De Armani a Lacroix, Chakra o Tibusch, el invierno 2009-2010 brillará

París, 7 jul (EFE).- Cada modelo una joya, cada desfile un tesoro, ésta es la consigna unánime a la que hoy, más allá de la crisis, dijeron sí los modistos de la alta costura, de Armani a Lacroix, Chakra, Zuahir Murad o Eric Tibusch.


Giorgio Armani alta costura invierno 2009

Sin contar con firmas como Chanel, que mostrará sus ideas para la próxima temporada invernal al final de la jornada y que estos días presenta una increíble colección de alhajas en sus salones de la plaza Vendôme, con ocasión de las colecciones de alta costura.

A la espera de que Karl Lagerfeld revele sus ideas Chanel en esta segunda y penúltima jornada de desfiles de lujo, las pasarelas vieron hoy las más suntuosas materias primas y el corte más exacto, iluminados de piedras preciosas, pieles, plumas, bordados, incrustaciones y abundante azabache.

La pedrería negra iluminó con su misterioso resplandor un sinfín de modelos de diferentes modistos como Chakra, Zuhair Murad, o Eric Tibusch, en su inesperado homenaje póstumo a Michael Jackson.

Inesperado porque su objetivo era otro cuando hace unos meses decidió celebrar con sus diseños el retorno a los escenarios del rey del pop, que debería haber comenzado una serie de 50 conciertos en Londres desde el 17 de julio.

Llevado por su amor por lo masculino-femenino y por el universo musical y el estilo de Michael Jackson, el modisto bautizó "Evolution" a su nueva colección, y soñó en ella el encuentro imposible de la leyenda Jackson con la de Marlène Dietrich.

Estaba lejos de sospechar que el día del desfile sería también el día de los funerales del artista, pero, como prometieron sus portavoces, el "espíritu rock fatal" y "pop n' glam" estuvieron garantizados.

Cazadoras que bien podría haber lucido el maestro; pantalones tan ajustados que eran casi medias hasta los tobillos, donde se ensanchan levemente; abundancia de cremalleras; cinturones varios atravesando la figura sobre corbatas de azabache y blusas transparentes, fueron algunas de sus características.

Plumas amarillas, boleros y chales de zorro, estampados cebra, bordados de flores y cristales dorados y rosas, completaron algunos de sus espectaculares diseños.

La gran emoción del día fue, no obstante, la que acompañó la presentación de Christian Lacroix, firma que atraviesa serios problemas económicos y cuyo futuro es incierto, pero que hoy recibió el apoyo, los aplausos y las ovaciones de su público.

Fue una minicolección creada con restos de tejidos de otras anteriores, y con el apoyo de amigos generosos, entre ellos los responsables del Museo de las Artes Decorativas, junto al del Louvre, que brindaron sus salones al talento del célebre modisto.

Lacroix arrasó con su vestido de novia, en blanco roto con bordados en oro y salpicado de flores amarillas, rojas y azules.

Por su parte, ante un panel de celebridades considerables, entre ellas Claudia Cardinale, Cate Blanchett y Emanuelle Béart, Giorgio Armani Privé celebró la noche y el champán, y propuso a sus mejores clientas vestir de negro, de azul muy oscuro y de suaves dorados.

A veces las vistió también de negro y plata, con vestidos de escote palabra de honor, bordados e ilustrados por un enorme collar plateado y sombrero a juego, a tono con una colección en la que celebró la típica elegancia de los años 40.

El lujo máximo recibió hoy en París el apoyo de otros modistos como Gustavo Lins, Givenchy y Dominique Sirop, dentro del calendario oficial de la Federación de la alta costura, mientras que en el también muy suntuoso "off" mostraron sus ideas Xuan-thu nguyen, Alexandre Vauthier y Basilsoda, entre otros artistas.

Lola Loscos

© EFE 2019. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.

Lujo - Prêt-à-porterDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER