×
Por
EFE
Publicado el
16 feb. 2010
Tiempo de lectura
4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

El mundo de la creación está de luto por la muerte de Alexander McQueen

Por
EFE
Publicado el
16 feb. 2010

(EFE).- El mundo de la moda y la creación lamentan hoy la muerte del diseñador británico Alexander McQueen a los 40 años mientras las autoridades policiales investigan las circunstancias de su fallecimiento.


Alexander Mc Queen
McQueen y su madre Joyce / 2003

Varios medios de prensa, entre ellos "The Sun", hablan hoy claramente de un suicidio del excéntrico e influyente diseñador británico y lo atribuyen a un posible acto de desesperación por la muerte de su madre y otras mujeres muy próximas a él.

La madre, una mujer humilde a quien McQueen adoraba, falleció el pasado día 2 y para este viernes estaba programado el funeral, lo que debió de influir en su estado de ánimo.

Hace un año le afectó también profundamente la muerte de su tía Dolly, y otra pérdida dolorosa fue la de su amiga Isabelle Blow, que había sido su mentora y hace tres años se quitó la vida a los 48 años ingiriendo un herbicida después de que se le diagnosticase un cáncer de ovarios.

Fuentes oficiales citadas por la agencia local de noticias PA aseguraron que el diseñador fue encontrado ahorcado en su apartamento del centro de Londres y la policía informó en las últimas horas de que no tratará la muerte como una investigación criminal.

Según las mismas fuentes, la autopsia se llevará a cabo el próximo lunes y el funeral no se celebrará seguramente hasta que termine la investigación.

Alexander McQueen no era sólo uno de los diseñadores británicos más exitosos y conocidos internacionalmente, junto a Vivienne Westwood o John Galliano, sino también un gran rebelde, que amaba la provocación y la controversia.

Tenía además un sentido innato del espectáculo: en cierta ocasión organizó un desfile en la Conciergerie parisina, actual sede principal de la Justicia parisina y antiguamente una prisión en la que estuvo presa la reina María Antonieta antes de su ejecución en la guillotina durante la Revolución francesa.

MCQueen era un maestro de lo fantástico, capaz de combinar el moderno diseño, la tecnología y el happening con una estética gótica que atraía por su extravagancia a las mujeres, sobre todo a las estrellas del cine y la canción: desde Gywneth Paltrow, Emma Watson o Sarah Jessica Parker o Cameron Diaz hasta Beyoncé, Rihanna o Lady Gaga.

En muchos de sus diseños exageró las formas femeninas, y en colecciones como las tituladas "Highland Rape" (Violación en las Highlands escocesas) o "Los Pájaros" (por la película de Hitchcock) utilizó a un diseñador de ropa interior parisino para ceñir la cintura y ampliar las hombreras.

Considerado al mismo tiempo como el "hooligan" de la moda por su pelo al rape y su afición a las de las botas de tipo militar, fue también el creador de los llamados en inglés "bumsters trousers", unos pantalones con la cintura extremadamente baja.

Todos sus desfiles pretendía chocar, escandalizar, llamar la atención del difícil y exigente mundo de la moda.

Al mismo tiempo era un creador, como Vivianne Westwood, comprometido políticamente, y así participó en uno de los proyectos de la revista británica i-D contra la guerra de Irak, para el que diseñó una bufanda con dos imágenes de la cara del entonces primer ministro Tony Blair.

Su muerte, cuando tanto cabía esperar aún de su genio, ha dejado desolado al mundo de la moda.

Kate Moss, que fue su dama de honor cuando McQueen se unió civilmente a George Forsyth en una ceremonia "New Age" en aguas de Ibiza (España) en 2000, expresó tras conocer la noticia su total "abatimiento".

Moss canceló ayer el lanzamiento de una nueva colección de bolsos en unos grandes almacenes de Londres y se pasó el día llorando, según sus amigos.

Victoria Beckham, que ha hecho sus pinitos en el mundo de la moda, manifestó que "la industria de la moda ha perdido a uno de los grandes, a un icono; embellecía todo lo que tocaba y le echaremos terriblemente de menos".

La modelo Naomi Campbell describió al modisto como su "musa" y se declaró "verdaderamente devastada por haber perdido a un amigo cercano, cuyo talento no tenía fronteras".

"Era una inspiración para todo el mundo", dijo Campbell.

Y la cantante Cheryl Cole, que vestía sus modelos con regularidad, coincidió en que "la moda ha perdido una de grandes figuras".

La empresaria de la moda italiana Donatella Versale dijo del colega desaparecido: "Alexander era único. Su imaginación no tenía límites".

Tras la noticia de la muerte, en los almacenes más conocidos de Londres como Selfridges, Liberty y Harvey Nichols la gente se precipitó a comprar los artículos con su marca desde bufandas hasta bolsa y otros artículos.

© EFE 2021. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.