la pantalla.

La directora creativa de Chanel, Virginie Viard, apostó por lo corto esta temporada, convirtiendo la clásica chaqueta de cuatro bolsillos de Chanel en vestido, pero bien subida al muslo. Incluso propuso una versión en color violeta con una solapa delantera. Y cuando Virginie sacaba la chaqueta clásica de tweed de seda, la combinaba con shorts.

El calzado preferido fueron los zapatos de punta negra con tiras de flores combinados con calcetines de rejilla hasta la rodilla. Las prendas no tenían nada de retro, ni en las gabardinas de lunares ceñidas por cinturones metalizados, ni en los vestidos de cóctel de cuero con perlas.

Para la noche, Viard tejió todo tipo de plumas, pedrería y lazos que recordaban la opulencia de la película, aunque ninguna de sus escenas se rodó en la ciudad balneario checa que le da nombre.

"Las películas que hemos visto, las que nos poseen y las que nos inventamos, Marienbad, la Nouvelle Vague, el allure según Gabrielle Chanel, Karl, la noche, las plumas, las lentejuelas, los tacones. Me gusta cuando las cosas se mezclan", señalaba Viard.

Lo que hace especial esta colección es la ambigüedad que define a "El año pasado en Marienbad". En la película, nunca sabemos con certeza si la pareja se conoció un año antes, ya que el hombre insiste, pero la mujer no lo recuerda. En la colección nunca se sabe con certeza la época exacta de las prendas, pero, de alguna manera, todas ellas son una expresión clara del ADN de Chanel: desenvoltura, encanto, elegancia e impertinencia.


Louis Vuitton Nicolas vuelve a marcar la pauta



El deporte se unió a la alta costura, a la ferretería y a los salones recreativos en un desfile tremendamente contundente de Louis Vuitton celebrado en el Louvre, como colofón a cuatro semanas de desfiles en Nueva York, Londres, Milán y París.


Louis Vuitton - Primavera-Verano 2023 - Ropa de mujer - París - © PixelFormula


Por último, pero no menos importante, la colección de Nicolas Ghesquière para Vuitton fue elegante y sorprendente, posiblemente la más brillante hasta la fecha para la marca de lujo. 

El desfile se llevó a cabo en un escenario impresionante, una plataforma circular elevada y gigante, en la que las prendas desfilaron entre cortinas abiertas y un sol brillante que se asomaba a través de un cielo blanco. Un escenario que la marca calificó como un "monstruo floral", por cortesía del artista Philippe Parreno.

Lo que primó fue el maravilloso sentido del humor de las prendas, que incorporaban todo tipo de equipamiento de LV: cierres, hebillas, broches, bisagras y cremalleras gigantes como adornos o como estampados. Una colección heroica. El desfile abrió con unos chalecos y faldas brillantemente cortados, reforzados por tejidos tubos de tejido en forma de acordeón y unidos por tiradores de cremallera de 15 centímetros.

Nicolas reincidió en esa idea con unos estampados impresionantes, en los que cinturones con ojales de un metro de largo recorrían los laterales de las americanas y las mangas se estampaban con cremalleras doradas. Estampados en cuero o seda, estrafalarios, difíciles de llevar, pero inesperados y atrevidos. Después, pasó a la acción con vestidos baby doll de cuero con parches de colores y enormes lazos en la parte delantera.

Además, los ingeniosos bolsos de Ghesquière fueron de primera categoría: como un nuevo e inteligente tote en forma de llavero de cuero, u otro en forma de etiqueta de equipaje enorme.

Sin embargo, lo mejor de todo fue un robusto bolso réplica de la histórica casa de la familia fundadora en Asnières-sur-Seine. Casi una versión de casa de jengibre del original.

En cuanto al calzado, Nicolas volvió a crear algo diferente y propuso unas botas de boxeo combinadas con zapatillas tecnológicas. Ergonómicas, funky y salpicadas de cristales, serán un gran éxito, y serán influyentes.

Hacía tiempo que Ghesquière no creaba una colección que marcara la pauta, que impulsara el espíritu de la moda. Esta colección lo hará. 


A.W.A.K.E. Mode: Experimentos con energía



Una de las voces más convincentes del diseño de moda actual es la de Natalia Alaverdian, fundadora y diseñadora de A.W.A.K.E. Mode, que presentó su última colección en la Catedral Americana de París.


A.W.A.K.E Mode - Primavera-Verano 2023 - Ropa de mujer - París - © PixelFormula


En sus salones sagrados, A.W.A.K.E. Mode presentó un desfile multimaterial y muy experimental, que osciló entre el romanticismo y el refinamiento más brusco. Demasiados diseñadores han salido de la pandemia apostando a lo seguro, aferrándose a sus códigos y ADN. Pero no es el caso de Alaverdian, que tiene el mérito de seguir abriendo caminos nuevos en términos de estructura y visión.
 
Alaverdian es una sastre hábil, que juega con las proporciones de forma audaz en vestidos de algodón con mangas tulipán; chaquetas de béisbol de seda con los hombros abiertos o chaquetas de aviador, además de faldas impresionantes terminadas en la parte inferior por puños de camisa masculina.

Mostró faldas lápiz maravillosas, pantalones drapeados fantásticos y vestidos de cóctel festoneados; además, su sentido del drapeado asimétrico en las faldas acampanadas fue admirable.

Natalia tuvo dos grandes ideas esta temporada, la primera fue el cuero tejido y el mosaico. Lo pudimos ver en unas faldas estupendas de color crudo, beige miel o de color en contraste cortadas a media pantorrilla. La otra fue las intrincadas capas hechas en cuadrados y círculos recortados. Un recurso que utilizó con encanto en los vestidos de cóctel y en los trajes de noche para inaugurar galerías de arte.

Sus experimentos continuaron en los accesorios, desde los tacones de plexiglás metálico hasta las sandalias de malla perforada.

A veces, apetecía pedir a gritos el botón de autoedición mientras apilaba los recortes y las láminas. Las mejores ideas eran casi siempre las más sencillas: camisetas en demin recicladas con un solo hombro y vestidos acampanados de corte al bies.

El desfile contó con un gran elenco y tenía cierto aire vikingo gracias a los peinados de valquiria. Aunque la apertura del desfile con una banda sonora industrial y grandilocuente resultaba extraña al interior de una iglesia. 

La diseñadora salió a saludar brevemente antes de explicar entre bastidores que, como la casa había creado un importante negocio digital durante la pandemia, se sentía más cerca de sus clientes y más capaz de asumir riesgos en sus diseños.

"La estructura y la experimentación con las texturas. Hay muchos elementos que ya había probado antes y todos se unieron esta temporada", sonreía la diseñadora, antes de abrazar a una de sus mayores fans, Doja Cat, con el pelo, el cuello y la cara pintados de color oro.
 

Copyright © 2022 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.