×
Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
11 feb. 2020
Tiempo de lectura
2 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

El modernismo clásico de Carolina Herrera llega a The Shed

Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
11 feb. 2020

Carolina Herrera alegra un lunes gris con una brillante declaración de la moda modernista clásica y una gran puesta en escena en el interior de un nuevo edificio en Hudson Yards.


Carolina Herrera - Otoño-Invierno 2020 - Womenswear - Nueva York - © PixelFormula


Un edificio del West Side conocido con el nombre The Shed. Un imponente espacio de alta tecnología de 60 metros de altura y el lugar ideal para exhibir la atrevida y hermosa colección Otoño- Invierno de Wes Gordon, el diseñador de 33 años.
 
Carolina Herrera es una marca conocida por su elegancia aristocrática, que es exactamente lo que mostró Gordon: vestidos delicados tipo Lady Marian con largo hasta el suelo, capas cortadas con precisión y elegantes vestidos trapecio de punto calado de una maravillosa lana color antracita.
 
Gordon jugó con todos los tipos de vestidos: de tubo, de corte princesa, imperio y vestidos de fiesta. Su sentido de la proporción fue brillante en todo momento y su moderación, impresionante. Apenas vimos algunos estampados, pues esta colección tenía que ver con el corte y las líneas, mucho mejor así.
 
Para el día, un vestido tipo esmoquin de satén negro que favorecería prácticamente a cualquier mujer. Para la noche, un vestido de tubo de color azul con el que seguro se logra llamar la atención.
 
Gordon salió a saludar entre un estallido de aplausos, con la fundadora de la marca sentada cerca de Anna Wintour y liderando los aplausos
 
"¡Todo muy Carolina Herrera!" exclamaba Carolina Herrera a FashionNetwork.com después del desfile.


Carolina Herrera - Otoño-Invierno 2020 - Womenswear - Nueva York - © PixelFormula


Es una transición que funciona sin problemas. En solo dos años, Gordon ha hecho la casa muy suya. Se nota que las cosas funcionan bien, por la gran sonrisa en el rostro del director de la casa, Marc Puig, cuyo clan catalán también controla las marcas Jean Paul Gaultier, Nina Ricci, Paco Rabanne y Dries Van Noten.
 
"Quería una declaración pura, evitando detalles extraños. Centrarme solo en lo esencial. Y encontré el lugar ideal para expresar justo eso", explicó Gordon.
 
"¿Sabes qué? Las paredes de uno de los lados del edificio pueden deslizarse hacia atrás y cerrar todo el edificio como una solapa gigante, para ahorrar energía. De hecho, es mejor que nos demos prisa con las entrevistas o se nos podría cerrar encima", reía mientras señalaba con la cabeza dos ruedas gigantes de acero que sostenían la pared exterior.

Copyright © 2021 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.