×
329
Fashion Jobs

El textil y calzado mexicano exploran nuevos mercados ante amenazas arancelarias y T-MEC

Publicado el
today 9 jul. 2019
Tiempo de lectura
access_time 5 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

En junio pasado, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó con imponer aranceles desde el 5 hasta el 25 % en incrementos mensuales a los bienes importados desde México si no se detenía el flujo de inmigrantes indocumentados en la frontera entre ambas naciones. Esta situación causó una fuerte tensión migratoria y comercial entre México y Estados Unidos, en un contexto donde ambos países, junto con Canadá, esperan la ratificación y entrada en vigor del nuevo acuerdo comercial de América del Norte bautizado como T-MEC.

Si bien una semana después de las declaraciones de Trump México acordó tomar fuertes medidas para detener la migración en su frontera norte y sur y el mandatario estadounidense procedió a no aplicar por ahora aranceles a productos mexicanos, (excluyendo a los del acero mexicano anunciados este lunes 8 de julio), estas amenazas llevaron a la industria mexicana de la moda y calzado a poner la mira a nuevos mercados y repensar sus estrategias de exportación.


La competitividad del calzado y textil mexicano se vio amenaza tras las amenazas arancelarias de Donald Trump a México. - Sapica


Alejandro Gómez Támez, presidente ejecutivo de la Cámara de la Industria del Calzado del Estado de Guanajuato (Ciceg), aseguró en su blog personal que el arancel del 5 % que el presidente estadounidense planeaba imponer en junio no hubiera causado mayor problema para su sector. El problema, recalcó, en la industria del calzado hubiese sido con los aranceles del 10 %, pues los países asiáticos producen a menor precio.

En este sentido, Támez puntualizó que los industriales necesitan tomar medidas para anticiparse a las nuevas amenazas que seguramente les volverá a lanzar el presidente estadounidense. Para enfrentarlas, México debe exportar más a los países con los cuales se ha firmado un tratado de libre comercio y que poco se han utilizado, haciendo énfasis en mercados como el europeo, el sudamericano y el japonés con la ayuda de organismos promotores del comercio exterior en los estados.

"Por eso debemos estar preparados, diversifiquemos mercados de exportación y comprémosle menos productos a las naciones asiáticas reactivando nuestra planta productiva nacional", finalizó.

En cuanto a la industria textil, las declaraciones de Donald Trump también pusieron en jaque la competitivdad del sector a nivel internacional. La Cámara Nacional de la Industria Textil (Canaintex) coincidió con el líder del  calzado en que el plan de imponer aranceles hubiera restado competitividad ante mercancías de otros países, en especial con aquellos provenientes de naciones asiáticas como China y Vietnam.

En este contexto, cabe recordar que en abril pasado la Secretaría de Economía renovó una salvaguarda a las importaciones de calzado, textil y confección, al imponer un arancel de entre el 10 y 30 %  a productos que procedan de países con los que México no tiene tratados de libre comercio, por un periodo de seis meses.

Según José Cohen Sitton, presidente de la Canaintex, esta decisión del Gobierno generó confianza, al tiempo que fue un inicio para crear empleo, incrementar la producción con alta calidad y competitividad.

El T-MEC y las prácticas desleales

Si bien los industriales del calzado y textil respiran por ahora después de las amenazas no cumplidas de Donald Trump, en el otro frente comercial aún deben resolver los ajustes del T-MEC y lidiar con la recesión que actualmente atraviesan derivada de las prácticas desleales como la subvaluación, los subsidios y la entrada de productos de contrabando. 

El 30 de noviembre se firmó en Buenos Aires el nuevo tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá. Para el textil mexicano, este pacto, que fue ratificado por el Senado mexicano en junio pasado, resultó positivo pues generó certeza en los aranceles al tiempo que fortaleció el combate contra la subvaluación. 

Sin embargo, según publicó Reuters el viernes pasado, México trabaja de cerca con el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, para analizar cambios en el tratado, a fin de satisfacer demandas de legisladores demócratas y que el acuerdo pueda ser ratificado en el Congreso estadounidense.

Los demócratas en el Congreso de Estados Unidos, en su mayoría en la Cámara de Representantes, controlada por ellos, han amenazado con frenar la ratificación del T-MEC hasta que sus preocupaciones sean satisfechas.

Además, cabe recordar que si bien México es el primer país en ratificar el T-MEC, el proceso aún no ha finalizado, pues los equipos técnicos deberán tener lista la regulación y leyes secundarias para cuando entre en vigor y hacer del acuerdo un instrumento de vanguardia.

Según Excélsior, los estrategas confían que el parlamento de Canadá será el próximo en ratificar el T-MEC y, por último, el de Estados Unidos; con ello hay amplias posibilidades de una entrada en vigor en enero de 2020, por lo que México debe alistar cambios legales.


El T-MEC aún debe ser ratificado por Estados Unidos y Canadá. - AFP


Además de este vaivén de nuevos reajustes y cambios, los sectores de textil y calzado enfrentan un terrible problema de contrabando pues en los primeros meses del año aumentó la subvaluación de productos textiles, prendas de vestir y calzado.

Según declaró Sitton a El Universal, en la industria textil actualmente hay un incremento de la subvaluación, que en marzo tuvo récord histórico del 37 % en productos terminados, del 38 % en tejidos planos y del 32 % en tejidos de punto.

Por su parte Gómez Tamez comentó que el 45 % de todas las importaciones fueron subvaluadas: “La industria del calzado está en un verdadero problema recesivo”.

"La situación de la industria en general es complicada, porque en el primer trimestre cayó un 5 %, lo que acumula tres trimestres con caída del PIB, y eso muestra que está en recesión", detalló.

Esto quiere decir que el estado vulnerable de ambas industrias no se debe solo a las amenazas de Donald Trump sino también a la falta de acciones claras por parte del Gobierno mexicano para mitigar esta problemática.

Los industriales del textil y calzado deben, como lo hacen ya a través de organismos estatales, ferias del sector, misiones comerciales, entre otras estrategias, seguir diversificando sus mercados internacionales. El objetivo no será exportar menos a Estados Unidos, pues México ya es el principal socio comercial de su vecino del norte, sino exportar a los otros países con los cuales se tiene acuerdos comerciales.

Las tensiones entre ambos países seguirán, sobre todo con las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2020 a 16 meses de celebrarse y Donald Trump haciendo todo lo posible para ganar popularidad. El calzado y textil mexicano debe estar preparado para cualquier decisión y/o amenaza del mandatario estadounidense al tiempo que debe exigirle al gobierno de Andrés Manuel López Obrador medidas para salvarse de la recesión.

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.