El textil chino inicia una lenta conversión ecorresponsable

La búsqueda de la sostenibilidad lleva mucho tiempo siendo algo exclusivo de la moda occidental. Pero el año pasado China se convirtió en el mercado de ropa más grande del mundo y ahora ve cómo sus consumidores se preocupan por la sostenibilidad. Algo que se ilustra en las ferias Intertextile, Yarn Expo y Chic, celebradas del 12 al 14 de marzo en Shanghái.


El desarrollo sostenible se enfrenta al creciente interés de los clientes chinos - Matthieu Guinebault/FashionNetwork

El anuncio el pasado mes de diciembre del primer Sustainable Innovation Award (Premio a la Innovación Sostenible), organizado por Kering Greater China y el programa de aceleración Plug and Play, no pasó desapercibido en la industria textil china. La que antes fuera la "fábrica del mundo" lleva 10 años experimentado aumentos salariales, lo que ha llevado a un aumento de gama en gran parte de la producción, al mismo tiempo que han ido surgiendo marcas locales para satisfacer la demanda china en pleno auge. Los empresarios se han visto obligados a responder directamente a las expectativas de los clientes finales que están cada vez más pendientes de la contaminación y los problemas de salud. Un fenómeno que los profesionales del sector del hilo y textil están sintiendo en su actividad. 

"Desde hace un año hay mucho interés entre las marcas chinas por conocer todas las alternativas a sus materias primas", explicó Yolanda, directora de marketing del fabricante chino Huafu, cuya oferta de telas recicladas teñidas de forma sostenible se puede encontrar en Gap, Nike, American Eagle, Adidas, H&M, Zara y Uniqlo.

"La demanda de productos sostenibles solía concentrarse en Europa, América del Norte y Japón. Pero el mercado chino está empezando a comprender que tenemos que evolucionar en esa dirección. Las empresas chinas representan la mitad de nuestros clientes. Pero no hay duda de que China se va a convertir rápidamente en uno de los principales mercados de ropa y textiles ecológicos, a medida que aumentan localmente los estudios y formaciones sobre el tema ", explicó Yolanda.


Una oferta sostenible creciente

Los pasillos de Intertextile y Yarn Expo ya multiplican los pasos en esta dirección. La empresa Lily Textile, a través de su proyecto Green Defense, ha desarrollado un poliéster antibacteriano fácilmente reciclable, utilizando los beneficios naturales de la almendra y la canela. Con clientes como Nike, Lee y Amer, Hua Mao Nano-Tech continúa utilizando basalto para aumentar la potencia de calentamiento de los tejidos y facilitar su reciclaje. Un camino que también sigue el hongkonés Nano Mintex, que está cambiando su gama antibacteriana. Las empresas Zhonghuitex, Mingchen Textile, Heltin Textile y SF Fiber exponen en un pabellón común, EcoCosy, dedicado a una viscosa sostenible.


Los materiales responsables ganan visibilidad en Intertextile - Matthieu Guinebault/FashionNetwork

Los proveedores extranjeros posicionados en este segmento ya se han dado cuenta de la fuente de ingresos que representa el mercado chino.. Descubrimos, por ejemplo, la oferta del japonés Asahi Kasein, con su fibra desarrollada a partir de algodón biodegradable, o de su compatriota Toyoshima, que convierte el alimento estropeado en residuo para la coloración. La propuesta crece con la emiratí Paradise Textile, cuyo poliéster Biofuze, 72 % biodegradable, completa una oferta de poliéster reciclado y teñido sin agua. Otro signo de esta evolución es la presencia de organismos de certificación textil, entre los que se incluyen Hohenstein Textile Testing, Testex, Intertex Testing Services, SGS-CSTC Standards Technical Services y TUV Rheinland.

Los hiladores de Yarn Expo también son testigos de esta anhelo de la industria china por una mayor sostenibilidad, al igual que el único fabricante francés de hilo de lino, Safilin. Es la segunda vez que participa en esta cita y su director de desarrollo, Hervé Denoyelle, opina que es en 2017, aspirando a producciones sostenibles y de alta gama, cuando se abre el mercado nacional chino.

"Estamos subidos a esta ola verde que se ha convertido en tendencia", sostuvo Denoyelle.

"Nuestra ventaja radica en el hecho de que estamos naturalmente posicionados en el progreso del algodón. Somos cautelosos, pero nos encontramos sin duda frente a un nuevo mercado que se abre. Especialmente sabiendo que nuestras derechos arancelarios en China son del 6 % frente al 22 % en India", agregó. 

Los millennials en el punto de mira

Esta evolución de las prendas textiles chinas hacia lo sostenible no puede disociarse del auge de los millennials chinos que se han convertido en los consumidores de referencia (por encima de sus compañeros occidentales), como consecuencia de esto, las marcas chinas tratan de seguir el ritmo. Los consumidores desconfían especialmente del discurso comercial de las marcas, algo que las casi 300 etiquetas ecorresponsables de ropa no ayudan a remediar.


Chen Dapeng, presidente de la China National Garment Association (CNGA) - Matthieu Guinebault/FashionNetwork

Y, sin embargo, las expectativas en esta área son muy reales para Linda Wegelin, directora de desarrollo del organismo de certificación Testex, que trabaja principalmente para el sello Oekotex.

"Los consumidores millennials chinos son más conscientes y están más preocupados por la sostenibilidad que en otros países", insistió Wegelin, citando un estudio que indica que el 37 % de los millennials afirman comprobar las afirmaciones ecorresponsables de las etiquetas textiles.

"Y estas tienen una posición muy influyente cuando se trata de tomar decisiones de gasto. La industria china avanza en esa dirección, incitada si no me equivoco por el plan quinquenal, que integra el desarrollo sostenible. Si los chinos son tan sensibles a estos problemas, es porque los consumidores, especialmente los de las grandes ciudades, están viendo los impactos, por ejemplo, con esas nubes de contaminación que conocemos. No es algo teórico, ellos tienen la experiencia. Mientras que en otros países consumimos mejor principalmente para sentirnos mejor ", añadió.

Pero, al igual que ha ocurrido con la moda sostenible en Occidente, existe un desajuste entre las expectativas de los clientes chinos y la realidad de la fabricación. Por ejemplo, en Chic, cuya oferta combina moda e industria textil, muy pocas marcas muestran su enfoque ecológico. En los estands del gran salón de fabricación de ropa, los profesionales confían en que los costes siguen siendo, de momento, un punto clave en la selección del proveedor, ya que los consumidores y como clientes finales siguen preocupados por los gastos. "Cuando sea esencial destacar, que creo que será muy pronto, muchos se sumarán. Y eso puede llegar muy rápido, porque el consumo se está ralentizando en el país", explicó un fabricante cuya marca blanca se dirige a empresas locales.


Desfile de marcas chinas en el salón Chic de Shanghái - Matthieu Guinebault/FashionNetwork

Para Chen Dapeng, presidente de la China National Garment Association (CNGA), que coorganiza Chic, la responsabilidad ecológica es uno de los tres grandes desafíos identificados en la industria, junto con la necesidad de mejorar la calidad y la creatividad, y la necesidad de automatizar las herramientas de producción. Para este directivo, es la innovación tecnológica la que condicionará el cambio ecológico.

"Solo deberíamos usar productos naturales, pero sabemos que no hay suficientes para satisfacer la demanda", resaltó Dapeng.

"Por lo tanto, por un lado, tenemos que conducir a los consumidores hacia estos materiales naturales, pero al mismo tiempo debemos encontrar, a través de la tecnología, cómo lograr el resto de materiales sean menos contaminantes. Todo esto llevará tiempo. Y el tamaño de nuestro sector solo hace que esta evolución sea más larga. Pero no es solo una cuestión nacional: afecta a todo el planeta textil", concluyó.

Un desafío que, si realmente es global, vivirá una de sus principales batallas en el corazón de la principal industria textil del mundo.

Traducido por Ana Ibáñez

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

TextilIndustria
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER