×
Por
EFE
Publicado el
22 sept. 2009
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Diversidad y entretenimiento en la clausura de la 50 edición de Cibeles

Por
EFE
Publicado el
22 sept. 2009

Madrid, 22 sep (EFE).- Cibeles Madrid Fashion Week pone fin a la celebración de sus primeros veinticinco años con una jornada caracterizada por la diversidad y por ser una de las más entretenidas del programa de esta quincuagésima edición.


El Delgado Buil - primavera-verano 2010 / Foto : Pixel Formula

A pesar de que este día estaba dedicado a los diseñadores más jóvenes y a los menos experimentados, sólo tres o cuatro pueden incluirse en esta categoría.

La veterana Sita Murt presentó "El instante", una de sus colecciones más trabajadas, según la diseñadora, en la que ha querido reflejar ese momento mágico que vive cada mujer.

Y lo hace con unas propuestas en blanco y dorado y con unos "looks" pensados para realzar la silueta, con cortísimas faldas o con prendas que se ajustan con cinturones.

Bordados hechos a mano, chapas cosidas, lentejuelas de metacrilato bordadas o pintadas, puntos viscosos con hilos dorados en una presentación en la que ha sacado un vestido elaborado en macramé. Para completar, unos zapatos muy especiales con tacones de metacrilato diseñados por ella.

En el polo opuesto, Carlos Díez presentó una colección deportiva, bajo el nombre de "Sir", con una puesta en escena divertida pero una seria sastrería en piezas unisex.

Apoyadas por sus numerosos seguidores, las dos diseñadoras que forman El Delgado Buil han contado con la colaboración de cuatro jovencísimas "majorettes" para presentar una colección inspirada en los clásicos vestidos de estas animadoras.

En sus propuestas unisex, los grandes volantes son protagonistas indiscutibles y recorren tanto las gabardinas como los pantalones masculinos. Triunfo también de la piel en diferentes colores, tratada como si fuera algodón, y de los vestidos femeninos hechos por entero con volantes, en tonos rosa y rematados en negro.

Serguei Povaguin inició su desfile vistiendo a una mujer clásica y elegante, con trajes camiseros, abrigos sobrios, faldas tubo con camisas blancas, en "looks" muy chic que fueron desarrollándose hacía amplios pantalones con pliegues de lentejuelas y vestidos cosidos a base de tiras de diferentes tejidos y colores.

Tres diseñadoras, Guillermina Baeza, Dolores Cortes y Montserrat Bassons, dejaron patente que en baño hay mucho que decir. En su primera cita en Cibeles, aunque lleva más de treinta años en la moda, Bassons dio una lección de elegancia sin excesos, inspirada tanto en la estética de los años 50 como en aires más futuristas.

Dolores Cortes ha llevado a sus creaciones el "arte povera", por medio de objetos reciclados, cotidianos y materiales nada nobles: conchas pintadas a mano, cordoncillos, maderas, estampados, crochet con tiras de licra, papel reciclado, en una bonita colección en la que ha dado "glamour" a la ausencia de lujo.

La colección de Guillermina Baeza es un homenaje a los años veinte, momento de transformaciones, creatividad y libertad femenina, principalmente en cuanto a las prendas de vestir que dejaron de ser rígidas.

Los colores son blanco-negro y gamas de morados y verdes y en tejidos destaca el algodón, la lycra, el popelín, las organzas elásticas y las microfibras en formas ultrafemeninas.

En el inicio de la jornada, Anke Schlöder presentó una colección inspirada en la naturaleza y sus sonidos en una mezcla total de texturas, patrones, colores y una línea llena de vestidos de gasa estampados con motivos naturales, como flores o mariposas.

Frente al sosiego de Schlöder, Krizia Robustella trasladó al público hasta un parque de atracciones para presentar estampados multicolores y ropa deportiva, en tonalidades flúor.

Nicolás Vaudelet cambió el caballo por el mar, los pescadores y la sofisticación étnica del Nuevo Mundo, representada en tocados de pájaros realizados por la francesa Odile Gilbert con pelo natural.

Juana Martín dice haberse inspirado en "El tiempo de los gitanos" del cineasta Emir Kusturica para una colección cuyo hilo conductor son los estampados en fuertes colores, con predominio de los amarillos y algunas prendas algo "rococó"; y María Barros, con una colección en naranja y azul petróleo, quiso rendir homenaje a la sofisticación.

Mila Trenas

© EFE 2021. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.