×
Publicidad
Por
EFE
Publicado el
14 may. 2009
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

El Palacio de Tokio y el salón 1.168 intentan reconciliar lujo y ecología

Por
EFE
Publicado el
14 may. 2009

París, 14 may (EFE).- El Palacio de Tokio, centro cultural de vanguardia y referencia internacional en rehabilitación ecológica, obra de los arquitectos Lacaton y Vassal, acogió a partir de hoy y hasta el próximo 17 de mayo el primer "Salón 1.168 Lujo y Desarrollo Sostenible".


1.618

Esta feria de nueva generación y dimensiones de momento no exageradas muestra una selección de productos y marcas, innovadoras por su intento de unir conceptos hasta ahora y todavía fundamentalmente irreconciliables, el lujo y la ecología.

Abierto al público a partir de mañana, el salón aspira a convertirse en un evento comercial, pero de carácter cultural, gracias a la participación de artistas plásticos y audiovisuales que reflexionan en su trabajo sobre los temas de la feria.

Las aspiraciones son elevadas, como sugiere el 1.618 -el 'número de oro', fruto del cálculo matemático que define la proporción divina, "clave universal de la armonía"- que acompaña el nombre del salón en sus diferentes versiones, también bautizado como "1.618 París" o "1.618 Sustainable luxury fair".


Sus promotores recurrieron a esta cifra enigmática porque el lujo de hoy -en pleno período de crisis- "es ante todo ético, esencial estético e inmaterial", explicaron.

La primera edición de 1.618 reúne a un pequeño grupo de empresas del sector de la eco-hostelería y el SPA de lujo, el diseño, la inmobiliaria, el automóvil, la joyería, el bienestar, las nuevas tecnologías y la alimentación.

Creadores de bellas bicicletas de madera, o cubiertas enteramente como un automóvil a pedal; de yates y catamaranes solares; de muros vegetales, bolsos, viviendas, o lámparas hechas con viejos rollos de papel -siempre "sostenibles"- se dieron cita en el Palacio de Tokio con el apoyo del Ministerio de Cultura francés y del colectivo ecologista Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF).

El vanguardista Palacio de Tokio brindó su sede con el deseo de colaborar en la creación "del primer círculo de mecenas del lujo y del desarrollo sostenible", porque se trata de hablar de perennidad, de encuentros, de intercambios y de tribus", explicaron.

El momento exige "reinventar los nuevos códigos del lujo", es decir "romper" con la ostentación, pero también con la culpabilidad, lo que conducirá "a los nuevos modos de consumo y de vida social", resaltó el Palacio de Tokio.

La vertiente puramente artística de la feria consiste en la proyección de filmes y cortometrajes de artistas y especialistas en el tema, así como la presentación de obras y puntos de vista destinados a "alimentar el debate sobre los grandes retos del consumo y el desarrollo sostenible", restaron los organizadores.

Con esa intención, un oso blanco de tamaño natural andando sobre una sustancia viscosa que ensucia sospechosamente sus cuatro patas; una bolsa de una cadena de alimentación llena de comida basura y un bello panel de fresas pudriéndose reciben al visitante.

El 10 % de los 25 euros que costará la entrada del 15 al 17 de mayo será destinado por WWF en Guayana.

Haz clic aquí para consultar el sitio del "Salón 1.168 Lujo y Desarrollo Sostenible"

María Luisa Gaspar

© EFE 2022. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.