×
Por
AFP
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
14 oct. 2022
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

El mercado de los relojes de segunda mano podría alcanzar un valor de 36 000 millones de euros en 2030, según Deloitte

Por
AFP
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
14 oct. 2022

El mercado de los relojes de segunda mano, en pleno auge gracias a los millennials y la generación Z, podría alcanzar un valor de 35 000 millones de francos suizos (36 000 millones de euros) en 2030, según un estudio de Deloitte publicado el jueves 13 de octubre.


El mercado de los relojes de segunda mano podría alcanzar un valor de 36 000 millones de euros en 2030, según Deloitte - Unsplash


Valorado actualmente en unos 20 000 millones de francos suizos (20 500 millones de euros), este sector podría representar más de la mitad del mercado de relojes nuevos en 2030, según el estudio sobre las perspectivas de la industria relojera suiza.

"El potencial de crecimiento del mercado de segunda mano es enorme", afirma Karine Szegedi, responsable de la división de consumo, moda y lujo de Deloitte Suiza, citada en un comunicado.

Las principales razones para comprar relojes de segunda mano son los precios más bajos que los de los nuevos, pero también el deseo de encontrar modelos que ya no se fabrican. Las listas de espera más largas para las marcas más populares, como Rolex o Patek Philippe, también están impulsando a los consumidores hacia modelos más antiguos.

Este mercado, históricamente reservado a los coleccionistas y a las casas de subastas, es ahora de gran interés para una nueva generación de consumidores con el auge de las plataformas online de relojes certificados.

Entre los millennials (personas nacidas entre 1980 y finales de los 90), el 48 % de los amantes de los relojes dicen que es probable que compren un modelo de segunda mano en los próximos doce meses.

Entre la generación Z (nacidos entre 1997 y 2012), la proporción se sitúa en el 37 %, frente al 12 % de la generación del "baby-boom", según este estudio de la empresa de auditoría y consultoría, que realizó una encuesta online a 5579 personas en Suiza y en diez de los principales países exportadores para la industria relojera del país.

"Nuestros consumidores son muy diferentes de los que son considerados erróneamente compradores de relojes tradicionales", afirma Ben Clymer, fundador de la plataforma de ventas Hodinkee, citado en el estudio.

"Son mucho más jóvenes, compran y venden relojes con mucha más frecuencia, se interesan por los relojes de segunda mano y buscan activos que conserven o aumenten su valor", agrega.

Los propios fabricantes de relojes de lujo ven con buenos ojos esta evolución. El 70 % de los ejecutivos del sector relojero encuestados considera que los relojes de segunda mano tienen un impacto positivo en su notoriedad.

Según el estudio, el crecimiento se verá impulsado por las marcas, ya sea uniendo fuerzas con plataformas de venta de modelos certificados establecidas o lanzando sus propios canales de venta para captar una parte de este mercado de segunda mano.

En 2018, Richemont, el gigante del lujo propietario de Cartier y de los relojes Piaget, IWC y Jaeger-LeCoultre, entró en este mercado al adquirir la plataforma británica watchfinder.co.uk.

Copyright © AFP. Todos los derechos reservados. La reedición o redifusión de los contenidos en esta pantalla está expresamente prohibida sin el consentimiento escrito de AFP.