Donatella Versace, el centro de atención en un palacio real

La casa de la medusa optó esta temporada por el Palazzo Reale, el antiguo palacio real de la ciudad, y al final del desfile Donatella Versace salió a saludar con el aplomo de una auténtica reina de la moda.


Ver desfile
Versace - Otoño-invierno 2018 - Womenswear - Milán - © PixelFormula

Un desfile lleno de acción, cargado de ropa deportiva comercial de estilo hipster; montones de cuadros escoceses, estampados clásicos y una serie de referencias al accesorio clave de la temporada europea actual: el hijab.
 
El desfile lo abrió y cerró Natalia Vodianova, primero con un abrigo tipo espía de la Stasi de piel encerada de color rubí y luego con un minivestido de noche de seda deshilachado abstraccionista.
 
Aunque el momento clave fue un dueto con las estrellas de la pasarela Edie Campbell y Rianne van Rompaey, una llamarada de color que incluyó leggins de leopardo y mallas corporales, faldas tribales de estilo tecno; camisetas negras y mucho pelo.       
 
"Los clanes de Versace se han coronado como la auténtica realeza moderna" dijo Donatella en una conversación privada con los medios la tarde antes del desfile.
 
Al igual que un su desfile de enero en la temporada de hombre (que en realidad fue un colección mixta), la temática universitaria estuvo muy presente, con bufandas, calcetines de rombos, y faldas escocesas de colegiala con un corte para fiestas a altas horas de la madrugada. Medusas por todas partes, en colgantes, pendientes, botones y bolsos. Todo muy Versace comercial.
 
Hijabs intercalados a lo largo del desfile. Lo más memorable, tres arañas traviesas merodeando por ahí, completamente vestidas de negro y con piernas interminables, gafas de sol Jackie O; las tres con hijabs de color negro.
 
Donatella salió a saludar entre aplausos, sintiéndose como en casa en la Sala delle Cariatidi, una preciosa habitación de Palazzo Reale que aún no se ha recuperado del bombardeo de las fuerzas aliadas durante la segunda guerra mundial, repleta de estatuas gigantes y columnas. También fue el escenario de una gran comida de bienvenida para editores y ejecutivos que tuvo lugar dos días antes,  y donde se celebró también la inauguración de una gran retrospectiva de la moda en la península titulada 'Italiana'.
 
Indudablemente, algunos de los mejores estilismos allí vistos eran de Versace. Donatella se sentó en la cabecera de la mesa, como la Regina de una comida plagada de diseñadores: Pierpaolo Piccioli, Angela Missoni, Jean-Paul Gaultier, Arthur Arbesser, Andrea Incontri, Neil Barrett y los gemelos de DSquared. Un momento de unidad italiana concebido por el ingenioso CEO de la Camera della Moda, Carlo Capasa.
 
Aunque la estrella que más brilló, sin duda, durante la comida y en la pasarela fue Donatella.

 

Traducido por Ana Ibáñez

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER