×
Por
EFE
Publicado el
10 jun. 2016
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Chus Burés, el mago de la joyería, el conservador de la materia

Por
EFE
Publicado el
10 jun. 2016

Es un mago del diseño, de la creatividad, de la arquitectura hecha poesía, Chus Burés hace arte a través de joyas elaboradas con materiales poco ortodoxos, pero dignas de estar en un museo, como ahora, un acontecimiento "emocionante" que le ha servido para bucear en sus archivos, removiendo entre los recuerdos.

Chus Burés posa junto a sus joyas en el Museo de Artes Decorativas de Madrid donde se expone su trayectoria. - EFE Estilo


Así se expresa el creador, que ha inaugurado la exposición "La conciencia de la materia" en el Museo de Artes Decorativas de Madrid, y que no quiere definir como retrospectiva.

"La idea era mostrar mi desarrollo como diseñador, una trayectoria visual en un mundo en el que considero que estoy empezando", dice a Efe.

"Siempre pensé que lo que hacía era un churro", comenta al haberse reencontrado con un pasado creativo que, incluso para él, parece difuso. La exposición le ha servido para "mirarse" y "sorprenderse" en la búsqueda de piezas y diseños y "ver la riqueza del estudio de la materia y la investigación" que llevaba cada una.

Piezas realizadas, algunas de ellas, con elementos poco comunes como la seda, plástico, chocolate o el corcho, en especial en su primera etapa donde se pueden encontrar mayor número de "piezas únicas", además de los tradicionales oro y plata y gemas antiguas de otras culturas.

Rememora sus comienzos, y apunta que siempre ha ido a "contracorriente". "Me gustan los acabados brutalistas, la plata rayada o una soldura en una joya", una manera de hacer que considera poco aceptada y entendida en España.

Siempre ha sentido curiosidad por reinterpretar el pasado, su interés por culturas milenarias como la tailandesa o la precolombina le ha llevado a concebir piezas con cuarzos milenarios engarzándolos en un estilo muy contemporáneo, vanguardia del diseño con el "espíritu de reciclar el pasado", añade el diseñador catalán.

Metódico y cuidadoso, desvela que ha guardado casi todos los dibujos de sus piezas y que ha revisado más de 20.000 bocetos para conseguir una panorámica de su trayectoria reflejada en la exposición, que dice mucho de quien las creó.

"Me he dado cuenta de que no he perdido el tiempo, ha sido emocionante mirar atrás, aunque me queda mucho por hacer", desvela Burés.

Exigente consigo mismo, desvela que le hubiera gustado dedicarle más tiempo a cada proyecto. Diseñador, empresario multitarea, incide en que la joyería no está apoyada por la industria.

"Si eres creador y te sales de las corrientes del mercado, o eres tu propio productor o emprendes un camino internacional", dice sin resquemor, y cita que ya en su tiempo lo hicieron Balenciaga o Paco Rabanne.

"Las mujeres neoyorkinas o parisinas buscan lo original" en una joya, de ahí el éxito de sus piezas en estos mercados, donde Burés vende el 80 por ciento de su producción, también en Japón, lugares donde sus joyas han dado el paso a piezas de coleccionista.

Burés advierte de que las joyas no van asociadas a la moda, porque "una joya es para siempre. No pasa de moda", de ahí que no tenga en cuenta el mercado, porque tiene una conexión con un público fiel que "admira" sus diseños.

Si se habla de Chus Burés, es inevitable hacer referencia a que fue el creador de la emblemática horquilla que lucía Assumpta Serna en "Matador", en una vitrina de la exposición. Su colaboración con Almodóvar le dio el salto a la fama, pero sus clientes, entre los que están Rossy de Palma o Marisa Paredes, no desfilan a diario por las alfombras rojas.

Sus colaboraciones con artistas como Miquel Barceló, Jesús Soto o Louise Bourgeois le llenan de satisfacción y asegura que le han hecho crecer, algo a lo que también ha contribuido su trabajo con orfebres que atesoran conocimientos que pasan de generación en generación.

Define las joyas como elementos de comunicación, "lanzan mensajes", sus clientas le cuenta que las suyas "siempre dan pie a conversaciones", comenta divertido, pero además contienen una carga "simbólica" muy grande. "Son elementos identificativos de la persona", concluye Burés.

© EFE 2022. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.