El espacio y el tiempo, los marcadores que sellan las colecciones en MBFWM

Gabinetes de estudio del S.XVI, salones nórdicos de hoy y calles ruidosas de siempre, han sido los espacios que han marcado las líneas creativas de las colecciones de Teresa Helbig, Oliva, Malne o Custo Barcelona durante la cuarta jornada de la pasarela MBFWMadrid en un juego con el espacio y el tiempo.


Ver desfile
Teresa Helbig - otoño-invierno 2018 - Mujer - Madrid - © PixelFormula

Teresa Helbig, con su fórmula de trabajo en la que baraja buena costura, artesanía, sensatez y mimo, ha presentado una colección coherente de siluetas entalladas, muy sexi.

"Elegantemente sexi", así ha calificado la diseñadora catalana su último trabajo con piezas delicadas y femeninas que sus clientas demandan cada temporada.

Muy contenta, Teresa Helbig, quien ha salido de su zona de confort, reconoce que el taller va como "un tiro", por primera vez ha trabajado el negro. "Me gusta este color, me apetecía utilizarlo en distintas texturas", ha dicho hoy a EFE la diseñadora catalana.

Inspirándose en estancias de épocas pasadas en lo que se atesoraban curiosidades como insectos, medallas o puntillas, Helbig ha construido "pequeños tesoros" con una nueva técnica en la que ha desarrollado el cuero guateado.

Con su virtuosismo habitual, Helbig propone unos vestidos con collares de perlas, otros de tules con "plumeti" de terciopelo y "glitter" dorados y algunos de seda con tachuelas de perlas de cristal.

Un vestido de pata de gallo blanco y negro con un escote circular en la espalda, una chaqueta malva con caballitos de mar bordados o un conjunto de falda de tubo negra de cuero conjuntado con un fabuloso abrigo adornado con cintas, son algunas de los imprescindibles "helbig" para la próxima temporada otoño-invierno 2018-19.

Ver desfile
Oliva - otoño-invierno 2018 - Mujer - Madrid - © PixelFormula

Tras una temporada fuera, el diseñador Juanjo Oliva ha vuelto a la pasarela madrileña con la firma Oliva, en la que se han visto aires renovados y propuestas informales para hombre y mujer, una moda contenida, sin artificios, que trasciende temporadas.

Con esta filosofía, Oliva ha desarrollado prendas de punto, pantalones pitillo, abrigos de verano, gabardinas, chaquetones. Ellas han llevado vestidos lánguidos, conjuntos con largo por debajo de la rodilla y vestidos de noche que recordaban la primera época del diseñador junto a Sybilla.

Ellos, trajes de chaqueta conjuntados con sargas, gabardinas, bermudas, pantalones con pinzas y jerséis de punto, unas propuestas minimalistas, de líneas sencillas y depuradas como el diseño nórdico instalado en la pasarela.

Al marcado compás del "hip-hop" y "trap" ha desfilado la urbana colección de Malne, llena de brillos callejeros que emanaban chulería y juventud, desde las potentes coronas de plumas que adornaban las cabezas, hasta los pies.

Las primeras modelos en desfilar calzaban unas zapatillas deportivas negras que han recordado que el calzado cómodo no tiene límites estilísticos. Combinadas con trajes de chaqueta y pantalón e incluso con vestidos de noche, las bambas de Malne han recreado sobre la pasarela una escena del "street style" más lujoso.

Ver desfile
Custo BCN - otoño-invierno 2018 - Mujer - Madrid - © PixelFormula

Por primera vez, Custo Barcelona ha presentado su colección en Madrid antes que en Nueva York (EEUU), "un gran esfuerzo" porque ha tenido que terminar la confección diez días antes de lo que obliga el calendario de la ciudad de los rascacielos.

"Es un subidón", ha expresado, el diseñador catalán, quien ha venido por tercera vez consecutiva a Madrid, una pasarela de la que hace un balance "muy positivo".

Titulada "Sí, soy yo", la colección de Custo Barcelona va dirigida a una mujer "muy segura de su individualidad, que expresa a través de la innovación y el riesgo" con piezas "incalificables" que mantienen un "lenguaje propio".

Para ello, el diseñador ha utilizado materiales tecnológicos y siluetas muy experimentales, algunas "muy pegadas al cuerpo" que contrastan con otras en las que hay un gran trabajo de volúmenes, especialmente en abrigos y cazadoras, con un sello marcadamente Custo para la temporada.

Fuera de la moqueta de Ifema, en el Club Matador, Moisés Nieto, con la colaboración de amigas y modelos, ha presentado una colección con prendas informales y divertidas en las que los bordados han cobrado protagonismo.

Para la noche, Nieto propone prendas de lentejuelas y terciopelo, mientras que para el día, camisetas y prendas de denim de segunda mano, "para darles una segunda oportunidad", ha explicado el diseñador.


 

© EFE 2018. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.

Moda - Prêt-à-porterDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER