Delfín: "EE.UU. funciona al revés que España, están deseando descubrirte"


David Delfin - Diastema: primavera-verano 09
Madrid, 2 sep (EFE).- David Delfín vive "un maratón emocional diario" provocado por su desfile, el próximo día 10, en la New York Fashion Week, donde presentará su colección "Playback". Desde que fue la primera vez todo han sido ventajas, algo que se explica porque "allí, al revés que en España, están deseando descubrirte".

En su taller, un pequeño pero eficiente equipo que le ha acompañado toda su carrera da los últimos toques a la colección, mientras David Delfín recorre las habitaciones supervisando los detalles y cuenta a Efe cómo la primera vez que llegó a las New York Fashion Week, el pasado febrero, tenía unos nervios distintos a los que le atenazan ahora.

"Entonces iba inconsciente porque no sabía dónde me metía, pero ahora sé lo que hay", apunta el diseñador, que entró en el mundo de la moda creando la polémica más grande de los últimos tiempos al hacer desfilar a las modelos con las cabezas tapadas. Y que fue reconocido poco después con el premio Cibeles a los Jóvenes Diseñadores.

Su carrera siguió vertiginosa, y tras un viaje por Japón, David Delfín, cuya inquietud es uno de sus rasgos esenciales, sintió la necesidad de ir a un lugar donde nadie le conociera para "pasar el examen" y así, con la aparente ligereza con que el creador hace las cosas, se lanzó a la Semana de la Moda de Nueva York.

"Mi ropa encaja con esa ciudad. Lo creativo y lo comercial tienen que sumar, no ir cada uno por su lado, y eso se adapta a lo gustos de mucha gente de Nueva York que no busca extravagancias y que conecta con esa idea que hay detrás de lo que creo", apunta el modisto.

Llegó a la New York Fashion Week fue partir de cero: "No teníamos nada y entonces no había tiempo de preocuparte, ni de pararte, solo de ocuparte de todo. Fue una experiencia imposible de olvidar", explica un David Delfín al que todavía sube la adrenalina al contarlo

Este año, ya está todo más planificado, han elegido la carpa de los desfiles en el centro de la ciudad y, como le gusta decir: "Los compradores ya están allí".

Algo que puede resultar extraño, de hecho al propio Delfín se lo pareció en su momento. "El objetivo de la primera colección era darnos a conocer, pero ya después del desfiles nos tantearon y el proceso de ventas se adelantó".

Y añade: "Ocupamos varias portadas de moda y descubrimos que la rapidez y la agilidad son parte esencial de ese mercado y que no se pueden perder oportunidades".

David Delfín llevará a Nueva York su colección de Primavera Verano 2010 "Play Back" en la que deja de lado el negro por segunda vez en su carrera,(la anterior -recuerda- fue la polémica de las mujeres con las cabezas tapadas). El azul marino toma el lugar del negro y hay un color, el verde, con el que juega en distintas tonalidades.

"Ahora mismo no puedo hablar de la colección porque aún no sé de qué va", apunta un momentáneamente desorientado David Delfín, quien acto seguido ya suelta de corrido: "Es un picoteo total con un componente Da Dá. Es menos oscura y dramática. Antes todas lo eran porque ahí me manejo muy bien, desplazo el dramatismo de mi vida al trabajo, pero esta vez no tanto".

David Delfín no olvida Madrid, por eso a su vuelta de Nueva York presentará su colección en Madrid el próximo día 18 y otra vez padecerá el mismo miedo escénico que le persigue ante cada desfile: "Me meto p'a dentro. Me convierto en un autista y obsesivo y tardo dos horas en volver a este mundo porque durante ese tiempo sólo realizo movimientos mecánicos".

Entre sus planes, Delfín se muestra cauto: "El reto es mantenerse", afirma, para luego ir comentando pasos posibles como el de presentar en Nueva York otras colecciones en otras ferias paralelas a las semana de la moda.

Mercedes Cerviño

© EFE 2019. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.

Lujo - Prêt-à-porterDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER