×
Por
AFP
Publicado el
19 may. 2014
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Estudio: el lujo, principalmente el francés, sobrelleva la crisis

Por
AFP
Publicado el
19 may. 2014

El sector de lujo ha resistido con valentía a la crisis, registrando ventas al alza de más del 12% en 2012 a pesar del difícil contexto económico, principalmente impulsado por actores franceses particularmente dinámicos, según reveló un estudio publicado por el gabinete Deloitte.

En 2012 (o 2012/2013 para los grupos con ejercicios pospuestos), los 75 principales actores del lujo a nivel mundial generaron 171.800 millones de dólares (124.760 millones de euros) de volumen de facturación combinado. Las ventas promedio de las empresas del sector superan los 2.300 millones de dólares (1.670 millones de euros), con crecimientos promedio de 12,6% y 14,3% entre 2010 y 2012 –y aumentos del orden del 12% en los ingresos, afirmó Deloitte. “Si bien operan en un ambiente económico perturbado, los grandes actores del sector del lujo resisten y demuestran la solidez de su modelo”, dijo Stéphane Rimbeuf, encargado del consumo en Deloitte.

La más reciente boutique Vuitton en Tokio



Los actores franceses se muestran particularmente fuertes, y el primer lugar del ranking corresponde a LVMH. Tres empresas francesas figuran en el top 10, y 11 en el top 75.

Durante el periodo analizado, el número 1 del lujo a nivel mundial, LVMH, propietario de Louis Vuitton, Fendi y Céline, registró un volumen de facturación de 21.060 millones de dólares (15.680 millones de euros), y ventas al alza del 18,2%. Lo siguen la suiza Richemont (Cartier, Lancel) y la estadounidense Estée Lauder, con facturaciones respectivas de 12.390 y 10.180 millones de dólares (8.990 y 7.390 millones de euros).

Las francesas Kering (Gucci, Saint Laurent, Bottega Veneta) y L’Oréal ocupan la sexta y séptima casillas. “La industria del lujo sigue siendo ejemplo de la competitividad francesa en los mercados internacionales”.

El crecimiento compuesto de las ventas de bienes de lujo en 2012 fue particularmente elevado en Francia, con 19,4% de tasa de crecimiento, muy superior al promedio del Top 75, afirmó Bénédicte Sabadie-Faure, especialista del lujo en Deloitte.

El sector debería volver a resistir en 2014, incluso si los desempeños “dependerán en parte de las condiciones de recuperación en las economías tradicionales y de los riesgos persistentes en los mercados emergentes”, estima Stéphane Rimbeuf.

El gabinete espera un nuevo crecimiento en las ventas en los mercados emergentes, tanto en físico como en el comercio electrónico, en las zonas Asia-Pacífico, América Latina, Medio Oriente y África. Aunque aún son minoritarias (5,3% del total), las ventas virtuales, que fueron descuidadas un largo tiempo por el sector en aras de mantener su imagen de exclusividad y prestigio, aumentaron un 23% en el periodo 2008-2013, afirma Deloitte.

Recientemente, el e-commerce ha sido merecedor de la atención de diversos grandes operadores del sector, como Tiffany, que puso en marcha una tienda virtual para 13 países. Para ciertos actores del lujo “asequible”, las ventas en internet ahora representan un volumen más importante que el de los puntos de venta físicos, reveló el gabinete.

Para los mayores actores, la internet también representa “un medio eficaz para vender sus colecciones del año anterior, sin que esto implique mermar su prestigio, principalmente al asociarse con la plataforma Yoox”, afirma el estudio.

El segundo semestre de 2014 también debería estar marcado por diversas fusiones-adquisiciones en el sector, “en una lógica de búsqueda de crecimiento y de partes de mercado”, predijo Stéphane Rimbeuf.

Sin revelar detalles sobre operaciones futuras, Deloitte enfatiza que este movimiento de concentración debería ser impulsado por la búsqueda de desarrollo de las clases medias y acomodadas en los países emergentes, suscitando el apetito de los grupos franceses y americanos por los actores locales, con el fin de expandir su presencia en estos países.

Las fusiones también tendrían como objetivo establecer un mayor control sobre la cadena de valor, tanto en su origen como en su etapa final, mientras que “la secularización del acceso a los recursos se vuelve una prioridad de primer orden”, afirmó Bénédicte Sabadie-Faure.

Copyright © AFP. Todos los derechos reservados. La reedición o redifusión de los contenidos en esta pantalla está expresamente prohibida sin el consentimiento escrito de AFP.

Tags :
Otro
Negocios