Escada vuelve a la pasarela con un desfile de 40 aniversario

Nada gusta más a la moda que el debut de un diseñador, y más aún si coincide con el relanzamiento de una casa histórica. 

Ver desfile
Escada - Primavera-Verano 2019 - Womenswear - Nueva York - © PixelFormula

Las expectativas eran muy altas, un montón de editores e it-girls se reunieron en el Uptown Armory en Park Avenue para ver el primer desfile del norirlandés Niall Sloan para la histórica casa alemana Escada, que celebra este año su 40 aniversario.
 
En el desfile pudieron ver una declaración de moda muy sucinta que hace referencia a múltiples códigos de la estética de Escada, aunque actualizados con materiales modernos más fluidos y ropa deportiva fácil y actual.
 
Para las madres de muchos, Escada llegó en su época, hace 25 años, con siluetas de hombros fuertes que eran sinónimo de Joan Collins, la Princesa Diana o Kim Basinger, que recogió un Óscar con un vestido de Escada.

Lanzada por el matrimonio formado por Margaretha y Wolfgang Ley, una bellísima exmodelo sueca y un empresario alemán afable pero determinado, Escada experimentó un crecimiento rapidísimo en su primera década, impulsado por el uso atrevido de colores primarios de Margaretha, las formas rotundamente femeninas y los adornos. Su fallecimiento a causa del cáncer en 1992, a los 56 años, privó a Alemania de uno de sus grandes iconos.
 
En 2009, Lakshmi Mittal, el multimillonario indio afincado en Londres compró Escada, supuestamente por unos 70 millones de euros, meses después de que la casa se declarase insolvente en un juzgado de Múnich. Aunque desde el punto de vista comercial la marca se ha fortalecido durante los últimos años, Escada había cambiado bastante, convirtiéndose en un eco distante de su fama temprana. Hasta el nombramiento en septiembre de 2016 de Iris Epple-Righi como CEO, una ejecutiva de Calvin Klein con gran experiencia; y la llegada de Sloan seis meses después, tras trabajar muy de cerca con Christopher Bailey en Burberry, tras pasar una temporada en la marca británica Hunter.
 
El nuevo director de diseño global aportó mucho color; abriendo con una falda lápiz fucsia y una chaqueta amarilla con volumen y botones dorados grandes. Presentó trencas elegantes con un estampado de letras enormes de archivo; vestidos de cóctel de crepé de colores dulces y flores; y varias versiones de la chaqueta de hombros grandes de la casa Dynasty.

Como Sloan es un diseñador astuto y sabe jugar bien con los colores, el resultado no se veía pasado de moda. También incluyó toda una serie de blusas y vestidos de estampado ecuestre (el nombre de Escada viene de un hermoso caballo de carreras que Magaretha y Wolfgang contemplaron admirados en un hipódromo), consiguiendo un arranque impresionante para Sloan. Un montón de mercancía para llenar las estanterías de la amplia red de tiendas de Escada.
 
“Se trata de una mujer segura, que no tiene miedo de abrazar el color y al mismo tiempo busca un vestuario fácil y moderno" explicó Sloan.
 
Escada cuenta con unas 250 tiendas, entre tiendas propias, franquicias y espacios comerciales en tiendas; además de 500 puntos de venta en centros comerciales y tiendas de artículos. 
 
"Nuestras ventas se reparten entre Europa, Asia, sobre todo Japón, y América del Norte, que es un mercado muy importante para nosotros, por eso quisimos celebrar aquí nuestro aniversario”, explicó la CEO Epple-Righi.
 
Escada no revela cifras de ingresos, pero las ventas actuales se estiman en más de 300 millones de euros, unas cuatro veces el precio de compra que abonó Mittal.

Traducido por Ana Ibáñez

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Lujo - OtroDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER