El bello gesto de Nina Ricci

Durante la Semana de la Moda de París, Nina Ricci presentó una mezcla de la legión extranjera y Don Quijote, en un desfile alegre y espiritual, presentado con entusiasmo frente a la tumba de Napoleón.

Nina Ricci — primavera-verano 2018 - Photo: PixelFormula

Bajo una carpa de circo, las modelos desfilaron sobre la polvorienta tierra beige que desde antaño molesta a los millones de turistas que visitan París, pero que creaba un ambiente ideal para el concepto central de la colección.

Al final, el conjunto fue bastante desigual. Había espléndidas chaquetas de encaje y corsés con hombreras, una serie de las espectaculares chaquetas de safari que los franceses conocen como saharianas, con bolsillos planos en forma de V, pantalones cortos de estilo colonial, con corte a la rodilla, y pantalones en algodón tipo militar con bota de campana. La colección resulta perfecta para una cita romántica con Gary Cooper.

Las piezas que evocaban a Cervantes eran menos atractivas, especialmente los abrigos de ópera con hombros puntiagudos, muy poco atractivos, y los vestidos de encaje de estampados abstractos cubiertos con mini-boas en plumas, que no funcionaban muy bien.

El uso de un estampado con la imagen de las Tres Gracias, así como el rediseño inteligente del logotipo histórico de Nina Ricci, fueron muy buenas ideas, y sería imposible no amar el cierre del evento. Los acordes monumentales de la séptima sinfonía de Beethoven resonaban cuando las modelos abandonaron la carpa y se ubicaron frente del mausoleo gigante de Napoleón, donde el diseñador Guillaume Henry se presentó para saludar a los asistentes.

Traducido por Hernández Moya Sebastián

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterModa - ComplementosLujo - Prêt-à-porterLujo - ComplementosDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER