×
Publicidad
Publicado el
10 mar. 2021
Tiempo de lectura
4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Desigual entra en números rojos y contrae su facturación un 38,8 % hasta 360 millones de euros

Publicado el
10 mar. 2021

La pandemia golpea con dureza a Desigual. Una crisis alcanzó a la compañía barcelonesa justamente cuando empezaba a levantar la cabeza y recoger los primeros frutos de la transformación de su negocio, tras la salida de Eurazeo de su capital, y la renovación de su imagen de marca. Inmersa en un plan de reorganización desde 2015, año en el que empezaron a retroceder sus ventas, Desigual sufre ahora uno de los peores años desde su fundación en 1984.


Ultima colección de Desigual junto a Christian Lacroix - Desigual


Cuando Thomas Meyer se lanzaba a comparecer por primera vez ante la prensa, en febrero de 2020, el coronavirus se contemplaba aún como una problemática circunscrita al continente asiático, con su consecuente impacto en las ventas en los mercados de la región, así como sobre la producción y la logística. Pese a la total prudencia ante la evolución del virus, el fundador de la enseña catalana se mostraba "satisfecho" ante los resultados del ejercicio 2019, si bien representaba el cuarto ejercicio de caída de ventas. "Nos encontramos donde tenemos que estar", admitía, orgulloso de haber reestructurado el tamaño de la compañía, destacando que los "años difíciles" vividos por la empresa le habían dado la oportunidad de reinventarse. Y añadía: "Desigual nació de la necesidad de adaptarse a las circunstancias".

Una filosofía imprescindible para sobrellevar la compleja situación impuesta por la pandemia, que ha impactado con violencia las ventas de la enseña al suponer una contracción de la facturación del 38,8 % hasta 360 millones de euros, que contrastan con los 589 millones euros facturados por la compañía un año antes, cuando la caída de las ventas se situaba en el 10%.

El gran crecimiento online no obra el milagro



Como en el caso de otras empresas del sector, el canal online ha representado el chaleco salvavidas en el naufragio provocado por la pandemia. Así, Desigual experimentó un crecimiento de la facturación a través de internet de hasta el 48,6 % hasta los 100 millones de euros. No obstante, pese a representar ya un 28 % de la facturación de la marca impulsada por Thomas Meyer, la compañía ha precisado que este desempeño positivo "no ha permitido compensar el impacto del Covid-19". En 2020, la empresa invirtió hasta 18 millones de euros en el impulso digital y la implementación de procesos IT y logísticos "para dar apoyo a la digitalización".

Frente a los beneficios de 7,5 millones de euros registrados en 2019, Desigual ha cerrado el año con un resultado neto negativo de 83 millones de euros. Por su parte, la caja es positiva, situándose en 108 millones de euros, gracias a "la agilidad y la rapidez en la toma de decisiones en la primera fase de la pandemia", además de las medidas de "control de stocks y reducción de de costes". Para Desigual, esta situación le "permite afrontar los retos de futuro con una estructura financiera saneada y sin endeudamiento".

Tal y como ha informado la compañía este miércoles 10 de marzo, coincidiendo con la publicación de sus resultados financieros anuales, Desigual concentra el 65 % de sus ventas en España, Francia, Italia y Alemania. 4 mercados europeos en los que, en 2020, los cierres impuestos por la pandemia fueron muy significativos: un 33 % de los días aperturables en Francia, un 28 % en España, un 26 % en Italia y un 22 % en Alemania. Asimismo, la marca ha acusado "la caída del tráfico en los periodos entre las diferentes olas y la drástica reducción del turismo", especialmente en España, el primer mercado para el negocio de Desigual. De esta forma, en el pasado ejercicio las ventas orgánicas en tiendas físicas cayeron un 45 %.

Objetivo: resultados positivos en 2021 y normalidad en 2022



"2020 ha sido un año absolutamente excepcional y complejo, con un impacto enorme de la pandemia en nuestros principales mercados. Hemos aprovechado este año de transición para acelerar proyectos clave de futuro mientras asegurábamos la solidez financiera de la compañía", ha declarado Alberto Ojinaga, director general de Desigual, subrayando que "las medidas de contención de gastos y gestión del stock han asegurado una saludable situación de tesorería.

De cara al ejercicio en curso, la empresa está preparada para un 2021 "complicado". "A día de hoy, todavía tenemos casi un 50 % de las tiendas afectadas por cierres totales o de fin de semana", explica el dirigente, detallando que "sin embargo, la aceleración de proyectos para la renovación  del producto, el reposicionamiento de marca y el desarrollo del negocio digital, que ya están empezando a dar frutos, permiten mirar al futuro con optimismo". De esta forma si "el sistema de vacunación permite alcanzar en verano cierta estabilización de la situación, el director general sostiene que la previsión es "retornar a los beneficios este mismo año y recuperar la normalidad en 2022".

Para el responsable, la apuesta de futuro pasa por un modelo omnicanal que garantice la mejor experiencia de compra del cliente a través de la expansión de la tienda online, para la que anunciaron su llegada a un centenar de mercados el pasado febrero. "El objetivo es que en 2023 la suma de las ventas que realizamos a través del canal digital y las procedentes de geografías de fuera de Europa representen un 60 % de la facturación total", ha indicado sobre un porcentaje que, actualmente, se sitúa en el 45 %. Los avances en este proyecto permitirán que la plataforma e-commerce de la marca esté disponible en 150 países antes de acabar el año. "Tenemos como prioridad estar cerca de los consumidores y acelerar la digitalización de la compañía", ha concluido Alberto Ojinaga.

Copyright © 2021 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.