×
308
Fashion Jobs
STARLITE
Director(a) Comercial
Indefinido · MADRID
LUXE TALENT
Recruitment Consultant Mode et Retail H/F
Indefinido · BARCELONA
KALEOS
Senior Buyer
Indefinido · BARCELONA
LOUIS VUITTON
Stock Associate - Barcelona Paseo de Gracia Global Store
Indefinido · BARCELONA
STARLITE
Comprador(a)
Indefinido · MADRID
LUXE TALENT
Sales Assistant 30h Con Chino (Las Rozas Village)
Indefinido · MADRID
CONFIDENCIAL
Coordinador Retail
Indefinido · MADRID
PAGE PERSONNEL
Sales Assistant Joyería. Perfil Asiático. Eci Serrano
Indefinido · MADRID
LUXE TALENT
Sales Assistant Tailoring Specialist (Eci)
Indefinido · ALICANTE (ALACANT)
LUXE TALENT
Sales Assistant Tailoring Specialist (Eci)
Indefinido · SANTA CRUZ DE TENERIFE
ASICS
Key Account Manager
Indefinido · BARCELONA
RETAIL TALENT GROUP
General Management Stores (3 Stores Moda Premium)
Indefinido · LA ROCA DEL VALLÉS
BUTTON WATCH
Marketing Manager
Indefinido · MADRID
YOU ARE UNICORN
Comprador Senior Circular - Barcelona
Indefinido · BARCELONA
SCALPERS
Store Manager - Outlet Mallorca
Indefinido · PALMA
CONFIDENCIAL
Assistant Store Manager
Prácticas · PALMA
CHRISTIAN DIOR COUTURE
Showroom Assistant Intern
Prácticas · MADRID
MURPH
Digital Marketing Junior
Prácticas · MADRID
LVMH PERFUMES Y COSMÉTICOS
Beca Administrativa Dior
Prácticas · MADRID
STUART WEITZMAN
Store Manager
Indefinido · LAS ROZAS DE MADRID
ANTONY MORATO
HR Business Partner - Espana
Temporal · BARCELONA
ADOLFO DOMINGUEZ
Director/a de Arte-Produccion
Temporal · SAN CIPRIÁN DE VIÑAS
Publicidad

De Chanel a Gaultier o cuando los diseñadores de moda se ponen a bailar

Por
AFP
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
today 11 dic. 2019
Tiempo de lectura
access_time 4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Hace un siglo, Chanel revolucionó el traje para los Ballets Rusos. Desde entonces, los diseñadores de moda han entrado regularmente en el "laboratorio" de la danza para explorar el cuerpo y crear de manera diferente.


El manifiesto "Couturiers de la danse"


"En la danza, los diseñadores de moda se encuentran en un universo de cuerpos que se mueven, que caen al suelo, que se frotan, que están desgastados. Debemos mantener el espíritu de alta costura y cumplir con los requisitos prácticos", explica a AFP Philippe Noisette, curador de la exposición "Couturiers de la danse" en el centro nacional de vestuario y escenografía (CNCS) de Moulins, en el centro de Francia.

Monos con jersey, "material de ropa interior" creados por Chanel, trajes barrocos de Gianni Versace para La Scala o Maurice Béjart, uniforme de marinero de Jean Paul Gaultier, tutús cuadrados en Viktor & Rolf o corte láser en Iris Van Herpen, pasando por el plisado de Issey Miyake por los ballets de William Forsythe: con 120 trajes, el CNCS rinde homenaje a estas prestigiosas colaboraciones.

Desde los tutús a las zapatillas, el museo Kunstmuseum de La Haya presenta "Let's Dance!", Una exposición sobre la relación entre la moda y la danza.

En el "laboratorio" de la danza, los diseñadores de moda contienen su ego al servicio de los artistas y directores: el traje no debe obstaculizar los movimientos ni oscurecer la coreografía.

Al contrario que en la pasarela, con modelos generalmente reducidas a ser perchas móviles: mirada ausente, prohibición de sonreír, fundiéndose en la colección.


Christian Dior, primavera- verano 2019, Alta Costura - Foto: Jasper Abels| Styling: Maarten Spruyt | Make-up: Mascha Meyer/Kunstmuseum Den Haag


Los creadores "aprenden mucho de este encuentro. No están ahí para vender la ropa, solo para darles un buen momento a los espectadores. Hay algo gratis, a diferencia de la moda con sus colosales inversiones en desfiles", subraya Philippe Noisette.


Tonos piel



"A menudo, los coreógrafos tienen mucho miedo a la ropa (...) que no ocupe mucho espacio y no distorsione su propósito", le dice a AFP la modista francesa Adeline André, quien proporcionaba vestidos-pantalones de colores pastel a los bailarines de la estadounidense Trisha Brown y ha colaborado con el ruso Alexey Ratmansky.

Esto explica la abundancia de trajes de color carne, ya sea que estén cubiertos con lentejuelas como las de Balmain por Olivier Rousteing, decoradas con encaje (Riccardo Tisci, ex-Givenchy) o bordadas con flores en Dior, por Maria Grazia Chiuri.

"Los colores se borran para que podamos ver más del cuerpo, la emoción viene de allí. Teñimos los bodies del color de la piel de los bailarines", dice Adeline André.

En "Psyché" de Ratmansky, los "villanos" llevan sin embargo vestidos que evocan a pulpos, en morado y verde crudo.


Balmain para el ballet "Renaissance"


Para la modista, las principales limitaciones son que los bailarines "sudan mucho y, por lo tanto, los trajes deben lavarse todos los días", y debemos asegurarnos de que las telas no se rompan en el momento de la actuación. Durante su primera colaboración, un vestido se "agrietó durante el ensayo general".


Desfiles-espectáculos



Gracias al baile, el japonés Issey Miyake terminó encontrando una fórmula mágica de sus icónicos pliegues “Pleats please”, “un traje que va para todo el mundo, nunca se arruga y que podemos lavar tantas veces como queramos”, dijo Philippe Noisette.

En los años 90, los bailarines de Forsythe se unieron a las modelos de Miyake en un desfile, algo sin precedentes en aquella época, aunque cada vez más común en la actualidad.

Durante los dos últimos desfiles-espectáculos en París de la casa japonesa, las modelos han bailado, patinado y hecho acrobacias.

Hoy, "la danza está en todas partes, en el urbanismo, el cine... Los diseñadores de moda se sienten atraídos por este encuentro alrededor del cuerpo, este universo de lo instantáneo". Y los desfiles de moda se están volviendo cada vez más espectaculares, diseñados como shows", dice Delphine Pinasa, directora del CNCS.

En septiembre de 2018, la diseñadora de Dior, Maria Grazia Chiuri, se asoció con la coreógrafa israelí Sharon Eyal para un desfile en el que modelos con faldas aéreas pasaban junto a bailarinas con trajes de segunda piel. Una colección inspirada en el "baile como acto liberador" cuyas piezas están expuestas actualmente en La Haya.


Uno de los trajes de William Forsythe


Compartir este tipo de experiencia creativa "le permite tener otra mirada sobre la moda", explicó la estilista a AFP.

El “enfant terrible” de la moda, Jean Paul Gaultier, siempre ha presentado sus desfiles como "óperas". En 1985 firmó una de las muchas colaboraciones con la coreógrafa Régine Chopiot, Le Défilé, "con trajes imposibles" como el de los senos cónicos, que más tarde hizo mundialmente famoso Madonna.

Admite en el catálogo de la exposición que algunos de sus conjuntos "no eran fáciles para bailar". "Una crinolina de lana, ¡buena suerte!”.

Copyright © AFP. Todos los derechos reservados. La reedición o redifusión de los contenidos en esta pantalla está expresamente prohibida sin el consentimiento escrito de AFP.