×
682
Fashion Jobs
Publicidad
Por
AFP
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
23 feb. 2022
Tiempo de lectura
2 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

El grupo SMCP apunta a la “trazabilidad total” de sus productos para 2025

Por
AFP
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
23 feb. 2022

El grupo francés de "lujo accesible" SMCP (Sandro, Maje, Claudie Pierlot, De Fursac) pretende permitir a sus clientes conocer la trazabilidad de todo su catálogo para 2025, y de "40 referencias" para cada marca "a partir de esta temporada", según afirmó un comunicado del miércoles.


Sandro


A través de un código QR colocado en cada uno de los productos comercializados por la compañía, los clientes podrán acceder a "toda la información relativa a la trazabilidad". Por ejemplo, "el país de origen de cada material, la cantidad de kilómetros recorridos o el lugar de fabricación", explica SMCP, que ha firmado una alianza con la start-up francesa Fairly Made, especialista en la materia.

Fairly Made tendrá que “recolectar información de todos los proveedores involucrados en todas las etapas de la cadena de producción de las marcas del grupo, procesar esa información y calcular una nota de trazabilidad”, explicó la compañía.

“Reducir nuestro impacto ambiental y mejorar constantemente nuestra cadena de suministro ofreciendo una mayor transparencia es un fuerte compromiso del grupo y una expectativa de nuestros clientes”, explica la directora general de SMCP, Isabelle Guichot.

Actualmente, solo se debe indicar en la etiqueta la composición de la prenda y la mención “made in” indica generalmente el lugar de confección del producto terminado, no el origen de las materias primas.

Sin embargo, muchas empresas de moda se han encontrado recientemente en crisis al ser acusadas de abastecerse de fábricas en China, donde los uigures son sometidos a trabajos forzados.

SMCP también ha sido objeto de investigación en Francia desde finales de junio de 2021 por encubrimientos de crímenes contra la humanidad, después de que su ex accionista mayoritario Shandong Ruyi fuera acusado por una ONG australiana de haber instalado sus fábricas en Xinjiang desde 2010.

El grupo francés, que ha negado estas acusaciones, asegura por su parte que su cadena de suministro es “totalmente independiente de la de su accionista mayoritario” en este momento.

En términos más generales, la ONG Greenpeace convirtió recientemente a la "industria de la moda desechable" en un símbolo de "nuestro sistema económico", provocando "contaminación y destrucción de los ecosistemas, violación de los derechos humanos, irresponsabilidad de las multinacionales, obsolescencia frenética de los productos".

En julio de 2021, decenas de pequeñas empresas del sector textil habían pedido más regulación para su industria, lamentando que, en la actualidad, “cuanto más contamina una empresa, menos le cuesta su producción y más competitiva es”.
 

Copyright © AFP. Todos los derechos reservados. La reedición o redifusión de los contenidos en esta pantalla está expresamente prohibida sin el consentimiento escrito de AFP.