De las mujeres amazonas de Dior a las románticas de Christophe Josse

Christian Dior, John Galliano
Dior Couture primavera-verano 2010
Photo : Francois Guillot/AFP
París, 25 ene (EFE).- Las influencias ocultas que llevaron a Christian Dior a crear el "New Look" inspiraron a John Galliano su colección de alta costura para el verano 2010, mientras Christophe Josse buscó su ideal femenino en el romanticismo y Georges Chakra en la pura feminidad, según comentó a Efe.

De pasarela en pasarela, la excelencia dominó esta primera densa jornada de colecciones de lujo máximo que sólo París puede ofrecer, entre otras razones por ser la alta costura una marca registrada, pero también por el inimitable saber hacer de los artesanos franceses.

Para mayor placer de su público, Galliano volvió a elegir la céntrica sede de la firma, en la Avenida Montaigne, a la hora de presentar su alta costura, en detrimento del hasta hace poco tradicional y lejano Club de Polo.

Un lugar perfecto para explorar con sus invitados los precedentes del "New Look", con una colección aplaudida entre otras personalidades y famosos por Paz Vega, Jaime de Marichalar, Dita Von These y Madi Chang.

Como es tradición, las ovaciones no faltaron cuando el artista salió a saludar a juego con su último desfile, vestido como un jinete de doma clásica de caballos.

Galliano acababa de explorar el nacimiento de los revolucionarios volúmenes de aquella "Nueva Apariencia" de 1947, enfocando al modisto estadounidense Charley James que la inspiró a Christian Dior, en un momento en el que la mujer seguía sumergida en la infinita austeridad de la posguerra.

No puede ser totalmente casual que el modisto gibraltareño haya querido trasladar al inicio del siglo XXI el origen del histórico "New Look", cuando todo el mundo querría vivir una verdadera poscrisis.

En cualquier caso, inspirado en la clientela favorita de Charley James (1906-1978), entre la que abundaban las mujeres que montaban a caballo, a principios de siglo sentadas con las dos piernas de lado, Galliano creó chaquetas amazona rojas, fucsia o negras, sobre faldas también de lana, color carbón y blanco roto.

Reflejo actualizadísimo del ideal femenino reinante en EEUU a finales del siglo XIX y principios del XX, las famosas "Gibson Girl", bellas, libres, inteligentes e independientes, las chaquetas estivales del lujo Dior podrán teñirse también de delicado azul pálido, melocotón, rosa o frambuesa, con bordados y superposiciones de puntillas sobre tul.

Serán de cuello asimétrico y se combinarán con faldas de tul o puntillas drapeadas, color violeta, blanco roto y verde, amarillo o azul pastel.

En otras ocasiones, la silueta femenina del verano que viene se enguantará con Dior en vestidos de lana, piqué de algodón y grain de poudre, rojo, beige o blanco roto.

Pensando en esas "Chicas Gibson", de formas generosas y feminidad bien asumida, y en la excéntrica millonaria estadounidense Millicent Rogers, coleccionista y gran clienta de James, Galliano creó voluminosos vestidos y faldas de baile cortadas asimétricamente.

Nueva evocación de aquellas no menos inmensas faldas portadas por las amazonas del siglo pasado, construida aquí en satén de dos tonos diferentes, como magenta y azul petróleo, zafiro y chocolate, azul cielo y pistacho o rosa pálido y caramelo.

Por su parte, Christophe Josse fue uno de los primeros en presentar su colección, exquisita, romántica y transparente, por ejemplo en modelos como su vestido de novia final de talle bajo, de torso levemente visible y falda de volantes con cola abierta a un lado hasta casi las caderas.

Curiosamente, tanta audacia reunida no impedía que el conjunto fuese al mismo tiempo un modelo de candor.

Fuera del calendario oficial de la Cámara Sindical, Georges Chakra deleitó a su público en la Escuela de Bellas Artes de París para mostrar su verano 2010, inspirada "en un jardín un poco excepcional" el de la feminidad en movimiento.

En él, las rejas produjeron vestidos cortos calados u opacos, que en realidad son verdaderas joyas bordadas de cristal, portadas tal cual o bajo vestidos de tul transparentes.

Vestidos cortos por delante y largos por detrás, con volúmenes de tul en el posterior, vestidos largos de cola, blancos y azules, beige, salmón o negros, enteramente bordados o llenos de drapeados y volantes, siempre construidos con materias nobles, fueron algunas de las características de su colección.

Lola Loscos

© EFE 2019. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.

Lujo - OtroDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER