×
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
5 oct. 2020
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

El salón parisino Sphere lleva lo digital a un nuevo nivel

Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
5 oct. 2020

Sphere, el nuevo salón para talentos emergentes que debutó en enero y realizó su última edición esta semana en París, resultó ser todo un acontecimiento.


Kenneth Ize - primavera/verano 2021 - Womenswear - París - © PixelFormula


Con algunos célebres jóvenes aspirantes y algunos rostros verdaderamente novedosos, Sphere incluyó a nueve diseñadores de casi la misma cantidad de países, incluido el ganador del Premio LVMH Thebe Magugu, pasando por la marca francesa Boramy Viguier y el genial proyecto de moda bielorruso Boyarovskaya.

Cada uno de los diseñadores, entre los que también estaban Germanier, Kenneth Ize, Mossi, Bluemarble, Egonlab y Mansour Martin, también presentaron vídeos. Muchos se dieron a conocer en horarios especialmente concertados con la Federación de la Alta Costura, el órgano rector de la moda francesa, que controla el calendario oficial de cada temporada de París. La federación también organiza el salón Sphere.

El punto culminante de Sphere resultó ser Kenneth Ize, un nigeriano de 30 años que dio a conocer sus últimas ideas en una instalación en vivo, un gran mural pintado en vivo, donde las imágenes mostraban la ropa y modelos reales de la colección.

Nacido en Lagos, estudió en Viena con Bernard Willem y Hussein Chalayan, antes de lanzar su propia marca. Ize, hijo menor de dos inmigrantes nigerianos en Austria que trabajaban en Ikea, regresó a África hace cinco años. Él trabajó con un tejido principal, Aso Oke. Este tejido colorido de rayón y algodón es desarrollado por el pueblo Yoruba de África Occidental.

“Se necesitan cinco días para hacer un metro”, señala Ize, cuya ropa, sin embargo, es fabricada en plantas en Italia.
 
Él llama a su silueta “Dictator Chic”, refiriéndose a los grandes hombros que se apoderan de los hombres fuertes que se hicieron cargo del África postcolonial. Su elenco multiétnico y muy fresco pululaba alrededor de un escenario, adornado con flores, vestido con chalecos a rayas atrevidos, pantalones acampanados o elegantes chaquetas de safari con cinturón. Durante toda la exhibición, los artistas continuaron pintando el mural de Mati, que presentaba personajes de la propia colección.
 

Boyarovskaya - primavera/verano 2020-2021 - Foto: Boyarovskaya


“Quería una cultura en un espacio amoroso. Y crecí en una cultura nigeriana, donde nunca vi ni una flor en nuestra sala de estar vienesa ”, dijo Ize, un nigeriano voluble y amante de la diversión, cuyo esmalte de uñas es verde y sus bebidas favoritas son la Guinness y la tónica.

Su compañero africano, Magugu, no pudo estar en París esta temporada, pero sí reveló un vídeo de una película de espías independiente brillantemente ingeniosa llamada Counter Intelligence, sobre espías y contraespías durante la época del apartheid. Incluso una camiseta que presentó Magugu estaba hecha de una impresión basada en las confesiones de un verdadero espía del antiguo régimen.

Muy cerca, descubrimos a Maria Boyarovskaya presentando ropa hiper adaptable que incluía una chaqueta bomber de cuero con su propia correa para colgar la prenda sobre el hombro. Los ecos del constructivismo se combinaban con la elegancia minimalista de una estrella de rock en esta elegante colección.

“Grabamos en la luna”, dijo María sobre su vídeo, filmado en el suelo volcánico de Lanzarote, en las Islas Canarias, por su compañero Artem Kononenko. Una modelo con apariencia de mutante desfilaba entre las vistas de la tierra quemada, un escenario ideal para el look de Boyarovskaya.

Sphere ocupa el lugar de un antiguo salón, Designer Apartment. Al agregar un mayor énfasis en la creación digital y el apoyo de la plataforma mayorista online Le New Black, la federación ha llevado a este desarrollador clave de nuevos talentos a otro nivel.

Copyright © 2021 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.