×
305
Fashion Jobs

El último toque latino de Loewe

Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
today 27 sept. 2019
Tiempo de lectura
access_time 3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Pocos desfiles para Loewe de Jonathan Anderson han tenido un sabor tan latino, tantas referencias a la Península Ibérica y su grandiosa historia, como su última exhibición este viernes por la mañana en París.


Loewe Primavera/Verano 2020 - Foto: FashionNetwork.com


Una flota de limusinas trasladó a 500 afortunados hasta el lugar favorito de Anderson: la UNESCO, en el elegante distrito 7. Asistieron todos los editores de renombre, un ejército de influencers asiáticos e incluso A$AP Rocky, que se ha convertido en una figura clave en cualquier desfile importante de la capital francesa.
 
Anderson es un diseñador muy ocupado, dirige su propia marca en Londres y es el director creativo de la marca Loewe con sede en Madrid. El gran peso de los desfiles de mujeres y hombres significa que Jonathan no siempre lo hace bien en las dos casas. Pero esta temporada, anotó importantes tantos con JW Anderson y Loewe.

Es posible que hubiera más collares de encaje en la pasarela que en una docena de cuadros de Velázquez. Y la silueta se hizo eco de las pinturas de la corte española, desde ondulantes relojes de arena a artísticos miriñaques. Aunque con materiales inesperados (encajes tecnológicos y bordados artesanales), los 42 looks fueron completamente contemporáneos. Y al reducir el concepto al máximo, combinando una falda de encaje transparente con un sujetador semitransparente con perlas diminutas, inyectó una gran dosis de fuerza y estilo.
 
Una mezcla de monja sexy y princesa sugerente en un desfile repleto de accesorios destacables. Como los nuevos zapatos abultados abiertos en la parte superior o las magníficas botas mosqueteras que se dejan ver bajo vestidos de encaje espaciales.


Loewe Primavera/Verano 2020 - Foto: FashionNetwork.com


No es de extrañar que el hombre más sonriente del backstage fuese el jefe de Anderson, Sidney Toledano, presidente de la división de moda de LVMH que incluye a Loewe. La casa superó la barrera de los 500 millones de euros en ventas el año pasado, lo que significa que Anderson consiguió duplicar los ingresos en sus cinco años al cargo.
 
Esto es lo más cerca que Anderson ha estado de hacer ropa de alta costura y, claramente, se está acostumbrando, así como la firma.
 
"Hemos trabajado mucho con recursos de Reino Unido, Francia y España. La pregunta que me hacía era cómo hacemos este tipo de vestidos de forma industrial. Puedes crear todas estas ideas, pero luego los vestidos son imposibles de conseguir. Por lo tanto, consiste en alcanzar el equilibrio para usar la cantidad correcta de algo, para que se vea la mano viva en él, ya utilices algodón, piel o bordados", explicó el diseñador.
 
El decorado era completamente en tonos de blanco, una alfombra cruda, taburetes altos de plástico blanco y toda una colección de cortinas semitransparentes que comenzaron a moverse de un lado para otro para señalar el comienzo del desfile. Intercaladas entre ellas había plantas enormes con macetas gigantes giratorias y una serie de amatistas gigantes.
 
“Se me ocurrió esa idea visitando Japón. Donde todas las cortinas de hotel se abren revelando el cielo. Donde las habitaciones pueden hacerse más grandes o más pequeñas y pensé que la idea de que las plantas fueran de un lado y las cortinas del otro era muy Loewe. Las amatistas eran muy Giacometti”, añadió.
 

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.