El grupo que supervisa la seguridad de las fábricas en Bangladesh busca seguir operando

El grupo establecido por marcas de moda europeas para mejorar la seguridad en las fábricas de Bangladesh busca que se suspenda una orden judicial que le ordena poner fin a sus operaciones locales antes de terminar esta semana. Así lo ha anunciado su director ejecutivo este miércoles.



El grupo está compuesto por más de 200 firmas, incluidos gigantes mundiales de la moda como H&M e Inditex, propietaria de Zara, que son signatarias del Acuerdo sobre Seguridad contra Incendios y Construcción en Bangladesh, que se estableció después del colapso de la fábrica de Rana Plaza en 2013, en el que murieron más de 1100 personas.

El pacto de cinco años expiraba en mayo de 2018, pero sus signatarios acordaron el año pasado extenderlo hasta 2021 para completar las actualizaciones de seguridad restantes, mientras que el Gobierno de Bangladesh establecía un organismo regulador nacional para que asumiera su trabajo.

Sin embargo, un Tribunal Superior de Bangladesh ordenó en mayo que se diera por terminado el acuerdo antes del 30 de noviembre, a raíz de una petición presentada por un proveedor local de ropa en contra del pacto.

La incapacidad del grupo para inspeccionar las fábricas mediante el acuerdo puede llevar a las marcas a cortar lazos con proveedores en Bangladesh, lo que afectaría la economía del país, que depende en gran medida de las exportaciones de prendas de vestir.


La apelación y la posible mudanza

"Hemos presentado una apelación ante La Corte Suprema (...) y estamos trabajando para que se dicte una suspensión contra la sentencia del Tribunal Superior que cerraría nuestra oficina", dijo a Reuters Rob Wayss, el director ejecutivo del acuerdo.

Es probable que se escuche la apelación el jueves, dijo un funcionario del gobierno, que declinó ser identificado porque la información no es de dominio público. Shamsuzzaman Bhuiyan, jefe del departamento de inspecciones de fábricas en el ministerio de trabajo, declinó hacer comentarios, argumentando que el asunto se encuentra actualmente en manos del tribunal.

Los bajos salarios han ayudado a Bangladesh a construir la segunda industria de confección más grande del mundo, detrás de la de China, con unas 4000 fábricas que emplean a unos 4 millones de trabajadores. El sector exporta más de 30 000 millones de dólares en ropa al año, principalmente a Estados Unidos y Europa.

Wayss dijo que el grupo trasladaría su trabajo a su oficina en Ámsterdam si se ve obligado a cerrar en Bangladesh, ya que el contrato legalmente vinculante firmado entre las marcas miembro se extiende hasta 2021.

Sin embargo, mover las operaciones fuera de Bangladesh probablemente aumentaría los costos del acuerdo y también perjudicaría a los proveedores, dijo Wayss. "En este momento, pueden venir a la oficina cualquier día de la semana, podemos revisar los diseños juntos, podemos hacerles comentarios", señaló Wayss.

"Nuestra capacidad para hacer eso se reducirá cuando no tengamos una oficina y la infraestructura sea limitada, por lo que la industria se verá perjudicada", agregó.


El Gobierno de Bangladesh propone controlar la seguridad

El ministro de Comercio de Bangladesh, Tofail Ahmed, dijo a Reuters la semana pasada que el acuerdo ya no era necesario, ya que el organismo regulador nacional del gobierno, la Célula de Coordinación de Remediación (Remediation Coordination Cell), está en capacidad de hacer el trabajo.

Sin embargo, Wayss dijo que el organismo aún tiene trabajo por hacer antes de que esté listo para supervisar completamente las normas del sector.

"Está en su infancia, acaban de contratar a su personal, realmente no tienen sus sistemas en funcionamiento, sus ingenieros necesitan mucha capacitación adicional al igual que sucedió con los nuestros", expresó, y agregó que las actualizaciones de seguridad en más de 500 fábricas controladas por el acuerdo todavía no se han completado.

Traducido por Hernández Moya Sebastián

© Thomson Reuters 2018 All rights reserved.

Moda - Prêt-à-porterModa - OtroIndustria
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER