Ecoalf entra en su etapa de consolidación y refuerza su red en el extranjero

Si hay algo más fuerte que la filosofía sostenible de Ecoalf es su propio storytelling. Con una historia y objetivos construidos alrededor de una narración potente, comprometida y creíble, la firma española fundada en 2009 por Javier Goyeneche ha conseguido posicionarse en el mapa internacional con sus productos fabricados con residuos del océano. Las claves: cambios en la directiva tras la llegada de un nuevo inversor al accionariado y el desarrollo de su red de distribución. En España, a través de El Corte Inglés y con una tienda propia que abrirá sus puertas próximamente en Barcelona y en Francia, en Galeries Lafayette y una colaboración con la concept store Nous para el lanzamiento de su nueva zapatilla.


Interior de la tienda berlinesa de Ecoalf - Ecoalf

Madurez y afianzamiento del modelo de negocio

“Estamos en pleno cambio de la empresa, renovando el equipo directivo y con una gran expansión, agentes en toda Europa, 350 puntos de venta y vendiendo en prácticamente todo el mundo a través de nuestra web”, comenta a FashionNetwork.com Marisa Selfa, directora general de Ecoalf desde diciembre de 2017, con una trayectoria labrada en el seno de Levi Strauss, Adidas, Timberland, Cortefiel o incluso National Geographic. Una incorporación que se hizo efectiva pocos meses de que el fondo de inversión luxemburgués Manor Group se hiciese con el 65,9% del capital de la compañía. “Pese a que históricamente no hayan tenido nada que ver con la industria de la moda, el fondo se dedica a la sostenibilidad, mediante parques eólicos o agricultura biológica”, explica con respecto a la estrategia del grupo.

“Su entrada supuso la llegada del nuevo equipo gestor para el que querían contar con profesionales de trayectoria en la moda”, apunta la directiva. Entre ellos no solo se encontraba Marisa, sino que recientemente también han nombrado a Rafael Campos (ex Grupo Cortefiel) como director financiero y a Marcos Pérez (ex Lacoste y VF) como director comercial. ¿El objetivo de estos cambios? Adentrarse en la etapa de consolidación mediática y comercial a nivel internacional de la firma que en su día fue creada como respuesta a la frustración de su presidente, Javier Goyeneche, ante “el uso excesivo de lo de los recursos naturales y la cantidad de residuos producidos por los países industrializados” y la intención de “fabricar la primera generación de productos de moda reciclados, de la misma calidad, propiedades y diseño que los que no lo son”.

Un reto ambicioso y que nació, según cuenta Marisa Selfa, buscando tejidos sostenibles. Una exploración que llevó a su fundador hasta el mar, donde le dijeron que encontraría en las redes de pesca el mejor nylon posible y donde acabó descubriendo la obligación de reaccionar ante la ingente cantidad de residuos. “No solo compramos productos reciclados a los proveedores, sino que estamos limpiando el océano. Estamos haciendo algo al respecto”, comenta Selfa en tono de orgullo. A día de hoy, mediante el proyecto “Upcycling the Oceans”, Ecoalf colabora con más de 3 000 pescadores voluntarios en España y ha comenzado a trabajar en Tailandia,  limpiando una tonelada de basura al día, de la que se recicla el 10% que equivale a botellas de plástico o redes de pesca para producir sus prendas. Es también la única marca de moda española que cuenta con el certificado B Corp que verifica el impacto social y medioambiental.

Un proyecto internacional: de Madrid a París


Presentación del nuevo modelo de zapatilla 'Ocean Waste' en el concept store Nous, en París - FashionNetwork

La compañía abrió en Madrid su primera tienda en 2012 y la segunda no llegaría hasta noviembre del año pasado, en Berlín, donde en un espacio de 250 metros cuadrados, Ecoalf también organiza numerosos eventos para concienciar a la comunidad. Una presencia física que ya se está viendo reforzada. “Acabamos de cerrar un acuerdo en Barcelona para abrir a primeros de noviembre”, avanza la directora. “Y a partir de septiembre afrontamos un plan de expansión de corners en El Corte Inglés”. Igualmente, los grandes almacenes también les permitirán probar la acogida de los diseños infantiles, ya que la sección niño incluirá próximamente un par de plumas en miniatura (éxito de ventas en la categoría adulto), sudaderas, calzado y las camisetas con el lema de la marca; que también estarán disponibles en sus tiendas propias. Para la colección estival, Ecoalf también presentará una innovadora línea de baño para hombre, producida al 100% a partir de las botellas del fondo de mar de Tailandia.

Este mismo otoño, la española ha hecho su entrada en los grandes almacenes Galeries Lafayette, en el marco del proyecto de moda sostenible “Go for Good”. Una introducción que debería permitir su instalación fija en París. “Posteriormente venderemos tanto hombre como mujer”, afirma Selfa, asegurando que ya han firmado para la colección de otoño-invierno y que la de primavera-verano 2019 se encuentra en proceso. Para ello, Ecoalf pretende proponer una visión moderna de corners. “El concepto de retail tiene que ser evolucionado. La digitalización del punto de venta es fundamental”, comenta, mostrando imágenes de los puntos de venta, que girarán en torno al movimiento y a la presentación del contenido de trabajo en los océanos en vídeo. “Esto no solo atrae al consumidor, sino que da credibilidad. Implantaremos este modelo primero en El Corte Inglés y después lo desarrollaremos a nivel internacional”, concluye.

La capital francesa también ha sido la encargada de acoger el lanzamiento en exclusiva del nuevo modelo de zapatilla “Ocean Waste”, que tuvo lugar el sábado 29 de septiembre en el concept store Nous, un establecimiento multimarca dedicado a las ‘sneakers’ y la relojería, el cual fue fundado por trabajadores de Colette tras su cierre el pasado diciembre. Este modelo de única costura, sin etiqueta y realizado a partir de botellas del mar Mediterráneo, así como con una suela fabricada a partir de algas, se convierte en el protagonista de un escaparate dedicado en plena semana de fashion week y posteriormente llegará a Galeries Lafayette, así como al resto de puntos de venta de marca.

En materia de posicionamiento, Selfa comenta que “los precios son bastante asequibles”. El nuevo modelo de zapatilla, el más caro de la oferta de calzado, asciende a 120 euros; mientras que en la categoría outwear, la que mejor ha funcionado desde los comienzos de la marca, las chaquetas de plumas pueden oscilar entre los 120 euros de la pieza clásica a un único modelo de carácter muy técnico de lana reciclada que asciende a 450.

La sostenibilidad en el punto de mira


Colaboración de la firma con pescadores en el proyecto 'Upcycling the Oceans' - Ecoalf

“En la actualidad, el mercado pide moda sostenible. Se trata de una macrotendencia a la que todo el mundo quiere sumarse y que responde al deseo de los consumidores”, analiza Selfa. “Javier Goyeneche es un gran comunicador, la historia es tan buena y tan creíble que conseguimos una cobertura increíble sin presupuestos de marketing”, explica sobre el funcionamiento de la empresa. De esta forma, Estados Unidos se ha convertido en el segundo mercado de la compañía, sin contar con tienda propia ni haber invertido en publicidad.

Detrás de un modelo sostenible está la necesidad de educar y concienciar a un cliente que ha aprendido a comprar bajo la dictadura del fast fashion. Desde Ecoalf lo tienen claro: “El consumidor está buscando la autenticidad. Nuestra marca no apela a gustos o edades, es una cuestión de filosofía de vida. No creemos en las tendencias. La moda rabiosa caduca a la temporada siguiente y la tienes que tirar. Va en contra de nuestros principios”. Igualmente, su producción va acompañada de numerosas charlas y eventos para dar a conocer su modelo, en constante trabajo para que su impacto en el planeta sea el mínimo. Así, la logística y el e-commerce están obligados a reinventarse, tal y como explica Selfa: “Hacemos compensación de CO2 con las empresas que nos llevan la logística y estamos estudiando las entregas locales en bicicleta. El packaging ha de ser mínimo: bolsas de cartón reciclado o del tejido del interior de nuestras chaquetas, que nos ha sobrado de la producción”.

Ecoalf, que no comunica sus cifras, podría alcanzar una facturación de 7 millones de euros, según el diario El Confidencial. A día de hoy, la compañía cuenta con 38 empleados, sin contar el personal de tiendas y corners, así como 350 puntos de venta a nivel mundial.

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterModa - CalzadoDistribución
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER