El calzado portugués tras los pasos del éxito

Después de haber ganado su estatus de productor de calidad minorista frente a los principales desafíos, el sector del calzado portugués se adapta a las tendencias y apuesta por la innovación para mantener el crecimiento. Exportando actualmente el 95 % de su producción mayoritariamente a mercados europeos, en los últimos dos años el sector también ha desviado su atención a otros continentes en los que pretende ganar fama tanto como productor private label como con sus propias marcas.


Campaña Portuguese Shoes 2018, especialmente pensada para el mercado estadounidense

A la conquista de nuevos mercados

Produciendo actualmente para marcas como Prada, Chanel, Louis Vuitton, Adidas, Birkenstock, Tommy Hilfiger o Paul Smith, el sector sigue queriendo aumentar su reconocimiento a escala mundial. Luís Onofre, presidente de la Apiccaps (Asociación Portuguesa de la industria de calzado, accesorios y artículos de cuero y sucedáneos), recalca que el principal objetivo actual es "apostar por zapatos Made in Portugal en el mapa", seguido por el deseo de que las marcas privadas nacionales también ganen terreno. En el primer objetivo, la calidad de la producción nacional parece ser cada vez más ineludible: entre 2010 y 2017 las exportaciones aumentaron más del 50 %.

Francia (que representó 410 millones de euros en 2017), Alemania (376 millones), Países Bajos (281 millones), España (174 millones) y Reino Unido (125 millones) son los destinos principales, pero la industria quiere explorar nuevos mercados, como Estados Unidos, el mayor importador de calzado del mundo, que en 2017, según reveló World Footwear Yearbook, importó 2394 millones de pares de zapatos, casi cuatro veces más que Alemania (692 millones), el segundo mayor consumidor del mundo.


Portugal exporta actualmente el 95 % de su producción de calzado especialmente a mercados europeos - Fotografia: APICCAPS

Los nuevos desafíos del retail

Después de que en 2017 creciera por octavo año consecutivo, vendiendo 83,3 millones de pares de zapatos, por un valor de 1960 millones de euros, en 2018 el sector registró un retroceso del 2,85 % en términos de valor, cayendo a 1900 millones de euros a pesar de haber exportado 85 millones de pares (un alza del 2,4 %). Un retroceso, destaca Paulo Gonçalves, director de comunicaciones de Apiccaps, que afectó apenas al calzado portugués y podría estar relacionado, en particular, con la desaceleración en las principales economías del mundo. También ha tenido un impacto la tendencia deportiva, atrayendo a los consumidores a gigantes como Nike o Adidas.
 
Luís Onofre, que además de ser líder de la Apiccaps y flamante presidente de la Confederación Europea de la Industria del calzado (CEC), puesto que ha asumido este 24 de mayo, es diseñador de su marca homónima. Onofre subraya la preocupación por la tendencia de los sneakers. “No sé exactamente el porcentaje que perdimos con esta tendencia, pero creo que en los últimos dos años ha sido de aproximadamente el 50 % en términos mundiales”, sostiene.

Fundada en 1964, la productora de zapatos Dura, que exporta el 95 % de su producción, ha sentido un claro cambio en sus clientes, informa el gerente comercial Agustín Marques. “En el pasado éramos más clásicos, pero ahora hemos cambiado un poco porque las marcas buscan modelos más deportivos”. Un cambio notado no solo en los modelos concebidos para "private label", sino también en su marca propia, Exceed Shoes, fundada en 2010, ahora con un carácter más deportivo.


Influenciada por el actual éxito de los sneakers, la empresa Dura dirigió los modelos de su marca propia, Exceed Shoes, hacia esta tendencia - Fotografia: Exceed Shoes

Lo mismo pasa con Carité, que produce 450 pares de zapatos al día, todos destinados a la exportación. Con una facturación de 26 millones de euros, la empresa, que tiene como principales mercados a los Países Bajos (a donde exporta casi el 45 % de su producción), Alemania (29 %) e Inglaterra (8 %), se prepara a diario para responder a las alteraciones en el mercado, según explica Manuela Rodrigues, del departamento comercial. ”La nueva generación está acostumbrada a los sneakers, por eso, si proponemos zapatos clásicos, también deben ser cómodos”, indica Rodrigues.

Para atender a las necesidades actuales de los consumidores, las empresas portuguesas también tomaron nota de una solicitud de opciones más sostenibles. Este es el caso de Bolflex, que produce diariamente 22 000 pares de suelas (15 000 de goma y 7000 de plástico), el 20 % de las cuales son de material reciclado. La empresa se toma en serio la cuestión de la sostenibilidad y recicla todos los restos del proceso de producción, lo que lleva a que posteriormente sea necesario comprar menos material.
 

Atraer a las nuevas generaciones

Los desafíos actuales del sector se mantienen también con la fuerza de trabajo. Desde 2010, el cluster del calzado (que también incluye a las empresas de accesorios y artículos de cuero) añadió casi 10 000 trabajadores a sus nóminas, sumando en 2017 unos 45 443 puestos de trabajo, 40 080 de los cuales eran del sector del calzado. Un aumento que parece no acompañar a la considerable evolución del sector a lo largo de la última década.


Uno de los grandes desafíos actuales del sector es atraer a las nuevas generaciones - Fotografia: APICCAPS

Teniendo en cuenta que la dificultad para "encontrar nuevas generaciones que quieran trabajar en la industria del calzado" es un problema transversal a toda Europa, Luís Onofre cree que es imprescindible mostrar a los más jóvenes cuánto ha cambiado la industria, en particular en lo que se refiere a la mejora de las condiciones de trabajo. Una idea respaldada por Leandro Melo, director general del CTCP (Centro Tecnológico de Calzado de Portugal), que cree que es necesario "cambiar la imagen de la industria para que los jóvenes están interesados en trabajar en ella".

La captación de los jóvenes y la cualificación de los trabajadores es precisamente uno de los ejes estratégicos del programa Footure 4.0, lanzada en 2015 y que prevé la inversión hasta 2020 de 50 millones de euros en innovación. Desarrollado por la Apiccaps y por el CTCP, el programa incluye a más de 70 entidades, entre empresas, start-ups, universidades, centros de inteligencia y entidades del sistema científico y tecnológico.

De forma paralela, Apiccaps estableció para el año 2019 una inversión de 18 millones de euros en la promoción y reposicionamiento del calzado portugués en los mercados extranjeros. Además de la participación de cerca de 200 empresas del sector en eventos internacionales, esta será también empleada para la promoción de las marcas nacionales. Desde 2010, se han creado más de 230 marcas de calzado nuevas en Portugal.

Traducido por Rocío Alonso Lopez

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - CalzadoLujo - CalzadoIndustria
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER